Un po­co de or­den, por fa­vor

El Universal - - OPINIÓN - Por MA­RÍA ELE­NA MO­RE­RA Pre­si­den­ta de Cau­sa en Co­mún. @MaE­le­naMo­re­ra

No pue­de exa­ge­rar­se la emer­gen­cia que vi­vi­mos en ma­te­ria de in­se­gu­ri­dad: al­re­de­dor de 3 mil ase­si­na­tos al mes, al me­nos 33 mil des­apa­re­ci­dos (re­gis­tra­dos ofi­cial­men­te), se­cues­tros y ex­tor­sio­nes que no po­de­mos cuan­ti­fi­car por­que en su ma­yo­ría no se de­nun­cian. Vio­len­cia más im­pu­ni­dad en es­tos ni­ve­les de­jan de ser un pro­ble­ma ex­clu­si­vo de se­gu­ri­dad y se con­vier­ten en una afren­ta a nues­tra de­mo­cra­cia y go­ber­na­bi­li­dad.

Así las co­sas, no hay idea o pro­pues­ta que no me­rez­ca ser es­cu­cha­da y va­lo­ra­da. Fue pre­ci­sa­men­te en ese áni­mo que, el pa­sa­do 8 de oc­tu­bre, se lle­vó a ca­bo el fo­ro Diá­lo­gos so­bre Se­gu­ri­dad y De­sa­rro­llo Po­li­cial, en el cual aca­dé­mi­cos, in­te­gran­tes de la so­cie­dad ci­vil y ex fun­cio­na­rios pú­bli­cos, to­dos es­pe­cia­lis­tas en te­mas de se­gu­ri­dad, dis­cu­tie­ron acer­ca de dis­tin­tos as­pec­tos re­la­cio­na­dos con es­ta cri­sis de in­se­gu­ri­dad. El ob­je­ti­vo fue ofre­cer al go­bierno en­tran­te vi­sio­nes, opi­nio­nes y pro­pues­tas.

Al­gu­nas de las preo­cu­pa­cio­nes cen­tra­les, ex­pre­sa­das en me­dios, en re­des so­cia­les y tam­bién en el fo­ro, se re­fie­ren a los ries­gos de man­te­ner a las Fuer­zas Ar­ma­das en fun­cio­nes de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Sa­be­mos que no pue­den re­ti­rar­se de es­tas la­bo­res sú­bi­ta­men­te, pe­ro lla­ma la aten­ción que se anun­cia el au­men­to de la fuer­za mi­li­tar, sin que se di­ga na­da so­bre una re­for­ma po­li­cial que per­mi­ta vis­lum­brar al me­nos un ho­ri­zon­te pa­ra que se con­cre­te di­cho re­plie­gue, una re­for­ma que in­clu­ya suel­dos, pres­ta­cio­nes y jor­na­das la­bo­ra­les; equi­pa­mien­to e in­fra­es­truc­tu­ra; pro­fe­sio­na­li­za ción, des­de lue­go.

En es­te mis­mo sen­ti­do, hay coin­ci­den­cias muy am­plias en que se de­be bus­car el de­sa­rro­llo de nues­tras pro­cu­ra­du­rías y de nues­tros sis­te­mas ju­di­cial y pe­ni­ten­cia­rio. Sin du­da, to­do es­te enor­me tra­ba­jo de re­cons­truc­ción ins­ti­tu­cio­nal de­be ir acom­pa­ña­do de múl­ti­ples ac­cio­nes fo­ca­li­za­das en ma­te­ria de pre­ven­ción.

To­do lo an­te­rior im­pli­ca una re­for­ma del Sis­te­ma Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca por­que, hoy, el Con­se­jo Na­cio­nal es una ins­tan­cia pro­to­co­la­ria que fir­ma al va­por acuer­dos ab­sur­dos, mu­chos de los cua­les no re­per­cu­ten en nues­tros pen­dien­tes ins­ti­tu­cio­na­les y mu­chos de los cua­les, la ma­yo­ría, de cual­quier ma­ne­ra no se cum­plen. En di­cha re­for­ma ten­dría tam­bién que re­for­mu­lar­se el pa­pel que de­be ju­gar el Se­cre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo, co­mo ins­tan­cia que de­be­ría evi­tar que si­ga­mos di­la­pi­dan­do el di­ne­ro en es­truc­tu­ras de se­gu­ri­dad com­ple­ta­men­te dis­fun­cio­na­les.

Otros dos pun­tos que reúnen con­sen­so es efec­ti­va­men­te trans­pa­ren­tar el uso de los re­cur­sos exis­ten­tes, e in­te­grar me­ca­nis­mos de su­per­vi­sión ex­ter­na des­de la so­cie­dad ci­vil y las co­mu­ni­da­des.

Co­mo re­sul­ta evi­den­te, se tra­ta de una agen­da muy com­ple­ja. In­clu­so con un buen pro­yec­to, nos to­ma­ría mu­chí­si­mos re­cur­sos y años ver re­sul­ta­dos. Por ello preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra que un día sí y el otro tam­bién, es­cu­che­mos men­sa­jes am­bi­guos o con­tra­dic­to­rios so­bre se­gu­ri­dad. Hoy, no sa­be­mos qué pa­pel ju­ga­rán las Fuer­zas Ar­ma­das; no sa­be­mos si se pre­ten­de dis­tin­guir en­tre se­gu­ri­dad na­cio­nal, se­gu­ri­dad in­te­rior y se­gu­ri­dad pú­bli­ca; no sa­be­mos si se aten­de­rá la cri­sis que ya exis­te al in­te­rior de la Po­li­cía Fe­de­ral; no sa­be­mos si se pon­drá en mar­cha un pro­yec­to de re­cons­truc­ción de po­li­cías lo­ca­les; no sa­be­mos si se cons­trui­rán nue­vas fis­ca­lías; no sa­be­mos si se man­ten­drán los ac­tua­les ni­ve­les de gas­to en se­gu­ri­dad e im­par­ti­ción de jus­ti­cia o se in­cre­men­ta­rán. De he­cho, no sa­be­mos na­da, y la du­da es si el pró­xi­mo go­bierno tam­po­co sa­be, o no nos lo ha po­di­do ex­pli­car.

Que­da la es­pe­ran­za de que se den cuen­ta de que la ta­rea es enor­me, de que las fra­ses suel­tas pa­ra sa­lir al pa­so no fun­cio­nan, de que sí ha­ce fal­ta ima­gi­nar un pro­yec­to, des­glo­sar­lo en sus com­po­nen­tes le­ga­les, ins­ti­tu­cio­na­les y pre­su­pues­ta­les, y bus­car a la gen­te idó­nea pa­ra con­cre­tar­lo. Ha­ce fal­ta un po­co de or­den, en buen plan... (Co­la­bo­ró Mar­le­ne Her­big, in­ves­ti­ga­do­ra de Cau­sa en Co­mún).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.