des­tino

Por­que Dis­ney SIEM­PRE es una bue­na idea.

ELLE (México) - - Julio - POR DESIREÉ TORRES

Si bien los par­ques te­má­ti­cos ya son un clá­si­co en las va­ca­cio­nes de nues­tra in­fan­cia, ac­tual­men­te, se han co­lo­ca­do en­tre los fa­vo­ri­tos de los mi­llo­nes de fa­ná­ti­cos de gran­des pe­lí­cu­las. De ahí que los Star Wars fans cuen­ten los mi­nu­tos pa­ra que apa­rez­ca el mun­do de las ga­la­xias; y los aman­tes de Ava­tar, por fin, vie­ron Pan­do­ra en una de las cons­truc­cio­nes más im­pre­sio­nan­tes, no so­lo co­mo jue­go, sino den­tro de la ar­qui­tec­tu­ra y la tecnología a ni­vel mun­dial.

1. VIA­JE AL MUN­DO EN UN PAR­QUE

Flo­we­rGar­de­nF es­ti­va­les una mues­tra ex­tra­or­di­na­ria del in­ge­nio de D is ne y. Sin em­bar­go, el par­que se ha vuel­to una de las atrac­cio­nes in­dis­pen­sa­bles pa­ra los fo odies, pues ca­da uno de los paí­ses ahí re­pre­sen­ta­dos bus­ca a los me­jo­res chefs pa­ra co­ci­nar aquí, so­bre­to­do, du­ran­te el Fo odan­dWi ne Fes­ti­val, que se lle­va­rá aca­bo del 31 de agos­to al 13 de no­viem­bre.

2. PAN­DO­RA, EL NUE­VO MUN­DO

El mun­do de Ava­tar es lo úl­ti­mo que le ro­ba el sue­ño a los aman­tes de la tecnología y, por su­pues­to, a los fa ns de la pe lid e Ja­mes Ca­me­ron. En es­te mun­do crea­do en Ani­mal King­domh ay dos atrac­cio­nes, una de és­tas es F light ofPas­sa­ge.P ar a lle­ga­ra es­ta ex­pe­rien­cia pa­sas por cue­vas, una zo­na­bio lu­mi­nis­cen­te y el la­bo­ra­to­rio, don­de un Ava­tar su­ma­men­te real y de ta­ma­ño nor­mal es­tá flotando en una pis­ci­na, pa­ra lue­go lle­var­te al centro del vue­lo. Ahí, la in­ter­ac­ción tec­no­ló­gi­ca con las pan­ta­llas an­tes

“EL MUN­DO DE PAN­DO­RA ES ME­JOR DE LO QUE YO ME HU­BIE­RA IMA­GI­NA­DO A MIS 19 AÑOS” –JA­MES CA­ME­RON

del des­pe­gue es inigua­la­ble, ya que en ese lu­gar de­sig­nan a tu Ava­tar me­dian­te el­mat ch de tu ADNy te dan ins­truc­cio­nes pre­ci­sas del vue­lo enBa ns he e. La atrac­ción con­sis­te en su­bir a unos asien­tos in­di­vi­dua­les y, con ayu­da de un si­mu­la­dor de al­tí si­ma tecnología, el pa­seo por Pan do­ra es la vi­ven­cia más im­pre­sio­nan­te, pues en­tre ba­ja­das a to­da ve­lo­ci­dad por la sel­va, el mar y las cue­vas, con la sen­sa­ción de ir en unBa ns he e, re­sul­ta muy di­fí­cil de creer que eso es so­lo un si­mu­la­dor. Tam­bién es­tá el via­je por el río Na` vi, un tra­yec­to en una ca­noa, don­de ha­ces to­do un re­co­rri­do en­tre las plan­tas­bio lu­mi­nis­cen­tes mien­tras te to­pas con ani­ma­tro­nics in­creí­ble­men­te reales. Una cha­ma na­que can­ta y bai­la mien­tras pa­sas es la me­jor pos­tal de es­ta atrac­ción.

3. HAP­PILY EVER AFTER

To­das he­mos so­ña­do con al­gu­na his­to­ria de D is ne y, sin que es­to sig­ni­fi­que ser un aS now W hi­te. Por eso, el cas­ti­llo deMa­gi­cKing dom, co­mo sím­bo­lo de to­das esas his­to­rias, se con­sa­gra con el me­jor­map­ping del­mun­do.Al com­pás de mú­si­ca de las pe­lí­cu­las, imá­ge­nes, lu­ces y ani­ma­ción so­bre el cas­ti­llo de Ce­ni­cien­ta po­drás vi­vir el cie­rre per­fec­to de un gran día en el par­que. Es­te es­pec­tácu­lo se inau­gu­ra co­mo par­te

de es­te ve­rano pa­ra re­ci­bir a mi­les de vi­si­tan­tes, quie­nes ya no so­lo es­pe­ran ver fue­gos ar­ti­fi­cia­les, sino que, con gran tecnología, lo­gran re­pre­sen­tar es­ce­nas en mo­vi­mien­to, co­mo la pe­lea en­tre S car y Mu fas a, olas ri­sas ma­lé­fi­cas de los an­ta­go­nis­tas de mu­chos de­los fil­mes de la ca­sa. La mú­si­ca es real­men­te ex­tra­or­di­na­ria, con la voz de An­gieKeil ha uer­yJor dan Fis­her, quie­nes con su ta­len­to crean una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

4. EL LIFESTYLE DE DIS­NEY SPRINGS

Lo­quean te ser aun co­rre­dor de tien­das de la mar­ca D is ne y y al­gu­nos res­tau­ran­tes, aho­ra se ha con­ver­ti­do en uno de los si­tios don­de els­hop­ping es tam­bién una ex­pe­rien­cia. Los foods­pots son un must que es­te par­ques eh a en­car­ga­do de pro mo­ver, así, lu­ga­res co­moThePo­li te Pig, T he W in e Bar Geor­ge oT he E di son con­ju­gan los sa­bor es del ve­rano, y allí ca­da día se ce­le­bra al­go. En D is ne y Springs pue­des en­con­trar des­de ba­res has­ta bar­be­rías y tien­das de mue­bles de di­se­ño. So­bre­to­do, con te­mas muy fan­ta­sio­sos y pie­zas úni­cas, traí­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra co­lec­cio­nis­tas. Tam­po­co te pier­das la nue­va tien­da de Co­ca-Co­la, con una te­rra­za in­creí­ble, en don­de te ofre­cen be­bi­das de es­ta mar­ca, de di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

LA AVEN­TU­RA NO SE DE­TIE­NE EN LOS PAR­QUES, SINO EN LOS SA­FA­RIS, EN LAS TIEN­DAS DE DI­SE­ÑO EX­CLU­SI­VO DE DIS­NEY Y EN LOS ES­PEC­TÁCU­LOS DE CA­DA NO­CHE

El des­fi­le que se lle­va a ca­bo to­das las tar­des en Ma­gic King­dom si­gue sien­do icó­ni­co. La re­no­va­ción de los dis­fra­ces tam­bién in­clu­ye tecnología de pri­me­ra, co­mo el de The Beast.

ANI­MAL KING­DOM LOD­GE ES UNA EX­CE­LEN­TE OP­CIÓN PA­RA UN SA­FA­RI, AUN­QUE DES­DE LAS HA­BI­TA­CIO­NES ES PO­SI­BLE VER JI­RA­FAS, ALCES Y ÑUS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.