La so­cie­dad de la (des)in­for­ma­ción

El Universal - - OPINIÓN - Por CA­TA­LI­NA PÉ­REZ CO­RREA Di­vi­sión de Es­tu­dios Ju­rí­di­cos CI­DE. @ca­ta­pe­rez­co­rrea

La pro­pa­ga­ción de no­ti­cias fal­sas ha vuel­to a po­ner en du­da la po­si­bi­li­dad de con­tar con pro­ce­sos elec­to­ra­les real­men­te de­mo­crá­ti­cos, en los que las per­so­nas par­ti­ci­pen, de­li­be­ren y de­ci­dan con ba­se en in­for­ma­ción. Le­jos que­dó el op­ti­mis­mo que sur­gió con la primavera ára­be que veía en las re­des so­cia­les una he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­ciar la ac­ción so­cial y ser­vir co­mo me­ca­nis­mo de de­fen­sa pa­ra la mo­vi­li­za­ción. Hoy ve­mos que go­bier­nos han to­ma­do con­trol de las pla­ta­for­mas que al­gu­na vez nos es­pe­ran­za­ron pa­ra ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción y, a tra­vés de és­ta, a no­so­tros. Tam­bién ve­mos que las pla­ta­for­mas mis­mas tie­nen agen­das pro­pias, no siem­pre compatibles con el de­re­cho a la pri­va­ci­dad o la in­for­ma­ción.

El re­cien­te es­cán­da­lo de Cam­brid­ge Analy­ti­ca, que mues­tra la re­co­lec­ción y uso de mi­les de da­tos per­so­na­les en Facebook pa­ra fi­nes elec­to­ra­les, evi­den­ció apenas una par­te de los pro­ble­mas que en­fren­ta­mos. Ade­más, pu­so en evi­den­cia la in­ca­pa­ci­dad del de­re­cho —y otras he­rra­mien­tas re­gu­la­to­rias— pa­ra res­pon­der ade­cua­da­men­te al uso de in­for­ma­ción en re­des so­cia­les. Tres pre­gun­tas sir­ven pa­ra mos­trar la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma. ¿Có­mo lle­ga la in­for­ma­ción a los ciu­da­da­nos? ¿Qué in­for­ma­ción re­ci­ben? ¿Có­mo reac­cio­nan frente a la in­for­ma­ción que se le pre­sen­ta?

El aná­li­sis más co­mún, plan­tea­do des­de el de­re­cho a la in­for­ma­ción, se ha cen­tra­do en mos­trar que el gas­to dis­cre­cio­nal de los go­bier­nos en pu­bli­ci­dad ofi­cial ter­mi­na por ge­ne­rar cen­su­ra y da­ñar la li­ber­tad de ex­pre­sión. Los si­tios de no­ti­cias que dependen de la pu­bli­ci­dad ofi­cial pa­ra cos­tear su ope­ra­ción co­ti­dia­na ter­mi­nan por ca­llar cuan­do sa­ben que de­cir al­go pue­de tra­du­cir­se en la pér­di­da del re­cur­so pú­bli­co. Las crí­ti­cas a la re­cien­te Ley Ge­ne­ral de Co­mu­ni­ca­ción So­cial (apo­da­da en re­des so­cia­les #ley­cha­yo­te ) apun­tan en es­te sen­ti­do. La Ley per­mi­te am­plia dis­cre­cio­na­li­dad y la fal­ta de trans­pa­ren­cia del gas­to gu­ber­na­men­tal en pu­bli­ci­dad ofi­cial. La au­to­no­mía del cuar­to po­der, y con ello la fuen­te de in­for­ma­ción que per­mi­te a la ciu­da­da­nía vi­gi­lar a sus go­ber­nan­tes, es­tá en dispu­ta.

Otras for­mas de con­tro­lar qué in­for­ma­ción lle­ga a la ciu­da­da­nía, co­mo la ma­ni­pu­la­ción de ten­den­cias en re­des, han si­do me­nos es­tu­dia­das. Hoy sa­be­mos que al­gu­nos hash­tags —nor­mal­men­te es­can­da­lo­sos u ofen­si­vos— apa­re­cen re­pen­ti­na­men­te en Twit­ter cuan­do al­gu­na no­ta in­có­mo­da pa­ra go­bier­nos co­mien­za a atraer de­ma­sia­da aten­ción. Es­tos hash­tags son crea­dos en ofi­ci­nas clandestinas don­de 20 o más per­so­nas usan va­rias cuen­tas pa­ra dis­traer la aten­ción del pú­bli­co. Así, se re­sal­tan los lo­gros de al­gún go­bierno o se so­fo­can no­tas ne­ga­ti­vas en el rui­do. El con­te­ni­do que re­ci­bi­mos los ciu­da­da­nos es­tá tras­to­ca­do.

Te­ne­mos ade­más las reac­cio­nes hu­ma­nas frente a dis­tin­tos ti­pos de no­ti­cias. Un estudio re­cien­te del MIT mues­tra que las no­ti­cias fal­sas se com­par­ten más que las ver­da­de­ras. Es­to, se­gún el estudio, no se de­be a la exis­ten­cia de bots que ma­ni­pu­lan las ten­den­cias, sino a las reac­cio­nes hu­ma­nas a dis­tin­tos ti­pos de no­ti­cias. Las que ge­ne­ran mie­do, as­co o sor­pre­sa se com­par­ten más; aque­llas que ge­ne­ran fe­li­ci­dad o tris­te­za se com­par­ten me­nos. Es­to ha si­do ex­plo­ta­do pa­ra po­si­cio­nar cier­tas agen­das po­lí­ti­cas. Per­mi­te en­ten­der, en par­te, por qué el “no” ga­nó en el pro­ce­so de paz de Co­lom­bia cuan­do fue vin­cu­la­do por opo­nen­tes po­lí­ti­cos, en me­dios y re­des so­cia­les, con la idea de la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” y su su­pues­to asal­to con­tra la fa­mi­lia tra­di­cio­nal. El dis­cur­so del odio y el mie­do se re­pli­ca con ma­yor ve­lo­ci­dad y ter­mi­na sien­do más vi­si­ble que el dis­cur­so de con­ci­lia­ción y con­sen­so.

Los re­tos que te­ne­mos co­mo ciu­da­da­nos en los pro­ce­sos elec­to­ra­les son enor­mes. Más que nun­ca, co­bran va­lor los es­fuer­zos co­mo Ve­ri­fi­ca­do2018, que bus­can des­en­re­dar la ver­dad de la men­ti­ra. Lo cier­to es que apenas co­men­za­mos a en­ten­der las for­mas en que hoy se ge­ne­ra y di­fun­de la (des)in­for­ma­ción y, en con­se­cuen­cia, co­mo se re­con­fi­gu­ra y or­ga­ni­za el po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.