La tor­tu­ra de te­ner un hi­jo des­apa­re­ci­do

En­fer­me­da­des co­mo el es­trés o la an­sie­dad aque­jan a los fa­mi­lia­res que bus­can el pa­ra­de­ro de sus se­res que­ri­dos

El Universal - - PORTADA - Tex­to: MARILUZ ROL­DÁN Y PER­LA MI­RAN­DA Fo­to: YADÍN XOLALPA

Ma­ría He­rre­ra vi­ve en due­lo per­ma­nen­te des­de que cua­tro de sus ocho hi­jos des­apa­re­cie­ron.

“Es al­go muy te­rri­ble por­que te ol­vi­das de to­do. Pa­ra mí es­ta es la prio­ri­dad: bus­car y en­con­trar a mis hi­jos”, di­ce la mu­jer que lle­va 10 años de bús­que­da.

Al­gu­nas de las afec­ta­cio­nes que tie­nen los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas son de­pre­sión, tras­tor­nos del sue­ño y de la ali­men­ta­ción, gas­tri­tis, co­li­tis e, in­clu­so, cáncer.

Ma­ría He­rre­ra vi­ve con una “pe­na per­ma­nen­te”. Lle­va 10 años en lu­cha pa­ra en­con­trar a cua­tro de sus ocho hi­jos. Ase­gu­ra que vi­ve en un due­lo con­ti­nuo an­te la bús­que­da in­can­sa­ble con la es­pe­ran­za de en­con­trar­los, “día a día, mi­nu­to a mi­nu­to”. Pri­me­ro des­apa­re­cie­ron Raúl y Salvador el 28 de agos­to de 2008 en Ato­yac de Ál­va­rez, Gue­rre­ro, cuan­do re­gre­sa­ban de un via­je la­bo­ral.

Co­mo en la ma­yo­ría de los ca­sos, ella cre­yó que qui­zá se tra­ta­ba de al­gún ac­ci­den­te o un re­tra­so, pe­ro con el pa­so del tiem­po la bús­que­da se com­pli­có. Al año ocho me­ses ni si­quie­ra te­nían re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra se­guir.

Otros dos hi­jos acor­da­ron se­guir bus­can­do a sus her­ma­nos. El 22 de sep­tiem­bre de 2010, Gus­ta­vo y Luis via­ja­ron rum­bo a Ve­ra­cruz se des­via­ron en su ca­mino por afec­ta­cio­nes en la ca­rre­te­ra y en Poza Ri­ca fue­ron de­te­ni­dos por po­li­cías, des­pués no vol­vie­ron a sa­ber de ellos.

Sus otros cua­tro hi­jos han apo­ya­do a do­ña Mary, pe­ro ella re­cuer­da que en una oca­sión su hi­ja le re­pro­chó que to­da la aten­ción y sus fuer­zas han si­do pa­ra re­cu­pe­rar a sus her­ma­nos.

“Es­to es al­go muy te­rri­ble por­que te ol­vi­das de to­do, de to­dos, pa­ra mí es­ta es la prio­ri­dad: bus­car y en­con­trar a mis hi­jos. Lue­go re­fle­xiono y di­go: ‘Es­toy bus­can­do a los que no pue­do ver y es­toy per­dien­do a la vez a los que pue­do te­ner cer­ca’, pe­ro la ver­dad no sa­bes qué ha­cer”, la­men­ta.

En Mé­xi­co hay 37 mil 485 per­so­nas des­apa­re­ci­das re­co­no­ci­das por el go­bierno. Es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en que se re­quie­re un ma­yor acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas, no só­lo la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, sino la aten­ción si­co­ló­gi­ca que con­si­de­ran fun­da­men­tal pa­ra pre­ve­nir otros pa­de­ci­mien­tos co­mo an­sie­dad, de­pre­sión, es­trés o en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

Ale­jan­dra Gon­zá­lez, con­sul­to­ra en acom­pa­ña­mien­to si­co­so­cial a víc­ti­mas, ex­pli­ca que hay quie­nes nom­bran es­te due­lo co­mo una “tor­tu­ra con­ti­nua­da”, por­que los enig­mas al­re­de­dor de la des­apa­ri­ción pro­vo­can afec­ta­cio­nes emo­cio­na­les muy fuer­tes en las fa­mi­lias, por ejem­plo, sen­ti­mien­tos de cul­pa.

Al­gu­nas de las afec­ta­cio­nes que re­gis­tran son: tras­tor­nos del sue­ño, de la ali­men­ta­ción, so­ma­ti­za­cio­nes fuer­tes co­mo las “itis” (in­fla­ma­cio­nes), que se con­vier­ten en cró­ni­cas y gra­ves, co­mo la gas­tri­tis, co­li­tis y der­ma­ti­tis, que no son más que la ex­pre­sión fí­si­ca de si­tua­cio­nes emo­cio­na­les no ela­bo­ra­das e in­clu­so cáncer. “Se de­te­rio­ra mu­cho la sa­lud fí­si­ca y en par­te tie­ne que ver con la de­pre­sión, por­que hay un ol­vi­do de sí mis­mas, que tam­bién es­tá aso­cia­do a la cul­pa”.

Do­ña Mary, co­mo le di­cen de ca­ri­ño, re­la­ta que vi­ve con fa­ti­ga, sin sa­ber el pa­ra­de­ro de sus hi­jos no ha si­do ca­paz de dor­mir: “El sue­ño ja­más lo re­cu­pe­ras, es­toy to­man­do me­di­ca­men­to diz­que pa­ra dor­mir, pe­ro no lo lo­gro; en el día me sien­to som­no­lien­ta y por la no­che hay oca­sio­nes en las que sien­to can­san­cio, pe­ro no duer­mo. De re­pen­te me pien­so en la au­sen­cia de mis ni­ños”.

La pér­di­da de sue­ño no es lo más com­pli­ca­do, to­dos los días in­gie­re fár­ma­cos pa­ra con­tro­lar su dia­be­tes, su pre­sión y cir­cu­la­ción, a es­to se su­ma la ci­ru­gía en la que le qui­ta­ron la ve­sí­cu­la por­que lle­gó a tal gra­do de que to­do lo que co­mía le ha­cía da­ño, tam­bién pre­sen­ta pro­ble­mas en su pul­món de­re­cho, “ya no tra­ba­ja tan bien, son un mon­tón de acha­ques, pe­ro la ver­dad to­do eso lo mi­ni­mi­zas”.

La bús­que­da de Ara­ce­li

En una fo­to fa­mi­liar apa­re­ce Luis Án­gel con sus her­ma­nos y una so­bri­na, to­dos son­ríen. Ara­ce­li Ro­drí­guez, su ma­má, re­cuer­da la fe­cha en que se to­mó la fo­to­gra­fía, fue el 15 de no­viem­bre de 2009, un día an­tes de que su hi­jo —quien era Po­li­cía Fe­de­ral— des­apa­re­cie­ra con otros seis com­pa­ñe­ros y un ci­vil, des­de en­ton­ces, co­men­ta, no ha vi­vi­do un due­lo, “el do­lor se que­dó sus­pen­di­do, no tie­nes a quién llo­rar­le, ne­ce­si­to un tro­ci­to de él”.

A nue­ve años de la des­apa­ri­ción de su hi­jo, Ara­ce­li co­men­zó a to­mar an­ti­de­pre­si­vos, re­co­no­ció por pri­me­ra vez que vi­ve una cri­sis de an­sie­dad que le ha cau­sa­do gas­tri­tis, ta­qui­car­dia, do­lo­res de ca­be­za, pa­rá­li­sis fa­cia­les e in­som­nio. “Pa­sa el tiem­po y las lá­gri­mas se van con­ge­lan­do”, di­ce.

La si­co­te­ra­peu­ta Cristy Cor­ti­nas ex­pli­có que cuan­do una per­so­na tie­ne una pér­di­da pa­sa por cin­co eta­pas: ne­ga­ción, tris­te­za pro­fun­da, ne­go­cia­ción, de­ses­pe­ra­ción y acep­ta­ción, pe­ro con los des­apa­re­ci­dos los fa­mi­lia­res se que­dan en la pri­me­ra fa­se.

“Se de­be en­ten­der que una muer­te no se bus­ca su­pe­rar­la, sino acep­tar­la. Nun­ca vol­ve­rá a ser lo mis­mo, con el due­lo con­ge­la­do las per­so­nas se que­dan en la pri­me­ra eta­pa, en shock y enojo, se vuel­can ha­cia una bús­que­da in­ter­mi­na­ble y eso pue­de pro­vo­car daños en su sa­lud, no só­lo men­tal sino a la vez a ni­vel fí­si­co”, de­ta­lla.

Con fo­to­gra­fías de su hi­jo por to­da la ha­bi­ta­ción y el ex­pe­dien­te que ha ar­ma­do por ca­si una dé­ca­da, Ara­ce­li com­par­tió con EL UNI­VER­SAL que tras la des­apa­ri­ción de Luis lle­gó a pen­sar en el sui­ci­dio. “Quie­res vol­ver­te lo­co, ya no quie­res se­guir con tu vi­da por­que el do­lor es insoportable”.

An­te si­tua­cio­nes de de­pre­sión y an­sie­dad que pue­den de­ri­var en el sui­ci­dio, Eduar­do Ca­lix­to, je­fe de neu­ro­bio­lo­gía del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Psi­quia­tría Juan Ra­món de la Fuen­te, hi­zo un lla­ma­do a que exis­tan más ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das a per­so­nas vul­ne­ra­bles. “Te­ne­mos que con­tar con más po­bla­ción pre­pa­ra­da que atien­da y acom­pa­ñe es­tos ca­sos”.

Ale­jan­dra Gon­zá­lez afir­mó que cuan­do se tra­ba­ja en la re­si­lien­cia, los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas tie­nen la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar el do­lor en amor y lle­var­lo a la es­tra­te­gia, en es­to coin­ci­de Ara­ce­li: “Yo vi­vía en la os­cu­ri­dad, te­nía mu­cho co­ra­je y re­sen­ti­mien­to, que­ría ven­gan­za, has­ta que me en­tre­vis­té con uno de los vic­ti­ma­rios, me con­tó un po­co de su his­to­ria, lo per­do­né y a par­tir de ahí trans­for­mé to­do ese co­ra­je, enojo y do­lor en amor, por eso aho­ra lu­cho por­que se co­noz­ca la ver­dad his­tó­ri­ca de lo que su­ce­dió con mi hi­jo”.

“Se de­be en­ten­der que una muer­te no se bus­ca su­pe­rar­la, sino acep­tar­la. Nun­ca vol­ve­rá a ser lo mis­mo” CRISTY COR­TI­NAS Si­co­te­ra­peu­ta

“El do­lor se que­dó sus­pen­di­do, no tie­nes a quién llo­rar­le, ne­ce­si­to un tro­ci­to de él [Luis Án­gel] (...) Pa­sa el tiem­po y las lá­gri­mas se van con­ge­lan­do” ARA­CE­LI RO­DRÍ­GUEZ Ma­dre de un des­apa­re­ci­do

“Se de­te­rio­ra mu­cho la sa­lud fí­si­ca y en par­te tie­ne que ver con la de­pre­sión, por­que hay un ol­vi­do de sí mis­mas, que tam­bién es­tá aso­cia­do a la cul­pa” ALE­JAN­DRA GON­ZÁ­LEZ Con­sul­to­ra en acom­pa­ña­mien­to si­co­so­cial

Ma­ría He­rre­ra ha bus­ca­do por una dé­ca­da a sus cua­tro hi­jos: Raúl, Salvador, Gus­ta­vo y Luis. Afir­ma que vi­ve “en un due­lo per­ma­nen­te”.

Ara­ce­li Ro­drí­guez bus­ca a su hi­jo Luis Án­gel, des­apa­re­ci­do des­de 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.