so­ciety

LO IM­POR­TAN­TE ES EL TA­LEN­TO, DI­CE PAO­LA KU­RI, NO EL GÉ­NE­RO. ÉS­TA ES LA HIS­TO­RIA DE LA MU­JER QUE DE­FIEN­DE TU DE­RE­CHO A PRAC­TI­CAR EL DE­POR­TE QUE MÁS AMAS SIN TE­NER QUE PREOCUPARTE POR LOS ES­TE­REO­TI­POS DE GÉ­NE­RO.

ELLE (México) - - News - POR ALE­JAN­DRA CRAIL

Pao­la Ku­ri nos cuen­ta có­mo desafió el gé­ne­ro pa­ra prac­ti­car el de­por­te que amas.

Qué­pa­sa si eres mu­jer y quie­res de­di­car­te a ju­gar fut­bol? ¿O si eres hom­bre y te apa­sio­na bai­lar ba­llet? La res­pues­ta a am­bas pre­gun­tas, di­ce Pao­la Ku­ri, ten­dría que ser “na­da”, pe­ro en un país co­mo Mé­xi­co don­de pre­do­mi­nan los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, en reali­dad, pa­san mu­chas co­sas. Ella lo sa­be de pro­pia mano. Pao­la, quien pa­teó por pri­me­ra vez un ba­lón de fut­bol a los tres años, se en­fren­tó a lo lar­go de su vi­da a una ola de co­men­ta­rios que le in­di­ca­ban que ese de­por­te era ex­clu­si­vo de hom­bres y que ella no de­bía prac­ti­car­lo. Lo re­cuer­da en la in­fan­cia, cuan­do tra­ta­ba de ver­se ru­da y se po­nía la go­rra al re­vés, se aguan­ta­ba las bur­las en las cas­ca­ri­tas en los par­ques y la lla­ma­ban ma­cho­rra por jun­tar­se con pu­ros ni­ños; pe­ro tam­bién du­ran­te la li­cen­cia­tu­ra cuan­do co­rría de ex­tre­mo a ex­tre­mo del cam­pus de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na, de la can­cha de fut­bol has­ta el sa­lón de cla­ses, pa­ra ter­mi­nar en­fren­tán­do­se a pro­fe­so­res que le pre­gun­ta­ban cons­tan­te­men­te: “¿Tú qué ha­ces ju­gan­do fut­bol?”. A pe­sar de los obs­tácu­los, la jo­ven, a quien sus co­no­ci­dos lla­man “La We­ra Ku­ri”, nun­ca de­jó el ba­lom­pié y fue esa pa­sión por un de­por­te “no ap­to pa­ra mu­je­res” la que la lle­vó a ser re­co­no­ci­da co­mo una de las prin­ci­pa­les im­pul­so­ras de la equi­dad de gé­ne­ro en el de­por­te. La We­ra, ojos ca­fés cla­ros y mi­ra­da pe­ne­tran­te, plas­mó en un tex­to de 2015 la fal­ta de un pi­so pa­re­jo en el fut­bol, el cual se di­fun­dió en las re­des so­cia­les, que es­ta­lla­ron en apo­yo y so­li­da­ri­dad. Men­cio­nes y men­sa­jes, uno tras otro, fue­ron apa­re­cien­do los pa­dres que no te­nían a dón­de lle­var a sus hi­jas a ju­gar fut­bol, las chi­cas que siem­pre so­ña­ron con ser pro­fe­sio­na­les, pe­ro que nun­ca tu­vie­ron opor­tu­ni­dad, otras más a quie­nes la gen­te lla­ma­ba “les­bia­nas” y “ma­cho­rras” por se­guir su pa­sión. “No po­día creer que, des­pués de 23 años, des­de la pri­me­ra vez que yo to­qué un ba­lón, las co­sas no hu­bie­ran cam­bia­do na­da”, re­cuer­da. Ahí en­con­tró su mo­tor pa­ra crear la pri­me­ra ini­cia­ti­va en pro de la equi­dad de gé­ne­ro en el de­por­te: Fut Sin Gé­ne­ro. De la mano de po­ten­tes men­sa­jes, las re­des so­cia­les y unos cuan­tos alia­dos, es­ta ini­cia­ti­va se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res de lo que hoy po­de­mos lla­mar reali­dad, una que te­ne­mos por pri­me­ra vez en el país: una li­ga pro­fe­sio­nal de fut­bol fe­me­nil. Pe­ro lo que des­cu­brió Ku­ri con es­te ejer­ci­cio es que el ma­chis­mo no só­lo es­tá pre­sen­te den­tro del fut­bol, sino que abar­ca la ma­yo­ría de los deportes, so­bre to­do, aque­llos que se sa­len de los ro­les de gé­ne­ro que la so­cie­dad es­ta­ble­ció des­de ha­ce años y que, se­gún ex­pli­ca, han coar­ta­do la pa­sión y el ta­len­to de mu­chas mu­je­res. ”Si eres ni­ña, te tie­nes que ver bien. Si eres mu­jer, tie­nes que es­tar ma­qui­lla­da y lle­var las uñas pin­ta­das. Su­dar y es­for­zar­te no te va. La so­cie­dad ori­lla a las ni­ñas a preo­cu­par­se más por su as­pec­to fí­si­co, por su es­ta­tus so­cial, que por se­guir sus sue­ños y mu­chas de­jan de ha­cer de­por­te por eso”, se­ña­la Ku­ri. Deportes co­mo el bas­quet­bol, el béis­bol, el fut­bol ame­ri­cano, las ar­tes mar­cia­les o el box se vuel­ven ex­clu­si­vos de un gé­ne­ro y eso, ase­gu­ra Ku­ri, lle­va a mu­chas mu­je­res –prin­ci­pal­men­te, en la eta­pa de la ado­les­cen­cia– a prio­ri­zar su ima­gen por en­ci­ma de sus gus­tos. Una si­tua­ción que los pa­dres no pre­vén, pues mu­chos de ellos con­si­de­ran que te­ner hi­jas de­por­tis­tas no es re­di­tua­ble pa­ra su fu­tu­ro, de­bi­do a la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de pro­fe­sio­na­li­za­ción. En cam­bio, im­pul­san el aban­dono de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra pri­vi­le­giar otras que con­si­de­ran más exi­to­sas. En el ca­so de los jó­ve­nes es di­fe­ren­te, pues, pa­ra ellos, afir­ma la em­pren­de­do­ra, sí exis­te una es­truc­tu­ra so­cial que les per­mi­te ser exi­to­sos en el de­por­te e, in­clu­so, vi­vir de ello, por lo que el apo­yo fa­mi­liar es­tá muy pre­sen­te. Co­no­cer que hay es­tu­dios que res­pal­dan la reali­dad a la que ella se en­fren­tó, la hi­zo ini­ciar una nue­va cam­pa­ña que tie­ne la fi­na­li­dad de de­jar en cla­ro que lo im­por­tan­te en cual­quier dis­ci­pli­na es el ta­len­to, no el gé­ne­ro. Con Strong Wo­men Bet­ter World quie­re de­mos­trar que la fe­mi­ni­dad no es­tá pe­lea­da con el de­por­te, que amar una dis­ci­pli­na de con­tac­to, de fuer­za, de cho­que no nos qui­ta iden­ti­dad, al con­tra­rio, nos for­ta­le­ce y nos da he­rra­mien­tas pa­ra afron­tar el mun­do de di­ver­sas for­mas. “Las mu­je­res po­de­mos ser frá­gi­les así co­mo po­de­mos ser há­bi­les y fuer­tes, tam­bién nos gus­ta arries­gar, im­pac­tar y eso no nos ha­ce me­nos atrac­ti­vas. Ku­ri quie­re que eli­mi­ne­mos to­das eti­que­tas que pri­van y frus­tran vi­das, que de­je­mos que el ta­len­to ha­ble por en­ci­ma de los ro­les so­cia­les. Es una invitación a to­das pa­ra ha­cer­se due­ñas de sus cuer­pos, pa­ra lle­var­los al lí­mi­te, pa­ra dis­fru­tar el do­lor de los múscu­los tras los en­tre­na­mien­tos, pe­ro, so­bre to­do: a de­fen­der el de­re­cho de prac­ti­car­lo sin pre­jui­cios.

#ELLECONSEJO

Una de las me­jo­res for­mas de com­ba­tir los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro en el de­por­te es de­fen­der nues­tro de­re­cho a prac­ti­car­lo li­bre­men­te.

Pao­la Ku­ri fue una de las prin­ci­pa­les im­pul­so­ras de la Li­ga MX Fe­me­nil en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.