“Ni si­quie­ra sé có­mo se lla­ma­ba la cons­truc­to­ra”

• Da­vid so­bre­vi­vió al co­lap­so del cen­tro co­mer­cial • Ga­na­ba $2 mil a la se­ma­na, pe­ro sin con­tra­to

El Universal - - ESTADOS - DA­VID CARRIZALES Co­rres­pon­sal —es­ta­dos@elu­ni­ver­sal.com.mx

Mon­te­rrey.— Da­vid vio y es­cu­chó el es­truen­do que pro­vo­có el de­rrum­be de gran­des lo­sas de con­cre­to. Sal­vó la vi­da al sa­lir co­rrien­do en­tre una es­pe­sa nu­be de pol­vo. Só­lo tie­ne he­ri­das le­ves, pe­ro di­ce que su co­ra­zón sí es­tá des­tro­za­do por sie­te de sus com­pa­ñe­ros que fa­lle­cie­ron y uno más que no ha si­do lo­ca­li­za­do.

Da­vid So­lís tie­ne 26 años, es al­ba­ñil. Con su suel­do man­tie­ne a sus tres hi­jos y a su es­po­sa. Co­men­ta que el pa­sa­do jue­ves, cuan­do se de­rrum­bó el cen­tro co­mer­cial de la co­lo­nia Es­pa­cio Cum­bres, vol­vió a na­cer pe­ro se que­dó sin tra­ba­jo.

No aga­cha la ca­be­za ni oculta las lá­gri­mas al re­cor­dar a su je­fe —el con­tra­tis­ta Pe­dro Es­ca­lo­na, quien mu­rió en el de­rrum­be—, y con la voz que­bra­da co­men­ta: “Yo es­ta­ba muy con­ten­to, aho­ri­ta pues me sien­to aca­ba­do, sin ja­le, sin di­ne­ro pa­ra ma­ña­na, ¿qué voy a ha­cer aho­ra?”.

La cons­truc­to­ra no te­nía con­tra­to con no­so­tros, ni sé có­mo se lla­ma, ni quién es el ar­qui­tec­to res­pon­sa­ble, ni có­mo nos irán a apo­yar. Don Pe­dro Es­ca­lo­na, el con­tra­tis­ta, mu­rió y era él quien nos da­ba el tra­ba­jo y nos pa­ga­ba, era muy chi­do con no­so­tros, na­die me pa­ga­ba tan bien co­mo él, me da­ba 2 mil pe­sos por se­ma­na y, si me fal­ta­ba pa­ra com­prar le­che, me pres­ta­ba; tam­bién me sol­tó 500 pe­sos pa­ra el bau­ti­zo de mi hi­ja.

“La obra, pues se va a clau­su­rar, y a ver a dón­de me voy. Me ten­go que ali­via­nar ya pa­ra el lu­nes, aun­que to­da­vía an­de así con do­lor y la chin­ga­da; pe­ro aun­que sea en lo mis­mo hay que tra­ba­jar… ya qué.

“Aun­que si son va­rios pi­sos, no voy a tra­ba­jar a gus­to, pe­ro hay que traer di­ne­ro a la ca­sa. De re­pen­te, por tu apa­rien­cia no te quie­ren dar tra­ba­jo, pe­ro yo nun­ca he an­da­do ro­ban­do, ni an­da­ré en co­sas chue­cas, por mis hi­jos”.

El jo­ven, quien ha par­ti­ci­pa­do en la cons­truc­ción de gran­des re­si­den­cias y cen­tros co­mer­cia­les, ha­bi­ta una pe­que­ña ca­sa cons­trui­da con lá­mi­nas y ta­blas de desecho, en el asen­ta­mien­to irre­gu­lar La Alian­ci­ta.

“Yo ape­nas iba a em­pe­zar a ha­cer una mez­cla, ve­nía del só­tano con el ce­men­to, lo subí al se­gun­do pi­so, en eso vol­teo con mi ofi­cial Juan, quien tam­bién so­bre­vi­vió. La cons­truc­ción em­pe­zó a cru­jir y a tem­blar, se es­cu­chó un rui­do co­mo que caía ma­de­ra, to­do des­de el ter­cer ni­vel .

“Mi reac­ción fue co­rrer pa­ra aven­tar­me al pri­mer pi­so, pe­ro al lle­gar a la ori­lla, el pi­so don­de es­ta­ba tam­bién se des­plo­mó y en lu­gar de caer de los cin­co me­tros que te­nía de al­to ca­da pi­so, ya só­lo que­dé a un me­tro de al­tu­ra del ni­vel del sue­lo.

“Al caer me pe­gué en el co­do y en el cos­ta­do iz­quier­do al ni­vel de la cin­tu­ra, al­go me gol­peó en la ca­be­za, no me des­ma­yé, aun­que vi caer enor­mes pe­da­zos de lo­sa y otros los oí de­rrum­bar­se a mi es­pal­da. Me le­van­té y em­pe­cé a co­rrer, no se mi­ra­ba na­da por el pol­vo, y por la fuer­za del co­lap­so se for­mó co­mo una rá­fa­ga de vien­to que me tum­bó la go­rra. Brin­qué lue­go has­ta el só­tano y sa­lí co­rrien­do por la puer­ta.

“Don­de es­tu­ve yo en el se­gun­do pi­so ha­bía otro se­ñor que an­da­ba po­nien­do la va­ri­lla. Lo vi ti­ra­do, tam­bién se pa­ró y pu­do sal­var­se, aun­que es­ta­ba las­ti­ma­do de una pier­na, que creo se frac­tu­ró. Él gri­ta­ba por to­dos los com­pa­ñe­ros, los bus­ca­ba, yo tam­bién, aun­que la reac­ción fue sa­lir­me por­que ya ve­nía to­do ca­si en­ci­ma pa­ra ma­tar­nos, co­mo su­ce­dió con dos com­pa­ñe­ros que es­ta­ban a dos me­tros de mí”.

Los tra­ba­ja­do­res que traía Pe­dro Es­ca­lo­na eran en­tre 20 y 25. “Eran chi­dos to­dos. El jue­ves tem­prano es­tu­vi­mos al­mor­zan­do ta­cos al va­por, con­vi­vi­mos a to­do dar, pe­ro na­die va a sa­ber el fu­tu­ro, en un se­gun­do tro­nó, al otro tem­bló, al ter­ce­ro ya es­ta­ba ca­yen­do el edi­fi­cio, al cuar­to ya me es­ta­ba le­van­tan­do, y a los cin­co o seis se­gun­dos ya es­ta­ba yo co­rrien­do por mi vi­da”, re­la­ta.

Da­vid So­lís re­la­ta que se dis­po­nía a ha­cer una mez­cla el pa­sa­do miér­co­les cuan­do la cons­truc­ción em­pe­zó a cru­jir y a tem­blar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.