#Ana­yaMien­te

El Universal - - OPINIÓN - Por JAVIER LO­ZANO Se­na­dor

Co­men­zó di­cién­do­le a Car­los Lo­ret, en su no­ti­cie­ro ma­tu­tino, que va­ga­men­te co­no­cía a Ma­nuel Ba­rrei­ro. Lue­go apa­re­ció en re­des so­cia­les un vi­deo en el que Ri­car­do Ana­ya de­par­te fe­liz en la bo­da de aquél. Afir­mó que ha­bía ven­di­do su na­ve in­dus­trial en 54 mi­llo­nes de pe­sos a una em­pre­sa pro­pie­dad de un pres­ti­gia­do ar­qui­tec­to que­re­tano: Juan Car­los Re­yes, y que da­ba por ce­rra­do el asun­to. Pe­ro, la se­ma­na pa­sa­da, de­cla­ró an­te el mi­nis­te­rio pú­bli­co y un juez fe­de­ral Luis Al­ber­to López López, cho­fer del se­ñor Ba­rrei­ro, con­fe­san­do lo que ya ha­bía­mos adelantado en es­tas mis­mas pá­gi­nas: él fun­gió co­mo pres­ta­nom­bres de la em­pre­sa fan­tas­ma (Man­hat­tan Mas­ter Plan De­ve­lop­ment) pa­ra la en­tre­ga de esa mo­nu­men­tal can­ti­dad de di­ne­ro a fa­vor de Ri­car­do Ana­ya. Lo hi­zo a cie­gas, por obe­dien­cia. Y por si al­gu­na du­da que­da­ba, en­tre­gó López López al Es­ta­do me­xi­cano la di­cho­sa na­ve in­dus­trial co­mo acuer­do re­pa­ra­to­rio den­tro del nue­vo Sis­te­ma Pe­nal Acu­sa­to­rio. No ha ha­bi­do una so­la pa­la­bra al res­pec­to del alu­di­do ar­qui­tec­to Re­yes y Ba­rrei­ro si­gue ilo­ca­li­za­ble.

No con­ten­to con es­tar me­ti­do has­ta el cue­llo en es­te com­ple­jo es­que­ma de la­va­do de di­ne­ro, co­mo per­so­na po­lí­ti­ca­men­te ex­pues­ta, el muy co­bar­de de Ana­ya uti­li­zó a su pro­pia fa­mi­lia po­lí­ti­ca (es­po­sa, cu­ña­da y sue­gro) co­mo es­cu­do hu­mano pa­ra no apa­re­cer él ni co­mo ac­cio­nis­ta ni co­mo re­pre­sen­tan­te le­gal de la em­pre­sa ven­de­do­ra de la na­ve in­dus­trial (Ju­ni Se­rra).

Peor aun, la ruin­dad y mi­se­ria hu­ma­na lle­va­ron a Ri­car­do Ana­ya y Ma­nuel Ba­rrei­ro a arries­gar la li­ber­tad de un mo­des­to cho­fer que, por es­ta­do de ne­ce­si­dad y des­co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria, es­tam­pó su fir­ma en es­cri­tu­ras pú­bli­cas que, en reali­dad, es­con­den una bur­da si­mu­la­ción de ac­tos ju­rí­di­cos.

Re­cor­de­mos que to­do es­to ini­cia en 2008 con la ven­ta de te­rre­nos que eran pro­pie­dad del es­ta­do de Querétaro a fa­vor de Ma­nuel Ba­rrei­ro y por de­ba­jo de su va­lor co­mer­cial. En aquel tiem­po, Ana­ya era el po­de­ro­so se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del go­ber­na­dor Ga­rri­do Pa­trón, te­nien­do al cu­ña­do de Ba­rrei­ro co­mo cer­cano co­la­bo­ra­dor. Ge­ne­ro­sa­men­te, en evi­den­te pa­go de fa­vo­res, le ven­de Ba­rrei­ro a Ana­ya el lote 82 en 11 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra, más tar­de, re­com­prár­se­lo —jun­to con la na­ve in­dus­trial— en 54 mi­llo­nes.

Par­te de la es­tra­te­gia pa­ra en­te­rrar es­te in­có­mo­do asun­to, es man­dar a im­pre­sen­ta­bles vo­ce­ros en de­fen­sa de Ana­ya, que no tie­nen idea del te­ma pe­ro bus­can des­viar la aten­ción ha­cia otros tó­pi­cos de cam­pa­ña. Es el ca­so de Dan­te Del­ga­do, alia­do del can­di­da­to del “frente in­mo­bi­lia­rio”, más por con­ve­nien­cia que por con­vic­ción. Re­cor­de­mos que Dan­te fue a dar a la cár­cel en 1996 por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to. Tal pa­ra cual.

Si Ana­ya fue ca­paz de aca­bar con el Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal en su en­fer­mi­za bús­que­da de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial; si con to­tal des­fa­cha­tez po­ne a su pro­pia fa­mi­lia co­mo es­cu­do hu­mano y arries­ga la li­ber­tad del cho­fer de Ba­rrei­ro al uti­li­zar­lo co­mo pres­ta­nom­bres en mi­llo­na­ria transac­ción; y si mien­te sin pu­dor ni es­crú­pu­lo al­guno pa­ra ser be­ne­fi­cia­rio de un es­que­ma de la­va­do de di­ne­ro, ima­gi­nen de lo que se­ría ca­paz de ha­cer sien­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Lo di­cho: la de Ri­car­do Ana­ya es una his­to­ria de trai­ción, men­ti­ras, po­der y di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.