La elec­to­cra­cia

El Universal - - OPINIÓN - Por ALE­JAN­DRO EN­CI­NAS RO­DRÍ­GUEZ Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca.

Có­mo es­ta­rán las co­sas que, an­te la re­so­lu­ción del Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción que le otor­gó de ma­ne­ra di­rec­ta el re­gis­tro a Jai­me Ro­drí­guez Cal­de­rón co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral se ha vis­to obli­ga­do a pre­sen­tar una de­nun­cia an­te la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les con­tra el fla­man­te can­di­da­to in­de­pen­dien­te, por la pre­sun­ción de la co­mi­sión de di­ver­sos de­li­tos du­ran­te la re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra ob­te­ner su re­gis­tro.

De acuer­do con el INE, entre oc­tu­bre de 2017 y fe­bre­ro de 2018, Ro­drí­guez Cal­de­rón pre­sen­tó un to­tal de 2 mi­llo­nes 34 mil 403 apo­yos, de los cua­les 810 mil 995 le fue­ron des­car­ta­dos por dis­tin­tas ra­zo­nes: 266 mil 357 por in­con­sis­ten­cias; 11 mil 748 por­que no apa­re­cen en la lis­ta no­mi­nal de elec­to­res; 15 mil 938 por ba­jas en el lis­ta­do, in­clu­yen­do a 7 mil 44 per­so­nas que ha­bían fa­lle­ci­do; 7 mil 78 cu­ya cre­den­cial ya no es­ta­ba vi­gen­te al te­ner más de 10 años de an­ti­güe­dad, más 6 mil 630 que no fue­ron en­con­tra­dos ni en el lis­ta­do no­mi­nal ni en el pa­drón elec­to­ral.

El INE señaló que 158 mil 532 apo­yos caían en “si­mu­la­ción de cre­den­cial pa­ra vo­tar”: car­ton­ci­llos, plan­ti­llas con for­ma pre­ten­di­da de cre­den­cial don­de se va­cia­ban da­tos ge­nui­nos de ciu­da­da­nos. Ade­más 205 mil 721 se pre­sen­ta­ron en fo­to­co­pias y 23 mil 644 apo­yos se pre­sen­ta­ron en do­cu­men­tos con­si­de­ra­dos no vá­li­dos, co­mo tar­je­tas de des­cuen­to y li­cen­cias de ma­ne­jo. Re­gis­tran­do ade­más nom­bres que nun­ca han es­ta­do re­gis­tra­dos en el Pa­drón Elec­to­ral, así co­mo 266 mil du­pli­ca­dos con el mis­mo nom­bre y mis­ma cla­ve de elec­tor.

No se ne­ce­si­ta ser ju­ris­con­sul­to pa­ra iden­ti­fi­car que de es­to se des­pren­de la co­mi­sión de dis­tin­tos de­li­tos elec­to­ra­les, así co­mo una vio­la­ción fla­gran­te a la le­gis­la­ción en ma­te­ria de pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les que el Tri­bu­nal Elec­to­ral no so­lo pa­só por al­to, sino que con­va­li­dó ba­jo un ab­sur­do su­pues­ta­men­te ga­ran­tis­ta, evi­den­cian­do có­mo el ór­gano en­car­ga­do de ga­ran­ti­zar la le­ga­li­dad del pro­ce­so elec­to­ral se con­vir­tió en su prin­ci­pal tras­gre­sor.

La de­nun­cia del INE con­tra Ro- drí­guez Cal­de­rón cris­ta­li­za el li­ti­gio exis­ten­te entre las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de or­ga­ni­zar el pro­ce­so elec­to­ral y de ga­ran­ti­zar su le­ga­li­dad, ba­jo los prin­ci­pios de equi­dad e im­par­cia­li­dad, pro­fun­di­zan­do la cri­sis de le­gi­ti­mi­dad y cre­di­bi­li­dad de la au­to­ri­dad elec­to­ral.

Vi­vi­mos en un país de mu­chas le­yes que no se res­pe­tan. A lo lar­go de cua­tro dé­ca­das se han rea­li­za­do sin­nú­me­ro de re­for­mas elec­to­ra­les que, le­jos de con­so­li­dar una vi­da de­mo­crá­ti­ca, han so­bre re­gu­la­do los pro­ce­sos elec­to­ra­les sin ga­ran­ti­zar la efec­ti­vi­dad del su­fra­gio y se ha ve­ni­do con­for­ma­do una aris­to­cra­cia elec­to­ral que se re­par­te los pues­tos entre sí o que bus­ca pa­sar a for­mar par­te de otros ór­ga­nos au­tó­no­mos y que se han con­ver­ti­do en co­rreas de trans­mi­sión de los par­ti­dos que los de­sig­na, o del ti­tu­lar del po­de­res eje­cu­ti­vo o de los go­ber­na­do­res de los estados.

Pa­ra ser par­te de es­ta elec­to­cra­cia y pa­ra pa­liar el des­pres­ti­gio en que se en­cuen­tran los ór­ga­nos elec­to­ra­les, se requiere ser “ex­per­to” en de­re­cho elec­to­ral, pre­sen­tar en­sa­yos por es­cri­to, so­me­ter­se a entrevistas, ca­bil­dear con los le­gis­la­do­res, pro­mo­ver­se an­te los me- dios de co­mu­ni­ca­ción, sin con­si­de­rar, ne­ce­sa­ria­men­te, el va­lor fun­da­men­tal: la ho­nes­ti­dad de una per­so­na ni es­ta­ble­cien­do los ins­tru­men­tos le­ga­les pa­ra evi­tar con­ver­tir es­tos pro­ce­di­mien­tos en una si­mu­la­ción que con­du­ce a la su­bor­di­na­ción de los in­ves­ti­dos.

Es el ca­so del Tri­bu­nal Elec­to­ral, don­de los ma­gis­tra­dos que lo in­te­gran as­pi­ran a for­mar par­te de la Su­pre­ma Cor­te de Justicia de la Na­ción, car­go que ema­na de la pro­pues­ta del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral al Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, lo que ge­ne­ra una re­la­ción per­ver­sa en el ejer­ci­cio de un car­go que ema­nó de un acuer­do de cuo­tas par­ti­da­rias y de otro que ema­na del pre­si­den­te en turno, lo que in­du­ce la con­for­ma­ción de un tri­bu­nal de con­sig­na, cuan­do quien for­me par­te de es­te tri­bu­nal de­be­ría es­tar im­pe­di­do por ley pa­ra as­pi­rar a la Cor­te, lo que fa­vo­re­ce­ría su au­to­no­mía.

Lo cier­to es que la re­so­lu­ción a fa­vor del Bron­co­pro­fun­di­za la fal­ta de cre­di­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes elec­to­ra­les y es una se­ñal de aler­ta de que nues­tra in­ci­pien­te de­mo­cra­cia es­tá nue­va­men­te en ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.