El tri­bu­nal y la tram­pa

El Universal - - OPINIÓN - Por AL­BER­TO AZIZ NASSIF In­ves­ti­ga­dor del CIESAS. @Azi­zNas­sif

Pa­ra ser can­di­da­to a un pues­to de elección po­pu­lar hoy en día hay dos ca­mi­nos, me­dian­te el re­gis­tro de un par­ti­do o de una coa­li­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos, o con una can­di­da­tu­ra in­de­pen­dien­te que ne­ce­si­ta ob­te­ner un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de fir­mas de apo­yo. Sin em­bar­go, se ha inau­gu­ra­do una nue­va mo­da­li­dad, con una sen­ten­cia tram­po­sa del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF).

Ade­más de las re­glas for­ma­les, en 2018 los par­ti­dos y coa­li­cio­nes que lle­ga­ron a la bo­le­ta del 2018 no fue­ron un ejem­plo de de­mo­cra­cia. Los tres can­di­da­tos fue­ron se­lec­cio­na­dos por pe­que­ñas éli­tes. En el ca­so del PRI se hi­zo un des­ta­pe de Mea­de, co­mo su­ce­día en los vie­jos tiem­pos, Pe­ña Nie­to de­ci­dió al can­di­da­to, des­pués de qui­tar los can­da­dos pa­ra que un no-mi­li­tan­te pu­die­ra por­tar los co­lo­res del tri­co­lor. Ana­ya hi­zo una lar­ga ne­go­cia­ción pa­ra for­mar un frente con el PRD y MC. Fue una de­ci­sión que no se ju­gó me­dian­te una elección in­ter­na, co­mo sí su­ce­dió en el pa­nis­mo en 2006 y en 2012. A los otros as­pi­ran­tes blan­quia­zu­les se les con­ven­ció de apo­yar al “jo­ven ma­ra­vi­lla”, y su con­trin­can­te más fuer­te, Margarita, cuan­do vio que no ha­bría una com­pe­ten­cia in­ter­na, de­ci­dió rom­per pa­ra ir­se por la vía in­de­pen­dien­te. Con elec­cio­nes pri­ma­rias qui­zá el re­sul­ta­do en el PRI y el PAN hu­bie­ra si­do dis­tin­to. En el ca­so de López Obra­dor (AMLO) fue una can­di­da­tu­ra que lle­gó por­que siem­pre fue ob­vio que así se­ría —sin com­pe­ten­cia— por ser el lí­der in­dis­cu­ti­ble de un mo­vi­mien­to y de un nue­vo par­ti­do, Morena. En cual­quier ca­so, si se hu­bie­ra da­do una elección in­ter­na, de to­das ma­ne­ras hu­bie­ra ga­na­do el pe­je.

En la ru­ta de los in­de­pen­dien­tes los que no hi­cie­ron tram­pa, co­mo Ma­ri­chuy , sim­ple­men­te no lle­ga­ron a la bo­le­ta; ella no lo­gró con­se­guir las 866,593 fir­mas dis­tri­bui­das en 17 estados del país. Pe­ro sus apo­yos fue­ron le­ga­les. Los que sí lo­gra­ron las fir­mas ne­ce­sa­rias, Margarita, Ríos Pi­ter y El Bron­co, lo hi­cie­ron con tram­pas y si­mu­la­cio­nes. De acuer­do con la au­to­ri­dad elec­to­ral, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE), só­lo Zavala cum­plió, a pe­sar de que tu­vo 327,456 in­con­sis­ten­cias. Ríos Pi­ter tu­vo 414,959 in­con­sis­ten­cias y no com­ple­tó las fir­mas, y el go­ber­na­dor con li­cen­cia de Nue­vo León tu­vo 508,453 in­con­sis­ten­cias y tam­po­co le al­can­zó, has­ta que el TEPJF lo res­ca­tó me­dian­te una tram­pa.

Ini­cial­men­te el INE só­lo re­gis­tró la can­di­da­tu­ra de Margarita y quedaron cua­tro as­pi­ran­tes en la bo­le­ta pre­si­den­cial. Pe­ro, de pron­to, en de­ci­sión di­vi­di­da (4-3) de la sa­la su­pe­rior del TEPJF, se fa­bri­có un tru­co, se tor­cie­ron las re­glas y con una pre­sun­ción, una hi­pó­te­sis, so­bre las fir­mas de El Bron­co se or­de­nó me­ter­lo a la bo­le­ta. Se ar­gu­men­tó que no se le ha­bía res­pe­ta­do su de­re­cho de au­dien­cia, cuan­do tu­vo 12 au­dien­cias. A los ma­gis­tra­dos no les im­por­tó queEl Bron­co no tu­vie­ra las fir­mas le­ga­les.

Esa de­ci­sión tru­ca­da re­ci­bió una crí­ti­ca ge­ne­ral. Fue co­mo un abu­cheo al fi­nal de un par­ti­do de fut­bol en don­de el ár­bi­tro in­ven­ta un pe­nal, to­dos sa­ben que es fal­so, pe­ro se cam­bia el mar­ca­dor. De esos cua­tro ma­gis­tra­dos, tres son cuo­ta del PRI (Fe­li­pe Fuen­tes, Jo­sé Luis Var­gas y Mó­ni­ca So­to) y uno del PRD (Indalfer Infante), lo cual es un da­to im­por­tan­te pa­ra en­ten­der lo que hi­cie­ron. Só­lo el par­ti­do go­ber­nan­te aplau­dió la tram­pa del tri­bu­nal. A esos ma­gis­tra­dos elec­to­ra­les, que ga­nan sa­la­rio de prín­ci­pes, les im­por­ta po­co la le­ga­li­dad por­que no hay cas­ti­go. Esos ma­gis­tra­dos son la ex­pre­sión de un Tri­bu­nal cap­tu­ra­do que ca­li­fi­ca­rá la elección pre­si­den­cial.

No es la pri­me­ra vez que es­te Tri­bu­nal le ha­ce fa­vo­res al PRI, ya ha­bía dic­ta­do sen­ten­cia en con­tra de la ini­cia­ti­va de “can­cha pa­re­ja” del INE, y tam­bién au­to­ri­zó las tar­je­tas con las que se com­pra el vo­to. Que­da cla­ro que Pe­ña Nie­to ha­rá to­do lo que pue­da pa­ra con­ser­var el po­der, co­mo es­cri­bió Jor­ge Ze­pe­da. El fan­tas­ma de una elección de es­ta­do es una reali­dad que to­ma for­ma: an­tes del bron­co­ga­te , hu­bo el des­pi­do ar­bi­tra­rio de Santiago Nie­to, ti­tu­lar de la Fe­pa­de elec­to­ral; des­pués vino el uso po­lí­ti­co de la PGR pa­ra per­se­guir a Ana­ya. Es­te tri­bu­nal ha me­ti­do a la elección en una zo­na os­cu­ra en don­de las re­glas se pue­den tor­cer “le­gal­men­te”. En 2018 ha­brá una bo­le­ta con tram­pa…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.