Por­fi­rio Mu­ñoz L.

El Universal - - PORTADA - Por POR­FI­RIO MU­ÑOZ LE­DO Pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

“Pa­ra­dó­ji­ca­men­te el in­cre­men­to de las sa­la­rios en Mé­xi­co va a ser im­pues­to des­de afue­ra. Esa es una de las con­ta­das vir­tu­des de la glo­ba­li­za­ción y del USMCA”.

He es­cri­to re­cien­te­men­te que las tres con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra em­pren­der la can­ce­la­ción del ci­clo neo­li­be­ral son: la reapa­ri­ción del Es­ta­do en la re­gu­la­ción de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos, el fin del sa­queo de los re­cur­sos na­tu­ra­les y su en­tre­ga al ex­tran­je­ro —pri­mor­dial­men­te los hi­dro­car­bu­ros— y la ele­va­ción con­sis­ten­te de los sa­la­rios en el cor­to pla­zo. Es­ta úl­ti­ma es qui­zá la más im­por­tan­te e in­de­te­ni­ble, ya que des­de ha­ce trein­ta años nues­tra in­ser­ción en la glo­ba­li­dad co­men­zó por el sa­cri­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res. La abo­li­ción de un sis­te­ma co­lo­nial im­plan­ta­do des­de Her­nán Cor­tés ba­sa­do en el ex­trac­ti­vis­mo, el ren­tis­mo y la ex­plo­ta­ción sal­va­je de la mano de obra.

El Co­le­gio de Mé­xi­co ha pu­bli­ca­do un es­tu­dio so­bre la tre­men­da dis­pa­ri­dad en los in­gre­sos de los me­xi­ca­nos. Se­ña­la que la po­bre­za ha cre­ci­do ex­po­nen­cial­men­te y afec­ta a la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Pe­ña Nie­to ha afir­ma­do que la “bre­cha sa­la­rial” en­tre las cla­ses me­dias y la cla­se obre­ra ha dis­mi­nui­do. Es­to es cier­to pe­ro el ar­gu­men­to es fa­laz. Lo que ha ocu­rri­do es la con­trac­ción de los in­gre­sos del es­ta­men­to me­dio de la po­bla­ción, que se han de­rrum­ba­do en pro­por­ción se­me­jan­te a las re­mu­ne­ra­cio­nes más ba­jas. Es­te fe­nó­meno es co­no­ci­do co­mo la “pro­le­ta­ri­za­ción de las cla­ses me­dias”. He pro­ba­do que el in­cre­men­to de los sa­la­rios mí­ni­mos re­per­cu­te en ca­de­na so­bre to­do el uni­ver­so sa­la­rial; sea en su ele­va­ción o en su caí­da, se­gún la po­lí­ti­ca que se adop­te.

Ha­ce más de cua­ren­ta años ve­ri­fi­ca­mos que 35% de la po­bla­ción se veía fa­vo­re­ci­da por el in­cre­men­to de los sa­la­rios mí­ni­mos, tan­to los tra­ba­ja­do­res de las em­pre­sas pri­va­das y los del go­bierno, in­clu­yen­do a los de las Fuer­zas Ar­ma­das, y con la so­la ex­cep­ción de los clé­ri­gos que dis­po­nen de otras for­mas de fi­nan­cia­mien­to. La CEPAL sos­tie­ne que Mé­xi­co es el úni­co país de La­ti­noa­mé­ri­ca que dis­mi­nu­yó en el úl­ti­mo lus­tro las per­cep­cio­nes eco­nó­mi­cas de la po­bla­ción y por lo tan­to au­men­tó sus­tan­ti­va­men­te sus ni­ve­les de in­di­gen­cia. Exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre la agu­di­za­ción de la po­bre­za y la po­lí­ti­ca de re­ten­ción sa­la­rial, que in­clu­ye el es­ta­ble­ci­mien­to in­cons­ti­tu­cio­nal de los to­pes con­trac­tua­les tam­bién fi­ja­dos por el go­bierno. Un Es­ta­do re­pre­sor que ha im­pues­to la po­bre­za por de­cre­to.

La de­pre­cia­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res es con­se­cuen­cia de una caí­da de los sa­la­rios mí­ni­mos que as­cien­de a 82% en los úl­ti­mos cua­tro de­ce­nios. Es­to ha si­do po­si­ble por la “cas­tra­ción de los sin­di­ca­tos” y la si­mu­la­ción de los con­tra­tos de pro­tec­ción. Más de 90% de las re­la­cio­nes co­lec­ti­vas de tra­ba­jo son ge­ne­ra­das por ese cáncer so­cial ins­tau­ra­do pa­ra be­ne­fi­ciar a los em­pre­sa­rios, tan­to co­mo las eva­sio­nes fis­ca­les. La ter­ce­ri­za­ción la­bo­ral (out­sour­cing) ha per­mi­ti­do di­fu­mi­nar la res­pon­sa­bi­li­dad de los em­plea­do­res. No obs­tan­te, la ma­yor trai­ción al man­da­to cons­ti­tu­cio­nal ha si­do co­me­ti­da por el go­bierno que en­tre­gó la cues­tión sa­la­rial al Ban­co de Mé­xi­co. Es­te obe­de­ce a una men­ti­ra tec­no­crá­ti­ca que con­si­de­ra al sa­la­rio co­mo cau­sa de la in­fla­ción.

Una de las ra­zo­nes más po­de­ro­sas de la mi­gra­ción es la bre­cha en­tre los sa­la­rios bá­si­cos de Es­ta­dos Uni­dos y los de Mé­xi­co. Ese di­fe­ren­cial era de 5 a 1 en los años se­ten­tas y hoy es de 17 a 1, se­gún un in­for­me del Con­gre­so Nor­te­ame­ri­cano. La ne­go­cia­ción del USMECA es­tá con­di­cio­na­da al in­cre­men­to de los sa­la­rios a fin de pros­cri­bir el “dum­ping la­bo­ral”. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te el in­cre­men­to de las per­cep­cio­nes va ha ser im­pues­to des­de afue­ra. Esa es una de las con­ta­das vir­tu­des de la glo­ba­li­za­ción.

No exis­te pro­yec­to via­ble de mo­der­ni­za­ción que no pon­ga en el cen­tro la ele­va­ción de los sa­la­rios y la re­cu­pe­ra­ción de los de­re­chos la­bo­ra­les. La po­lí­ti­ca que se adop­te al res­pec­to de­fi­ni­rá co­mo nin­gu­na otra el ca­rác­ter pro­gre­sis­ta del nue­vo go­bierno. Es in­dis­pen­sa­ble su­pri­mir la Co­mi­sión Na­cio­nal de Sa­la­rios Mí­ni­mos. Má­xi­mo es­pe­jo del “co­chu­po” en­tre el go­bierno, las em­pre­sas y los sin­di­ca­tos cor­po­ra­ti­vos. He­mos pro­pues­to des­de ha­ce mu­chos años la fi­ja­ción de los sa­la­rios mí­ni­mos por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, se­gún el aná­li­sis que ha­ga anual­men­te el Co­ne­val so­bre el de­te­rio­ro del po­der ad­qui­si­ti­vo del seg­men­to más po­bre de la fuer­za la­bo­ral. Ese ha si­do y se­rá mi com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble con los tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.