“Igle­sia abo­na­rá al pro­ce­so de pa­ci­fi­ca­ción”

Es una prio­ri­dad ir con­tra la pe­de­ras­tia, ase­gu­ra Co­rrup­ción y eco­no­mía, los re­tos pa­ra AMLO

El Universal - - NACIÓN - AS­TRID RI­VE­RA —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

La Igle­sia ca­tó­li­ca tra­ba­ja­rá en equi­po con au­to­ri­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les pa­ra dis­mi­nuir la vio­len­cia que hay en el país y cons­truir la paz, afir­mó Alfonso Mi­ran­da Guar­dio­la, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia del Epis­co­pa­do Me­xi­cano (CEM).

De ca­ra a la re­no­va­ción de la di­ri­gen­cia del Epis­co­pa­do, Mi­ran­da Guar­dio­la re­sal­tó que la vio­len­cia, la co­rrup­ción y la eco­no­mía son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que el pró­xi­mo go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor se en­fren­ta­rá una vez que en­tre en fun­cio­nes.

En en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL, ase­gu­ró que la Igle­sia ca­tó­li­ca ac­túa ba­jo la ló­gi­ca de una “lai­ci­dad po­si­ti­va” en la que “so­mos pro­ta­go­nis­tas y te­ne­mos que apor­tar lo me­jor pa­ra el bien de los ciu­da­da­nos que ha­bi­ta­mos es­te país”.

Re­sal­tó que se re­quie­re la par­ti­ci­pa­ción de to­dos los ac­to­res de la so­cie­dad pa­ra re­cons­truir el te­ji­do so­cial y es­ta­ble­cer la paz, pues­to que “nin­gún país pue­de so­lo, ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar co­mo un equi­po”.

El tam­bién obis­po au­xi­liar de Mon­te­rrey en­fa­ti­zó que hay ce­ro to­le­ran­cia en la pe­de­ras­tia cle­ri­cal y que evi­tar es­tos ca­sos es una de las prio­ri­da­des pa­ra el Epis­co­pa­do Me­xi­cano, pues­to que po­ne en ries­go la “cre­di­bi­li­dad y sub­sis­ten­cia” de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Del 12 al 16 de no­viem­bre se lle­va­rá a ca­bo la 106 Asam­blea Ple­na­ria de la CEM, en la que los más de cien obis­pos del país que con­for­man es­te ór­gano co­le­gia­do vo­ta­rán pa­ra re­no­var el con­se­jo de pre­si­den­cia, el con­se­jo per­ma­nen­te, los car­gos de las ocho co­mi­sio­nes epis­co­pa­les y las 33 di­men­sio­nes que se de­ri­van de ellas, lo que su­ma 70 nom­bra­mien­tos.

¿Cuá­les son los pro­ble­mas que en­fren­ta­rá el pró­xi­mo go­bierno? —El pro­ble­ma de la vio­len­cia la in­se­gu­ri­dad, la co­rrup­ción, no re­ba­jar la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, apun­ta­lar la paz, la re­cons­truc­ción del te­ji­do so­cial, lo que tie­ne que ver con la in­se­gu­ri­dad.

¿La tran­si­ción de go­bierno re­pre­sen­ta un desafío pa­ra la Igle­sia? —Re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad, hay que man­te­ner, no só­lo an­tes de las elec­cio­nes un se­gui­mien­to a las pro­pues­tas, sino ha­cer­lo con el nue­vo go­bierno pa­ra que se con­duz­ca de acuer­do con la ley, con el bien co­mún, de acuer­do con te­mas que de­fen­de­mos, que son par­te de la doc­tri­na ca­tó­li­ca, lo que es la vi­da, la fa­mi­lia, lo que es el res­pe­to a la dig­ni­dad de las per­so­nas.

¿De qué ma­ne­ra van a co­la­bo­rar con el nue­vo go­bierno pa­ra la pa­ci­fi­ca­ción del país y la dis­mi­nu­ción de la vio­len­cia? —Va­mos a apor­tar un plan na­cio­nal de cons­truc­ción de paz, ver­sión 2018, pe­ro que vie­ne des­de 2010, lo es­ta­mos ac­tua­li­zan­do y con­sis­te en ofre­cer to­dos los re­cur­sos que tie­ne la Igle­sia ca­tó­li­ca en las di­fe­ren­tes dió­ce­sis, ta­les co­mo los cen­tros de es­cu­cha, cen­tros de aten­ción a víc­ti­mas, acom­pa­ña­mien­to de fa­mi­lias, bús­que­da de des­apa­re­ci­dos, los ta­lle­res de pa­dres de fa­mi­lia, las jor­na­das de ora­ción múl­ti­ple en las di­fe­ren­tes pa­rro­quias y to­do lo que ha­ce­mos co­mo Igle­sia.

¿De qué ma­ne­ra van a ar­ti­cu­lar to­dos es­tos es­fuer­zos con las ins­ti­tu­cio­nes del nue­vo go­bierno? —De­be­mos apro­ve­char es­te es­pa­cio que se ha abier­to a la so­cie­dad en los fo­ros de pa­ci­fi­ca­ción, ahí es don­de la Igle­sia, des­de su di­men­sión de jus­ti­cia, paz, fe y re­con­ci­lia­ción ofre­ce el tra­ba­jo que rea­li­za­mos, ya des­pués ve­re­mos si es­te es­pa­cio es el más idó­neo o el más efec­ti­vo pa­ra lle­gar a re­so­lu­cio­nes o ac­cio­nes con­cre­tas, eso ten­dre­mos que ver­lo, to­da­vía es­tá en ope­ra­ción, ten­dre­mos que bus­car qué otros es­pa­cios de co­la­bo­ra­ción se abren.

¿Cuá­les han si­do las me­di­das pa­ra evi­tar la pe­de­ras­tia? —Ha si­do un tra­ba­jo de mu­chos años, por lo me­nos des­de 2012. Aquí en la CEM se ini­ció la ela­bo­ra­ción de las lí­neas guía res­pec­to al com­por­ta­mien­to sa­cer­do­tal en ca­so de abu­so a me- no­res. To­mó cua­tro años en ver la luz y se apro­bó en no­viem­bre de 2016, lo que tie­ne que ver con un ins­tru­men­to pa­ra tra­tar esos de­li­tos de acuer­do al de­re­cho ca­nó­ni­co uni­ver­sal.

Un año des­pués, en no­viem­bre de 2017 se apro­bó el pro­to­co­lo de ac­ción sa­cer­do­tal con­tra me­no­res, de acuer­do a la ley ci­vil, en par­ti­cu­lar de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­ra que se re­pli­ca­ra en to­do el país.

Lo con­si­de­ra­mos prio­ri­dad, si no aten­de­mos el ca­so de abu­sos se­xua­les por par­te de clé­ri­gos, to­das nues­tras de­más ac­cio­nes pas­to­ra­les se vie­nen aba­jo y no po­de­mos ha­blar de po­bres, del cui­da­do de la tie­rra, de los mar­gi­na­dos si no aten­de­mos a los ni­ños abu­sa­dos por clé­ri­gos, esa es la prio­ri­dad.

“Si no aten­de­mos el ca­so de abu­sos se­xua­les por par­te de clé­ri­gos, to­das nues­tras de­más ac­cio­nes pas­to­ra­les se vie­nen aba­jo”

“Hay que man­te­ner, no só­lo an­tes de las elec­cio­nes un se­gui­mien­to a las pro­pues­tas, sino ha­cer­lo con el nue­vo go­bierno pa­ra que se con­duz­ca de acuer­do con la ley, con el bien co­mún”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.