Re­vi­sión a fon­do en San Lázaro

El Universal - - OPINIÓN -

Por años el Po­der Le­gis­la­ti­vo fe­de­ral ha go­za­do de com­ple­ta li­ber­tad pa­ra au­to­asig­nar­se in­fi­ni­dad de pre­rro­ga­ti­vas sin jus­ti­fi­ca­ción, des­de cuan­tio­sos bo­nos na­vi­de­ños has­ta se­gu­ros de gas­tos mé­di­cos ma­yo­res, siem­pre de es­pal­das a la ciu­da­da­nía.

Al ser el Con­gre­so de la Unión el que de­ter­mi­na el pre­su­pues­to y la ma­ne­ra en que se van a gas­tar los re­cur­sos pú­bli­cos, sus in­te­gran­tes y gru­pos siem­pre ha te­ni­do un am­plí­si­mo mar­gen de ma­nio­bra pa­ra do­tar­se a sí mis­mos, de ma­ne­ra opa­ca, de cuan­tio­sos ser­vi­cios y apo­yos.

Es­tas pre­rro­ga­ti­vas, en mu­chos ca­sos, se han co­no­ci­do so­la­men­te gra­cias a pu­bli­ca­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas que han ido ex­po­nien­do el des­pil­fa­rro y mal uso que los le­gis­la­do­res sue­len ha­cer de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Es así que aho­ra nos en­te­ra­mos de que, en el mar­co de la anunciada nue­va era de aus­te­ri­dad que di­cen em­pren­der, el Co­mi­té de Ad­mi­nis­tra­ción y la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca de la Cá­ma­ra de Dipu­tados alis­tan la can­ce­la­ción de apro­xi­ma­da­men­te 300 tar­je­tas de te­le­pea­je, co­no­ci­das co­mo IAVE, que ca­da Le­gis­la­tu­ra se les en­tre­ga­ban a los dipu­tados fe­de­ra­les —con un cos­to de más de 34 mi­llo­nes de pe­sos en só­lo cua­tro años— pa­ra que re­co­rrie­ran las ca­rre­te­ras sin nin­gu­na res­tric­ción. He aquí un cla­ro ejem­plo de los “apo­yos” que dipu­tados y se­na­do­res se otor­gan con un al­to cos­to pa­ra el era­rio.

La pro­pues­ta aho­ra es que so­la­men­te man­ten­gan la pres­ta­ción de te­ner una tar­je­ta IAVE los dipu­tados fe­de­ra­les con re­si­den­cia en lo­ca­li­da­des que es­tén en el ran­go de 300 ki­ló­me­tros a la re­don­da de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Con es­to se pre­vé que só­lo a apro­xi­ma­da­men­te 200 dipu­tados fe­de­ra­les que sí en­tran en es­te ran­go les sean asig­na­das las tar­je­tas.

Es­to es al­go des­de lue­go loa­ble y sig­ni­fi­ca­ti­vo, pues evi­den­cia que con vo­lun­tad po­lí­ti­ca y de­seos de ser­vi­cio a la ciu­da­da­nía pue­de real­men­te co­men­zar­se a ha­cer la di­fe­ren­cia, por un la­do, en el uso de los re­cur­sos, pe­ro tam­bién en las for­mas y cos­tum­bres po­lí­ti­cas, hoy tan im­por­tan­tes.

Pe­ro lo que ha­bría que pre­gun­tar­nos aquí, lo ver­da­de­ra­men­te re­le­van­te de to­do es­to, más allá del ca­so que nos ocu­pa, que tiem­po atrás ya ha­bía si­do da­do a co­no­cer EL UNI­VER­SAL, es cuán­tas ero­ga­cio­nes más co­mo es­ta hay en el ma­ne­jo que los le­gis­la­do­res ha­cen de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Por ello, ha­brá que es­tar aten­tos a que los ac­tua­les dipu­tados den cum­pli­mien­to a lo que han di­cho res­pec­to a que van a ha­cer to­das las mo­di­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias en los cri­te­rios de asig­na­ción de re­cur­sos de las Le­gis­la­tu­ras an­te­rio­res, y a re­vi­sar, ca­pí­tu­lo por ca­pí­tu­lo, to­dos los ser­vi­cios per­so­na­les, ma­te­ria­les y su­mi­nis­tros. Ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.