Pre­sun­to ase­si­na­to en con­su­la­do sau­dí: el con­tex­to

El Universal - - OPINIÓN - Por MAU­RI­CIO MESCHOULAM Ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal. Twit­ter: @mau­rimm

El 3 de oc­tu­bre, Ja­mal Khas­hog­gi, un co­no­ci­do pe­rio­dis­ta sau­dí, se­ve­ro crí­ti­co de su go­bierno, en­tró al con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Es­tam­bul, Tur­quía, pa­ra tra­mi­tar pa­pe­les de ru­ti­na re­la­cio­na­dos con su pró­xi­mo ma­tri­mo­nio. Khas­hog­gi no ha si­do vis­to des­de en­ton­ces. Tres días des­pués, las au­to­ri­da­des tur­cas anun­cia­ron que te­nían mo­ti­vos pa­ra creer que un gru­po de 15 per­so­nas en­tró al con­su­la­do pa­ra tor­tu­rar y ase­si­nar al pe­rio­dis­ta. Más allá de si es­to se con­fir­ma, los he­chos es­tán ya te­nien­do di­ver­sas re­per­cu­sio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Lo pri­me­ro, la ri­va­li­dad tur­co-sau­dí en la re­gión. A pe­sar de que, du­ran­te un tiem­po, Ara­bia Sau­di­ta, Tur­quía y otros co­mo Qa­tar, se en­con­tra­ban en un mis­mo blo­que su­ni­ta con­tra Tehe­rán y sus alia­dos chií­tas, la com­pe­ten­cia en­tre An­ka­ra y Riad ter­mi­nó por im­po­ner­se. Es­to se fue ha­cien­do ca­da vez más evi­den­te en dis­tin­tos si­tios co­mo Egip­to, don­de ca­da una de esas dos po­ten­cias apo­ya­ba a ban­dos opues­tos. Ya pa­ra cuan­do so­bre­vino el con­flic­to di­plo­má­ti­co en­tre Ara­bia Sau­di­ta y Qa­tar en 2017, los blo­ques re­gio­na­les es­ta­ban se­lla­dos. De un la­do es­ta­ba Riad jun­to con Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Bah­réin, en­tre otros, y del la­do opues­to que­da­ba Qa­tar apo­ya­do so­lo por Tur­quía. Bin Sal­man, el prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí, lle­gó a de­cla­rar que Tur­quía era par­te del “Trián­gu­lo del Mal”, en el que ade­más de An­ka­ra, se ubi­ca­ban Irán y los gru­pos ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos. Por con­si­guien­te, no de­be sor­pren­der­nos que el pre­si­den­te tur­co es­té to­man­do el ca­so del con­su­la­do co­mo un asun­to per­so­nal.

Qui­zás po­dría­mos pre­gun­tar­nos qué ló­gi­ca po­dría ha­ber de­trás de la de­ci­sión de ase­si­nar a Khas­hog­gi por sus crí­ti­cas. Una hi­pó­te­sis es que la mo­nar­quía sau­dí bus­ca en­viar un men­sa­je ha­cia to­da la di­si­den­cia, de­jan­do cla­ro que na­die que se de­di­que a da­ñar su ima­gen se en­cuen­tra se­gu­ro. Si es­to es cier­to, es pro­ba­ble que los sau­díes ha­brían he­cho el cálcu­lo de que las con­de­nas in­ter­na­cio­na­les se­rían li­mi­ta­das o que no ten­drían ma­yo­res re­per­cu­sio­nes. Pa­ra Trump, cla­ra­men­te, la re­la­ción con Riad es es­tra­té­gi­ca. Las na­cio­nes eu­ro­peas tie­nen una al­ta de­pen­den­cia del pe­tró­leo sau­dí, sin men­cio­nar que paí­ses co­mo RU, Fran­cia, Ale­ma­nia o Ita­lia tie­nen acuer­dos de ar­ma­men­to con Riad que va­len mi­llo­nes y que na­die desea arries­gar.

El pro­ble­ma, no obs­tan­te, po­dría es­tar­se sa­lien­do de las ma­nos to­da vez que las in­tri­gas del con­su­la­do se es­tán ya en­tre­te­jien­do con cues­tio­nes po­lí­ti­cas en EU. La ad­mi­nis­tra­ción Trump ha si­do muy cri­ti­ca­da por sus re­la­cio­nes es­pe­cia­les con el reino sau­dí. In­clu­so se ha lle­ga­do a sos­te­ner que el pe­cu­liar apre­cio que hay en­tre el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se o su yerno, Kush­ner, con los sau­díes, tie­ne que ver con sus ne­go­cios per­so­na­les. Así que la ad­mi­nis­tra­ción Trump se es­tá vien­do en la ne­ce­si­dad de exi­gir cuen­tas a Riad por los he­chos del con­su­la­do. Mu­chos ac­to­res es­tán pre­sio­nan­do por lle­var el ca­so de Khas­hog­gi has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias. In­clu­so un gru­po bi­par­ti­dis­ta en el Se­na­do es­cri­bió una car­ta a Trump exi­gien­do una in­ves­ti­ga­ción a fon­do.

En su­ma, tan­to por las im­pli­ca­cio­nes re­gio­na­les co­mo por las po­si­bles con­se­cuen­cias que el asun­to pu­die­ra te­ner en cuan­to a las re­la­cio­nes en­tre Riad y Was­hing­ton, es po­si­ble que, una vez más, al prín­ci­pe Bin Sal­man, la si­tua­ción se le es­tá com­pli­can­do (ya sea por­que los sau­díes son cul­pa­bles de lo que Tur­quía los acu­sa, o bien, sim­ple­men­te por­que pa­re­cen cul­pa­bles y no es­tán ha­cien­do lo su­fi­cien­te por de­mos­trar lo con­tra­rio). Es ver­dad que el reino sau­dí tie­ne mu­cho po­der. Pe­ro sus erro­res es­tra­té­gi­cos se si­guen acu­mu­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.