ac­tue­lle

Por y pa­ra un cuer­po de 10.

ELLE (México) - - Julio - POR PAU­LI­NA FLO­REN­CIA

La piel de na­ran­ja, cien­tí­fi­ca­men­te co­no­ci­da co­mo ce­lu­li­tis, “son los de­pó­si­tos de­li­mi­ta­dos de gra­sa que ocu­rren en mus­los, ca­de­ra y pom­pas”, ex­pli­ca el der­ma­tó­lo­go Ja­vier Ruiz. Es­te pro­ble­ma tan co­mún y tan vi­si­ble en mu­chas mu­je­res pue­de ser pro­vo­ca­do por di­fe­ren­tes fac­to­res, ta­les co­mo “la for­ma de dis­tri­bu­ción del te­ji­do gra­so, ma­la cir­cu­la­ción tan­to ve­no­sa co­mo lin­fá­ti­ca, hor­mo­nas fe­me­ni­nas, se­den­ta­ris­mo, ta­ba­quis­mo, ali­men­ta­ción y has­ta la he­ren­cia, que pue­de afec­tar en la edad de su apa­ri­ción y la gra­ve­dad del pa­de­ci­mien­to”, agre­ga Ja­vier. En pa­la­bras un tan­to más sen­ci­llas y qui­tan­do el fac­tor he­re­di­ta­rio, la ce­lu­li­tis, en gran par­te, tie­ne que ver con tu es­ti­lo de vi­da y có­mo tra­tas tu cuer­po día a día. Exis­te el mi­to de que una piel bron­cea­da ayu­da a re­du­cir la apa­rien­cia de la piel na­ran­ja, pe­ro nues­tros ex­per­tos ase­gu­ran que, úni­ca­men­te, es un efec­to óp­ti­co pa­sa­je­ro, pues so­lo ha­ce que sea me­nos evi­den­te tem­po­ral­men­te. Lo que sí con­fir­man es que los ra­yos UV pue­den cau­sar más da­ños que be­ne­fi­cios, co­mo que­ma­du­ras, ex­ce­so de pro­duc­ción de me­la­ni­na, re­se­que­dad ex­tre­ma, en­tre otras mu­chas co­sas más. En ELLE no so­mos de las que nos gus­ta ta­par el sol con un de­do y me­nos, cuan­do se tra­ta de la sa­lud de nues­tra piel, así que en vez de re­cu­rrir a una so­lu­ción pa­sa­je­ra, op­ta por bus­car efec­tos a lar­go pla­zo y de ma­ne­ra efi­caz. Otro de los mi­tos más co­mu­nes es que las mu­je­res fla­cas no tie­nen ce­lu­li­tis, lo cual es com­ple­ta­men­te fal­so, pues “tan­to cuer­pos del­ga­dos co­mo los que tie­nen so­bre­pe­so ex­pe­ri­men­tan es­te pa­de­ci­mien­to, que pue­de apa­re­cer en la pu­ber­tad, sin em­bar­go, sue­le ser más evi­den­te en mu­je­res ma­yo­res de 30 años”, afir­ma Ruiz. El he­cho de que las mu­je­res sean más pro­pen­sas a te­ner ce­lu­li­tis (afec­ta has­ta 90% de ellas) se de­be a la pro­duc­ción de es­tró­ge­nos. Ja­vier ex­pli­ca que la par­ti­ci­pa­ción de hor­mo­nas fe­me­ni­nas es, sin du­da, uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les, ya que son las res­pon­sa­bles de la evo­lu­ción, el agra­va­mien­to y la di­fi­cul­tad pa­ra eli­mi­nar­la. Es por eso que en la ado­les­cen­cia comienza a desa­rro­llar­se la ma­sa adi­po­sa, pues los an­ti­con­cep­ti­vos tam­bién jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal de­bi­do a que tie­nen mu­chas hor­mo­nas. Una vez que sa­be­mos a ciencia cier­ta qué es la ce­lu­li­tis y cuál es la cau­sa de es­te pro­ble­ma, va­ya­mos a la pre­gun­ta del mi­llón ¿Có­mo nos des­ha­ce­mos de ella? La cru­da reali­dad es que la tecnología aún no ha avan­za­do lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra eli­mi­nar­la al cien por cien­to, úni­ca­men­te exis­te apa­ra­to­lo­gía y pro­ce­di­mien­tos no qui­rúr­gi­cos que ayu­dan a dis­mi­nuir su apa­rien­cia. Pe­ro po­de­mos em­pe­zar por lo bá­si­co, so­bre to­do, si no cuen­tas con el pre­su­pues­to ne­ce­sa­rio, bas­ta con te­ner dis­ci­pli­na y to­das las ga­nas del mun­do. Co­men­ce­mos por la ali­men­ta­ción. Si la piel de na­ran­ja es acu­mu­la­ción de gra­sa, lo ló­gi­co es que le ba­je­mos a las gra­sas sa­tu­ra­das y al azú­car, que si se con­su­me en ex­ce­so, lo que tu cuer­po no uti­li­za lo me­ta­bo­li­za co­mo gra­sa. Asi­mis­mo, to­mar mu­cha agua dia­ria­men­te es in­dis­pen­sa­ble, pues ayu­da a eli­mi­nar la acu­mu­la­ción de adi­po­si­da­des de ma­ne­ra na­tu­ral y efi­caz. ¿Es ne­ce­sa­rio ha­cer ejer­ci­cio? En gran par­te, sí, “el se­den­ta­ris­mo, es de­cir, no rea­li­zar nin­gu­na actividad fí­si­ca des­de tem­pra­na edad, tam­bién pro­pi­cia que la piel de na­ran­ja se ge­ne­re”, se­ña­la el der­ma­tó­lo­go.

Rea­li­zar­lo al me­nos tres ve­ces a la semana ayu­da “a que me­jo­re la cir­cu­la­ción y a pre­ve­nir los me­ca­nis­mos fi­sio­pa­to­ló­gi­cos que dan lu­gar a la ce­lu­li­tis cuan­do ya es­tá ins­ta­la­da pa­ra que no con­ti­núe”, agre­ga. Pe­ro si ya hi­ci­mos lo an­te­rior y el pro­ble­ma per­sis­te, pue­des acu­dir a la apa­ra­to­lo­gía. “Hoy en día, exis­ten mu­chas op­cio­nes, co­mo la ca­bo­xi­te­ra­pia, el dre­na­je lin­fá­ti­co, la ra­dio­fre­cuen­cia, la apli­ca­ción de en­zi­mas li­po­lí­ti­cas e, in­clu­so, lo más nue­vo, que se lla­ma Cell­fi­na”. Sus usos de­pen­den del diag­nós­ti­co de ca­da per­so­na y las se­sio­nes pue­den va­riar de una o dos ve­ces por semana, con un tra­ta­mien­to de 12 en to­tal y co­mo má­xi­mo. La ma­ra­vi­lla de es­te nue­vo e in­no­va­dor tra­ta­mien­to (Cell­fi­na) es que se apli­ca en una so­la se­sión al año. Ade­más, es con­si­de­ra­do mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo y muy efi­caz con­tra la ce­lu­li­tis. ¿Lo me­jor de to­do? Sus re­sul­ta­dos pue­den du­rar has­ta tres años si tie­nes los cui­da­dos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te. “El equi­po tie­ne un ca­be­zal que rea­li­za una pe­que­ña suc­ción pa­ra atra­par la zo­na a tra­tar ha­cien­do un efec­to de va­cío. Es­te ca­be­zal tie­ne in­cor­po­ra­das unas mi­cro­agu­jas que van cor­tan­do el te­ji­do fi­bro­so que ti­ra de los ho­yue­los ha­cia aba­jo y for­ma las de­pre­sio­nes tí­pi­cas de la piel de na­ran­ja. Pri­me­ro se apli­ca li­do­caí­na pa­ra anes­te­siar la zo­na y evi­tar el do­lor y las se­sio­nes du­ran apro­xi­ma­da­men­te 45 mi­nu­tos. En ge­ne­ral, es po­si­ble te­ner una me­jo­ría has­ta de un 70 por cien­to. Los re­sul­ta­dos de to­dos es­tos pro­ce­di­mien­tos, au­na­dos a la ali­men­ta­ción y el ejer­ci­cio, se pue­den no­tar de tres a cua­tro se­ma­nas, pe­ro to­do de­pen­de­rá mu­cho de ti, pues na­da fun­cio­na co­mo por ar­te de ma­gia. Es ne­ce­sa­rio mu­cho com­pro­mi­so y de­di­ca­ción. Un cui­da­do que en­glo­ba mu­chos as­pec­tos y en el que to­do su­ma.

“LA CE­LU­LI­TIS ES UN PA­DE­CI­MIEN­TO PRO­PIO DE LAS MU­JE­RES Y AFEC­TA HAS­TA EL 90% DE ELLAS” –JA­VIER RUIZ

En lo que co­mien­zas a no­tar re­sul­ta­dos, haz de los tra­jes de ba­ño vin­ta­ge (que es­tán tan cool) tus me­jo­res alia­dos.

elle.mx Alé­ja­te de los jeans muy pe­ga­dos, ya que pue­den afec­tar la cir­cu­la­ción y pro­pi­ciar la ce­lu­li­tis sin que te des cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.