Los No­bel de la Paz 2018

El Universal - - OPINIÓN - Por LE­TI­CIA BO­NI­FAZ Di­rec­to­ra de De­re­chos Hu­ma­nos de la SCJN. @Le­ti­cia_­bo­ni­faz

La ma­dru­ga­da del 5 de oc­tu­bre pa­sa­do, se co­no­ció en Mé­xi­co la no­ti­cia de que el Pre­mio No­bel de la Paz de es­te año se­ría otor­ga­do a la ira­quí Na­dia Mu­rad y al mé­di­co con­go­le­ño De­nis Muk­we­ge, por su lu­cha en con­tra de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

Por se­gun­da vez en la his­to­ria del No­bel, es­te te­ma se con­si­de­ró re­le­van­te. En 2011 se ha­bía pre­mia­do a tres mu­je­res: Ellen John­son Sir­leaf, Ley­mah Gbo­wee y Ta­wak­kol Kar­man por su lu­cha no vio­len­ta por la se­gu­ri­dad de las mu­je­res y por los de­re­chos de las mu­je­res a la ple­na par­ti­ci­pa­ción en el tra­ba­jo de cons­truc­ción de la paz. Las dos pri­me­ras na­cie­ron en Li­be­ria y la ter­ce­ra en Ye­men.

En la edi­ción 2018, el Co­mi­té que otor­ga el No­bel se­ña­ló el ex­tra­or­di­na­rio va­lor de Na­dia Mu­rad al “re­la­tar sus pro­pios su­fri­mien­tos y ha­blar en nom­bre de otras víc­ti­mas”.

El mun­do fue tes­ti­go con ho­rror del ata­que que hi­cie­ron sol­da­dos del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS) el 3 de agos­to del 2014 a los ya­zi­díes en Sin­jar, una re­gión al nor­te de Irak. An­te­rior­men­te, el mun­do ha­bía te­ni­do co­no­ci­mien­to de ata­ques a Mo­sul y Tal Afar.

A Na­dia Mu­rad le to­có la te­rri­ble ex­pe­rien­cia de que­dar aco­rra­la­da en la es­cue­la de la pe­que­ña al­dea y ver co­mo se lle­va­ban a los hom­bres pa­ra acri­bi­llar­los, ma­ta­ron a 6 de sus her­ma­nos y otros tres, aun­que re­sul­ta­ron he­ri­dos, lo­gra­ron huir. La “suer­te” que co­rrie­ron los hom­bres que no qui­sie­ron con­ver­tir­se al is­lam fue la muer­te. Pa­ra las mu­je­res, fue la muer­te en vi­da, por­que fue­ron ven­di­das co­mo es­cla­vas se­xua­les y so­me­ti­das a vio­la­cio­nes co­lec­ti­vas. El gru­po de mu­je­res in­cluía a unas 150 ni­ñas. Na­dia ha re­la­ta­do que “nin­guno de los hom­bres sin­tió cle­men­cia al­gu­na”. Ella lo­gró es­ca­par y por eso pu­do con­tar su his­to­ria y con­ver­tir­se en de­fen­so­ra de los de­re­chos de las mu­je­res. La bús­que­da de su­pre­ma­cía de una re­li­gión so­bre otra va acom­pa­ña­da de la su­pre­ma­cía del hom­bre so­bre la mu­jer y el “de­re­cho” a dis­po­ner de ellas por los me­dios más vio­len­tos.

En otra la­ti­tud, en la Re­pú­bli­ca del Con­go, los ojos del No­bel se pu­sie­ron en el tra­ba­jo del gi­ne­có­lo­go De­nis Muk­we­ge. Des­de muy jo­ven, de­ci­dió que su tra­ba­jo es­ta­ría orien­ta­do a la aten­ción de las mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual en su país na­tal. Des­de un hos­pi­tal al es­te del país, ha­ce dé­ca­das que re­ci­be a mu­je­res vio­la­das y víc­ti­mas de la abla­ción. Co­mo es sa­bi­do, en al­gu­nos lu­ga­res del cen­tro de Áfri­ca, se prac­ti­ca la mu­ti­la­ción de los ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos, par­ti­cu­lar­men­te el clí­to­ris. Es­ta prác­ti­ca ha si­do con­de­na­da sis­te­má­ti­ca­men­te por or­ga­nis­mos de Na­cio­nes Uni­das e in­clu­so se ha ins­ti­tui­do el “Día Mun­dial con­tra la Abla­ción Fe­me­ni­na”. El cálcu­lo es que ac­tual­men­te más de 200 mi­llo­nes de mu­je­res en el mun­do han su­fri­do mu­ti­la­ción ge­ni­tal y que és­ta no se pre­sen­ta só­lo en paí­ses afri­ca­nos.

El doc­tor Muk­we­ge atien­de es­tos ca­sos de vio­len­cia se­xual y no ha de­ja­do de al­zar su voz pa­ra se­ña­lar que no se es­tá ha­cien­do lo su­fi­cien­te en el mun­do con­tra es­te te­rri­ble fe­nó­meno. Del mis­mo mo­do co­mo lo di­jo Na­dia, pa­ra De­nis, la vio­len­cia con­tra las mu­je­res es es­tra­te­gia y ar­ma de gue­rra. En pa­la­bras del doc­tor Muk­we­ge, la gue­rra del Con­go “trans­for­ma el cuer­po de las mu­je­res en un cam­po de ba­ta­lla”.

El Pre­mio No­bel de la Paz se ha ve­ni­do otor­gan­do des­de 1901 a per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que han lu­cha­do por la paz. Só­lo re­cien­te­men­te se ha pues­to la mi­ra­da en el su­fri­mien­to di­fe­ren­cia­do por ra­zo­nes de gé­ne­ro. La gue­rra, in­de­pen­dien­te­men­te de sus cau­sas, tie­ne un im­pac­to dis­tin­to en los cuer­pos, en la sa­lud, en la in­te­gri­dad, en la dig­ni­dad y en las vi­das y des­ti­nos de las mu­je­res.

Des­de No­rue­ga, país don­de se en­tre­gan los No­bel de la Paz, se es­cu­cha­rán los men­sa­jes que bus­ca­rán ha­cer vi­si­ble lo fre­cuen­te­men­te in­vi­si­bi­li­za­do pa­ra se­guir lla­man­do a la ac­ción. ¡Qué bueno que la Aca­de­mia Sue­ca pu­so el re­flec­tor en ello!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.