HA­CEN MA­GIA CON EL IXTLE

Con su téc­ni­ca ar­te­sa­nal, los Ar­men­dá­riz pla­nean fun­dar una es­cue­la de te­ji­do de bol­sas y que la ac­ti­vi­dad sea pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de Za­ra­go­za, San Luis Po­to­sí

El Universal - - PORTADA - NANCY HER­NÁN­DEZ EL UNI­VER­SAL San Luis Po­to­sí —es­ta­dos@elu­ni­ver­sal.com.mx

La fa­mi­lia Ar­men­dá­riz te­je su pa­sión ar­te­sa­nal en bol­sas que se ven­den en va­rios paí­ses.

El co­lo­ri­do y ca­li­dad de las bol­sas de ixtle (fi­bras ve­ge­ta­les de ma­guey), he­chas por la fa­mi­lia Ar­men­dá­riz, han po­si­cio­na­do su ta­ller ar­te­sa­nal co­mo el más im­por­tan­te del es­ta­do. Sus pro­duc­tos tie­nen gran acep­ta­ción, ac­tual­men­te se co­mer­cia­li­zan en Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Chi­na.

El ne­go­cio fa­mi­liar lo em­pren­dió Abundio Ar­men­dá­riz en 1940; aho­ra, es­te ta­ller es el úni­co que ela­bo­ra ar­te­sa­nal­men­te sus pro­duc­tos, por lo que bus­can que la ac­ti­vi­dad sea nom­bra­da pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial del mu­ni­ci­pio.

Ma­ría Ri­ta Ar­men­dá­riz, hi­ja de don Abundio, ex­pli­ca a EL UNI­VER­SAL que tie­nen en puer­ta un pro­yec­to pa­ra fun­dar una es­cue­la pa­ra la en­se­ñan­za del te­ji­do de bol­sas de ixtle. Así, ase­gu­ra, se reac­ti­va­ría la ac­ti­vi­dad ar­te­sa­nal y eco­nó­mi­ca del pue­blo.

Ma­ría Ri­ta y 15 ar­te­sa­nos más aún cul­ti­van el ar­te ma­nual de pei­na­do, te­ji­do, co­lo­ra­ción y cos­tu­ra de las fi­bras ve­ge­ta­les de ma­guey, que co­men­zó ha­ce ca­si 80 años don Abundio en su ta­ller.

Ma­gia ar­te­sa­na. Pa­ra con­fec­cio­nar las bol­sas el pro­ce­so se di­vi­de en dos fa­ses. Pri­me­ro se pei­na, te­je y ti­ñe el hi­lo de ma­guey. Des­pués se con­fec­cio­nan a mano los lar­gos ro­llos de hi­lo pa­ra dar for­ma a ca­da bol­sa.

To­do el ar­te co­mien­za con el pei­na­do de las fi­bras, “des­pués se ha­ce el en­tra­ma­do de los me­cho­nes en un rin de bi­ci­cle­ta con una cru­ce­ta de ma­de­ra y va­le­ros; se co­mien­za a dar vuel­tas pa­ra for­mar ti­ras de 35 me­tros de lar­go”, ex­pli­có Ma­ría.

Una vez que los ar­te­sa­nos ter­mi­nan de for­mar ro­llos de has­ta 35 me­tros, for­zan­do pies y ma­nos en los te­la­res, és­tos van al ta­ller de cos­tu­ra don­de, con sus ma­nos ex­per­tas, ca­da cos­tu­re­ra ha­ce al día has­ta 40 bol­sas.

Los ca­llos y he­ri­das en sus ma­nos evi­den­cian su pa­sión por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Tam­bién ha­cen no­tar las lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo a las que se ape­gan por la al­ta de­man­da de es­tas ar­te­sa­nías y su po­pu­la­ri­dad in­ter­na­cio­nal

“Tra­ba­ja­mos día y no­che, dor­mi­mos a las dos de la ma­ña­na y em­pe­za­mos a las seis. Ca­da cos­tu­re­ra ha­ce en­tre 30 y 40 bol­sas en un día, pe­ro to­do el pro­ce­so lle­va 7 días”, pre­ci­só.

Aun­que hay más ta­lle­res en el mu­ni­ci­pio, que tam­bién ma­nu­fac­tu­ran bol­sas de ixtle, los Ar­men­dá­riz tie­nen clien­tes na­cio­na­les y ex­tran­je­ros.

In­clu­so des­per­ta­ron el in­te­rés de em­pre­sa­rios chi­nos, que tra­ta­ron de re­pli­car sus mo­de­los y téc­ni­cas de pro­duc­ción; sin em­bar­go, sus pro­duc­tos no tie­nen la mis­ma ca­li­dad.

Un fac­tor a su fa­vor ha si­do el ac­tual boom de las bol­sas ar­te­sa­na­les. Si an­tes los bol­sos de es­te ti­po eran aso­cia­dos a la po­bre­za ma­te­rial, hoy go­zan de po­pu­la­ri­dad y son con­si­de­ra­dos una al­ter­na­ti­va al uso de bol­sas de plás­ti­co desecha­bles.

“(...) Dor­mi­mos a las dos de la ma­ña­na y em­pe­za­mos a las seis. Ca­da cos­tu­re­ra ha­ce en­tre 30 y 40 bol­sas en un día” MA­RÍA RI­TA AR­MEN­DÁ­RIZ Ar­te­sa­na

En el ta­ller de los Ar­men­dá­riz más de 12 ar­te­sa­nos aún cul­ti­van el ar­te ma­nual de pei­na­do, te­ji­do, co­lo­ra­ción y cos­tu­ra de las fi­bras ve­ge­ta­les de ma­guey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.