so­ciety

(EL ÉXI­TO OCUL­TO DE RE­NUN­CIAR A TU TRA­BA­JO)

ELLE (México) - - Contents - DA­NIE­LA ZAMUDIO POR

¿Mi­llen­nials = quit­ter?

¿ Por qué de­be­ría con­tra­tar­te?” Mi arro­gan­cia es­cu­pía en mi ca­be­za “por­que soy la me­jor pa­ra es­te pues­to”, pe­ro mi sub­cons­cien­te, el no mi­llen­nial, el ra­cio­nal, em­pe­zó a ver­ba­li­zar de la ma­ne­ra más ob­je­ti­va que pu­do: au­to­cum­pli­dos con el equi­li­brio ade­cua­do en­tre so­ber­bia y hu­mil­dad. Lue­go lle­gó la se­gun­da y más te­mi­da pre­gun­ta: “¿Por qué has cam­bia­do tan­to de tra­ba­jos?”. Dah, por­que soy mi­llen­nial. Pe­ro, por for­tu­na res­pon­dí: “Es que creo que re­nun­ciar es otro ca­mino pa­ra avan­zar”. Pan­ta­lón a la cin­tu­ra en­ta­lla­do, una blu­sa dis­cre­ta y un gran par de ta­co­nes. Los accesorios com­ple­men­ta­rios: un Ven­ti del día, de la vi­si­ta re­gla­men­ta­ria al Star­bucks más cer­cano, y una can­ti­dad ri­dí­cu­la de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos vi­bran­do pa­ra re­cor­dar­me la ho­ra exac­ta en la que de­bía pre­sen­tar­me a mi úl­ti­ma en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. Las ma­nos me tem­bla­ban un po­co. No su­pe dis­tin­guir si era por el me­dio li­tro de ca­fé que in­ge­ría en ayu­nas o por un ner­vio ge­nuino, pro­duc­to del te­mor a de­cir al­go in­co­rrec­to o no de­cir lo ne­ce­sa­rio pa­ra ex­pre­sar mis ga­nas des­con­tro­la­das de ob­te­ner ese pues­to. Aquel hom­bre im­pe­ca­ble­men­te bien ves­ti­do y con una son­ri­sa que bien po­dría ser su me­jor po­ker fa­ce, que­dó in­tri­ga­do con mi res­pues­ta. “Y, ¿có­mo exac­ta­men­te es que avan­zas si re­nun­cias?”. Ve­rán, yo creo que mi in­ter­lo­cu­tor no pu­so aten­ción a mi CV. De ha­ber­lo he­cho, hu­bie­ra sa­bi­do que lle­vo seis tra­ba­jos en 12 años de vi­da la­bo­ral y ésa no es la pri­me­ra vez que ex­pli­ca­ba las cir­cuns­tan­cias que me lle­va­ron a en­tre­gar seis car­tas de re­nun­cia en ca­da uno de esos tra­ba­jos. Pe­ro en es­ta oca­sión era di­fe­ren­te. No me pe­dían ex­pli­car có­mo lle­gué ahí, sino por qué lo con­si­de­ra­ba una es­tra­te­gia só­li­da pa­ra avan­zar en la vi­da cor­po­ra­ti­va. Fue la pri­me­ra vez que re­ci­bí un che­que de nó­mi­na, a los 18 años, cuan­do apren­dí el valor de mis pro­pios re­cur­sos: mi tiem­po y mis ha­bi­li­da­des. Desde mi pun­to de vis­ta, la in­ver­sión de es­tos re­cur­sos en un nue­vo tra­ba­jo de­ben te­ner un re­torno vi­si­ble y ca­si in­me­dia­to pa­ra mí: apren­di­za­je, ex­pe­rien­cia, re­mu­ne­ra­ción eco­nó­mi­ca, buen ambiente de tra­ba­jo, con­tac­tos. Así que, cuan­do no los en­con­tra­ba, mi sa­li­da más ló­gi­ca –aun­que no más fá­cil– era y si­gue sien­do re­nun­ciar. An­tes de que vol­teen los ojos an­te un plan­tea­mien­to tan re­pu­dia­do por las ge­ne­ra­cio­nes pre­vias, de­bo acla­rar, en mi de­fen­sa, que la con­di­ción pa­ra re­nun­ciar era te­ner un me­jor plan, un ob­je­ti­vo más gran­de, más cla­ro, con me­jor fit pa­ra mí, y nun­ca co­mo pro­duc­to de un be­rrin­che o un im­pul­so. Por eso es que hoy, el sa­ber a qué y có­mo re­nun­ciar se ha vuel­to mi más gran­de for­ta­le­za. No siem­pre es una op­ción, por su­pues­to. Hay mu­chas va­ria­bles en jue­go, pe­ro cuan­do exis­te la opor­tu­ni­dad hay que to­mar­la. A lo lar­go de los años he des­cu­bier­to que acep­tar tra­ba­jos ca­da vez más afi­nes a mis in­tere­ses, me ha per­mi­ti­do dis­fru­tar las res­pon­sa­bi­li­da­des y, por lo tan­to, ser más pro­duc­ti­va. He apren­di­do mu­cho más al es­tar in­mer­sa en al­go que me in­tere­sa. Y la com­bi­na­ción de am­bas co­sas es lo que me ha ayu­da­do a ser bue­na en lo que ha­go y a te­ner ca­da vez más opor­tu­ni­da­des en mi cam­po de tra­ba­jo. La bús­que­da de es­ta afi­ni­dad la­bo­ral no es co­sa fá­cil. Es com­pli­ca­do sa­ber, de en­tra­da, si el tra­ba­jo se­rá to­do lo que pro­me­te. Lo to­mas es­pe­ran­do que lo sea, pe­ro no siem­pre ocu­rre así. Es un po­co co­mo ha­cer match en Tin­der. En Tin­der, uno swi­pea de­re­cha o iz­quier­da tan­tas ve­ces co­mo lo desee ba­sa­do en una fo­to y una bio­gra­fía. Hay una pri­me­ra ci­ta o en­tre­vis­ta y, even­tual­men­te, una se­gun­da. De ser sa­tis­fac­to­rio pa­ra am­bas par­tes, hay una pro­pues­ta. La acep­tas, pe­ro en reali­dad no sa­bes có­mo se­rá la re­la­ción una se­ma­na, un mes o un año des­pués. Y hay ve­ces en que re­sul­ta tan di­fe­ren­te, que lo me­jor es se­guir bus­can­do al­go más afín. Ha­ber pa­sa­do por seis tra­ba­jos no es al­go de lo que me enor­gu­llez­ca par­ti­cu­lar­men­te. Me gus­ta­ría ha­ber te­ni­do más ha­bi­li­da­des pa­ra de­tec­tar es­tas se­ña­les an­tes de pa­sar por un pro­ce­so de con­tra­ta­ción o un primer día en donde no sa­bes bien qué haces ahí. Pe­ro tam­po­co me arre­pien­to en lo más mí­ni­mo. Ha­ber sa­bi­do re­nun­ciar a tiem­po y de la ma­ne­ra co­rrec­ta se con­vir­tió en una es­tra­te­gia que hoy me per­mi­te es­tar en un lu­gar en donde dis­fru­to ca­da ho­ra y en donde no odio los lu­nes, al con­tra­rio, los es­pe­ro. El mun­do ne­ce­si­ta gen­te que ame lo que ha­ce. Y te­ner un tra­ba­jo que nos gus­te y nos lle­ne, pue­de ser el primer pa­so pa­ra lo­grar­lo.

#ELLECONSEJO

Las lis­tas siem­pre ayu­dan a te­ner una vi­sión más ob­je­ti­va. An­tes de re­nun­ciar, eva­lúa las co­sas que dis­fru­tas y las que no de tu tra­ba­jo ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.