“Elec­ción nos di­vi­de a trans bra­si­le­ñas”

• Unas te­men even­tual triun­fo de can­di­da­to de ul­tra­de­re­cha, di­ce • Otras lo pre­fie­ren an­te la co­rrup­ción en la iz­quier­da, ex­pli­ca

El Universal - - MUNDO - CA­RO­LI­NA RO­ME­RO

Las pro­pues­tas de Jair Bol­so­na­ro y Fer­nan­do Had­dad, po­los opues­tos en la con­tien­da elec­to­ral que de­fi­ni­rá al pró­xi­mo pre­si­den­te de Bra­sil el 28 de oc­tu­bre, han di­vi­di­do a la co­mu­ni­dad trans­gé­ne­ro en ese país, la cual se de­ba­te en­tre vo­tar por un can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta que po­dría ame­na­zar sus de­re­chos hu­ma­nos o dar­le su apo­yo al aban­de­ra­do de una iz­quier­da man­cha­da por los es­cán­da­los de co­rrup­ción de sus re­pre­sen­tan­tes.

“Es una de­ci­sión muy di­fí­cil pa­ra las trans bra­si­le­ñas, por­que unas di­cen que [con Jair Bol­so­na­ro] los de­re­chos van a ser re­ti­ra­dos, que va­mos a re­gre­sar a 1964 [cuan­do em­pe­zó la dic­ta­du­ra], que nos van a per­se­guir por ser trans”, na­rra Mar­ce­la Es­co­bar, mu­jer trans­gé­ne­ro de ori­gen chi­leno que ra­di­ca en Sao Pau­lo des­de los ocho años.

Ase­gu­ra que tam­bién hay otras que “ade­más de pen­sar en sí mis­mas, tam­bién se preo­cu­pan por sus fa­mi­lias, por las de­más per­so­nas que es­tán en el país” y por las con­se­cuen­cias de que “con­ti­núe el go­bierno de iz­quier­da” li­de­ra­do por un par­ti­do que se ha vis­to in­vo­lu­cra­do en es­cán­da­los de ro­bo y co­rrup­ción.

Mar­ce­la de­jó Chi­le des­de muy pe­que­ña, jun­to con su pa­dre, pa­ra es­ta­ble­cer su vi­da en Sao Pau­lo. “Cuan­do era ni­ña, mi pa­dre me pre­gun­ta­ba qué que­ría ha­cer de mi vi­da, y yo le de­cía: ‘Quie­ro ser mu­jer’. Yo era muy ni­ña, no sa­bía di­fe­ren­ciar qué era ser trans, só­lo sa­bía que que­ría ser mu­jer”, di­ce en en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL.

Su in­fan­cia es­tu­vo mar­ca­da por la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia: “Mi vi­da co­mo ni­ña trans fue muy ma­la, me pe­ga­ban to­dos los días en el co­le­gio. No po­día en­trar ni al ba­ño de los ni­ños ni al de las ni­ñas, por­que to­dos me dis­cri­mi­na­ban. Así que la di­rec­to­ra me de­ja­ba usar el de los pro­fe­so­res. En los pa­si­llos, los ni­ños me gol­pea­ban en la ca­be­za y me lla­ma­ban ma­ri­cón”, co­men­ta.

“Me des­cu­brí trans des­de los 12 años”, re­cuer­da. “Des­de en­ton­ces, mi pa­dre me pe­gó to­dos los días pa­ra que me vis­tie­ra y ac­tua­ra co­mo hom­bre, así que huí de ca­sa a los 15 años”.

Sin em­bar­go, es­ca­par de la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar la lle­vó a ejer­cer la pros­ti­tu­ción en las ca­lles de Sao Pau­lo, don­de era cons­tan­te víc­ti­ma de golpes, abu­sos y vio­len­cia de to­do ti­po: “La pa­sé muy mal por­que no te­nía di­ne­ro, pa­sé ham­bre, me que­dé en la ca­lle, no te­nía a dón­de ir ni quién me apo­ya­ra. Qui­se vol­ver a mi ca­sa mu­chas ve­ces, pe­ro mi pa­dre no me acep­ta­ba, así que tu­ve que re­cu­rrir a la pros­ti­tu­ción”.

Mar­ce­la ase­gu­ra que siem­pre ha ha­bi­do dis­cri­mi­na­ción en Bra­sil, a pe­sar de los go­bier­nos o de los avan­ces le­gis­la­ti­vos en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, in­clu­so de la crea­ción de hos­pi­ta­les pa­ra la aten­ción es­pe­cia­li­za­da de per­so­nas trans­gé­ne­ro. “Aquí al­gu­nas mu­je­res trans su­fren mu­cho, ni si­quie­ra quie­ren sa­lir a la ca­lle. Es una cues­tión so­cial”, apun­tó.

De acuer­do con ONG bra­si­le­ñas, el au­men­to de la vio­len­cia a la co­mu­ni­dad LGBTTTI res­pon­de al in­cre­men­to de la po­pu­la­ri­dad de po­lí­ti­cos de de­re­cha y a una agen­da po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca con­ser­va­do­ra y reac­cio­na­ria por el es­ta­blish­ment de la na­ción; sin em­bar­go, la vio­len­cia con­tra las per­so­nas trans­gé­ne­ro da­ta de an­tes.

El más re­cien­te in­for­me de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Tra­ves­tis y Tran­se­xua­les (An­tra) dio a co­no­cer que ca­da 48 ho­ras una per­so­na trans fue ase­si­na­da en Bra­sil en 2017, el ma­yor ín­di­ce en los úl­ti­mos 10 años y que ubi­ca al país en el pri­mer pues­to a ni­vel mun­dial por es­te ti­po de crímenes. El do­cu­men­to con­ta­bi­li­zó 179 ase­si­na­tos de tra­ves­tis o tran­se­xua­les, 15% más que los no­ti­fi­ca­dos en 2016.

“Des­gra­cia­da­men­te, en Bra­sil, ser tra­ves­ti y tran­se­xual es es­tar di­rec­ta­men­te ex­pues­ta a la vio­len­cia des­de muy jo­ven. Co­mien­za en la in­fan­cia con la fa­mi­lia, des­pués en la se­gun­da ins­ti­tu­ción so­cial que es la es­cue­la, que for­ma per­so­nas que van a re­pro­du­cir ese pre­jui­cio en la so­cie­dad en ge­ne­ral”, de­ta­lló Bruna Be­ne­vi­des, se­cre­ta­ria de Ar­ti­cu­la­ción Po­lí­ti­ca de la An­tra y au­to­ra del es­tu­dio, di­fun­di­do por me­dios co­mo la agen­cia EFE.

Con 59 víc­ti­mas, el es­ta­do bra­si­le­ño más gol­pea­do por la ho­mo­fo­bia en 2017 fue Sao Pau­lo.

“No­so­tras no ha­ce­mos mal a na­die, só­lo vi­vi­mos nues­tras vi­das co­mo que­re­mos. No va­mos a vi­vir es­con­di­das o de una ma­ne­ra fal­sa co­mo ha­ce mu­cha gen­te”, di­ce Mar­ce­la. Tras ha­ber tra­ba­ja­do 17 años en las ca­lles de Sao Pau­lo, ac­tual­men­te ya no se de­di­ca a la pros­ti­tu­ción: cría y ven­de pe­rri­tos de ra­za pa­ra ven­der y man­te­ner­se.

“Aho­ra mi vi­da es tran­qui­la, pe­ro hay mu­chos pre­jui­cios [ha­cia las mu­je­res trans] to­da­vía. Mi pa­dre vi­ve aquí al la­do de mi ca­sa, pe­ro no me ha­bla, él siem­pre fue muy ma­chis­ta y pa­ra él es muy di­fí­cil. Aun así yo sé que me ama, tie­ne una mer­ce­ría y to­dos los días me man­da ver­du­ras, pan, co­mi­da o lo que ten­ga y ese ges­to me ha­ce pen­sar que se preo­cu­pa por mí”.

“Es una de­ci­sión muy di­fí­cil pa­ra las trans bra­si­le­ñas, por­que unas di­cen que [con Jair Bol­so­na­ro] los de­re­chos van a ser re­ti­ra­dos, que va­mos a re­gre­sar a 1964, que nos van a per­se­guir por ser trans”

“Otras, ade­más de pen­sar en sí mis­mas, se preo­cu­pan por sus fa­mi­lias... [por las con­se­cuen­cias] de que con­ti­núe el go­bierno de iz­quier­da [im­pli­ca­do en ca­sos de co­rrup­ción]”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.