REVIVEN LLA­MA OLÍM­PI­CA

Reviven el en­cen­di­do del pe­be­te­ro por Que­ta Ba­si­lio, quien ha­ce me­dio si­glo co­men­zó la his­to­ria al dar ini­cio a los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co 68.

El Universal - - PORTADA - AO

Mi­les de jó­ve­nes es­tán lis­tos pa­ra com­pe­tir en los XIX Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co 1968.

La ce­re­mo­nia se ini­ció a las 11 ho­ras. An­tes, el pú­bli­co es­pe­ra­ba con mú­si­ca que fue eje­cu­ta­da por ar­tis­tas que vie­nen a la Olim­pia­da Cul­tu­ral.

A la ho­ra men­cio­na­da hi­zo ac­to de pre­sen­cia el pre­si­den­te Gus­ta­vo Díaz Or­daz, a quien acom­pa­ña­ban su es­po­sa, Gua­da­lu­pe Bor­ja; el je­fe del De­par­ta­men­to del Dis­tri­to Fe­de­ral, Alfonso Co­ro­na; Avery Brun­da­ge, pre­si­den­te del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal, y el ar­qui­tec­to Pe­dro Ra­mí­rez Váz­quez, pre­si­den­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de es­tos Jue­gos.

El himno na­cio­nal fue en­to­na­do en gi­gan­tes­co co­ro por los asis­ten­tes al es­ta­dio Olím­pi­co, en­ca­be­za­dos por el Je­fe de la Na­ción, mien­tras se oye­ron a dis­tan­cia los 21 ca­ño­na­zos de or­de­nan­za.

En­tre aplau­sos, as­cen­die­ron len­ta­men­te los cin­co aros olím­pi­cos, y se ini­ció el des­fi­le de de­le­ga­cio­nes, que co­men­zó con Gre­cia y ter­mi­nó con Mé­xi­co.

Al pa­sar fren­te al pal­co pre­si­den­cial, ca­da de­le­ga­ción hi­zo un sa­lu­do, mien­tras sus in­te­gran­tes agi­ta­ban la mano en se­ñal de co­rres­pon­den­cia al pú­bli­co que los apo­ya­ba.

Al con­cluir el des­fi­le, el ar­qui­tec­to Ra­mí­rez Váz­quez subió a la tri­bu­na, acom­pa­ña­do de Avery Brun­da­ge y el pre­si­den­te Díaz Or­daz.

Des­pués de unos mi­nu­tos de mú­si­ca, se anun­ció la lle­ga­da de la an­tor­cha olím­pi­ca, pro­ce­den­te de Teo­tihua­cán.

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la era mo­der­na, una mu­jer, En­ri­que­ta Ba­si­lio, en­cen­dió el fue­go olím­pi­co.

To­dos las mi­ra­das se di­ri­gie­ron ha­cia ella, quien en cuan­to en­tró al es­ta­dio hi­zo es­ta­llar el jú­bi­lo en las tri­bu­nas.

En dos mi­nu­tos re­co­rrió la nue­va pis­ta de tar­tán del in­mue­ble y co­men­zó su as­cen­so rum­bo al pe­be­te­ro. Ya ahí, la jo­ven mo­vió la an­tor­cha de un la­do a otro. Al apro­xi­mar la lla­ma a su ob­je­ti­vo, ar­dió el fue­go que ilu­mi­na­rá el cur­so de los JJOO.

Vino el mo­men­to de que los atle­tas y jue­ces hi­cie­ran el ju­ra­men­to olím­pi­co, pa­ra con­du­cir­se con to­da leal­tad.

El en­car­ga­do de ha­cer­lo a nom­bre de los de­por­tis­tas fue el ma­ra­to­nis­ta Pa­blo Ga­rri­do.

Que­ta par­ti­ci­pó en 400 m, 80 m con va­llas y re­le­vo 4x100.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.