Mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les y de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da

El Universal - - OPINIÓN - Por RI­CAR­DO HOMS Pre­si­den­te de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Co­mu­ni­ca­ción AC

La de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da es­tá sien­do muy há­bil pa­ra tri­pu­lar mo­vi­mien­tos so­cia­les y ma­ni­pu­lar a la po­bla­ción a su fa­vor, en con­tra de las au­to­ri­da­des.

Es tan co­rrup­to el sis­te­ma de mo­vi­li­za­cio­nes en Mé­xi­co que a muy po­cas po­de­mos dar­le la ca­te­go­ría de una au­tén­ti­ca ma­ni­fes­ta­ción ciu­da­da­na, li­bre y es­pon­tá­nea, al mar­gen de in­tere­ses po­lí­ti­cos y de gru­po.

Hay una gran in­dus­tria de las mo­vi­li­za­cio­nes, to­le­ra­da por las au­to­ri­da­des, don­de igual que si fue­se un ban­que­te, el in­tere­sa­do, gru­po, ins­ti­tu­ción o per­so­na, si tie­ne re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra pa­gar el ser­vi­cio, pue­de con­tra­tar­lo con el per­fil y ca­rac­te­rís­ti­cas de su pre­fe­ren­cia o de acuer­do con sus po­si­bi­li­da­des fi­nan­cie­ras.

La co­rrup­ción po­lí­ti­ca que hoy vi­ve el país, no nos he­mos da­do cuen­ta, ge­ne­ra un am­plio mar­gen de ma­nio­bra pa­ra la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da, que lo mis­mo pue­de ma­ni­pu­lar mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les apa­ren­te­men­te ciu­da­da­nas, en con­tra de las au­to­ri­da­des, que en el ám­bi­to de las re­des so­cia­les.

Es­te pe­li­gro­so con­tex­to par­te de dos cir­cuns­tan­cias: pri­me­ra, la po­ca au­to­ri­dad mo­ral que la so­cie­dad le re­co­no­ce a las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno, lo cual ge­ne­ra des­de des­con­fian­za y au­sen­cia de cre­di­bi­li­dad, has­ta ani­mad­ver­sión.

La se­gun­da, es que la co­rrup­ción ge­ne­ra un caos don­de gen­te con ex­pe­rien­cia en mo­vi­li­za­cio­nes pue­de ope­rar im­pu­ne­men­te a su con­ve­nien­cia.

Es­tas dos cir­cuns­tan­cias ge­ne­ran vul­ne­ra­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal a las au­to­ri­da­des e in­ca­pa­ci­dad de im­po­ner or­den, co­mo lo han de­mos­tra­do los lin­cha­mien­tos.

Es­to, sin em­bar­go, abre una puer­ta de opor­tu­ni­dad a la de­lin­cuen­cia, que pue­de dar­le ca­mu­fla­je a mo­vi­li­za­cio­nes que pue­den pa­re­cer so­cia­les y con ello ga­nar­se el apo­yo ciu­da­dano de bue­na fe, ca­pi­ta­li­zan­do los re­sen­ti­mien­tos y ani­mad­ver­sión con­tra las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les y ocul­tar sus ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de neu­tra­li­zar cual­quier in­ten­to de apli­car la ley.

La to­ma de la au­to­pis­ta Mé­xi­co-Ve­ra­cruz por po­bla­do­res de la zo­na, des­pués de un ope­ra­ti­vo de la Po­li­cía Fe­de­ral en con­tra de hua­chi­co­le­ros de la zo­na del de­no­mi­na­do “trián­gu­lo ro­jo” nos de­be po­ner en aler­ta.

Igual su­ce­dió en Mi­choa­cán, cuan­do el go­bierno fe­de­ral in­ter­vino en el es­ta­do pa­ra pa­ci­fi­car­lo y se crea­ron las au­to­de­fen­sas, al­gu­nas au­tén­ti­ca­men­te ciu­da­da­nas, pe­ro se­gu­ra­men­te otras in­fil­tra­das y ma­ni­pu­la­das des­de los cár­te­les re­gio­na­les.

Los de­lin­cuen­tes tie­nen gran ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción so­cial a su fa­vor, ya sea ge­ne­ran­do mie­do en la po­bla­ción, o por agra­de­ci­mien­to a al­gu­nas obras de fi­lan­tro­pía que a ve­ces ha­cen en al­gu­nas co­mu­ni­da­des.

Ten­de­mos a mi­ni­mi­zar la ca­pa­ci­dad es­tra­té­gi­ca de la de­lin­cuen­cia, a la que se le con­si­de­ra vio­len­ta y bur­da y po­co se sa­be de su po­der de con­ven­ci­mien­to pa­ra atraer gen­te ta­len­to­sa y pre­pa­ra­da, pe­ro sin es­crú­pu­los, ca­pi­ta­li­zan­do es­ta cri­sis de va­lo­res que hoy vi­ve el país.

La ca­pa­ci­dad de la de­lin­cuen­cia pa­ra aca­pa­rar es­pa­cios po­lí­ti­cos y so­cia­les es muy al­ta, pues no so­la­men­te lo ha­ce en el mun­do real, sino en las re­des so­cia­les.

Héc­tor de Mau­león pu­bli­có Gue­rre­ros Uni­dos en la no­che de Igua­la, don­de des­cri­be que al día si­guien­te de la no­che en la que des­apa­re­cie­ron los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa, se co­mu­ni­ca­ron, en­tre ellos, los her­ma­nos Adán y Án­gel Ca­sa­rru­bias Sal­ga­do, lí­de­res del cár­tel Gue­rre­ros Uni­dos, pa­ra acor­dar la es­tra­te­gia pa­ra en­fren­tar el es­cán­da­lo.

Así, El Ca­bo se com­pro­me­tió a “po­ner unos cha­vos a ma­ne­jar re­des so­cia­les pa­ra que abrie­ran pá­gi­nas de in­ter­net y cul­pa­ran de la des­apa­ri­ción al procurador del es­ta­do de Gue­rre­ro”. Así cir­cu­ló por What­sapp la no­ti­cia que vin­cu­la­ba al procurador Iña­qui Blan­co con el lí­der de la ban­da enemi­ga, El Ca­rre­te.

La mez­cla de co­rrup­ción, des­or­den e im­pu­ni­dad, con una im­par­ti­ción de jus­ti­cia muy desasea­da, es el coc­tel mo­lo­tov que en el fu­tu­ro pue­de po­ner en ries­go el Es­ta­do de De­re­cho y dar­le el con­trol del po­der po­lí­ti­co a los cri­mi­na­les.

Es ur­gen­te que el pró­xi­mo go­bierno to­me co­mo prio­ri­dad con­so­li­dar el Es­ta­do de De­re­cho y res­ca­tar la se­gu­ri­dad. El com­ba­te a la co­rrup­ción es el pun­to de par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.