in­si­der

SI AÚN NO CO­NO­CES ES­TE NOM­BRE DE LA IN­DUS­TRIA, ELLA NO PER­DE­RÁ EL SUE­ÑO, POR­QUE YA LO SA­BEN DE ME­MO­RIA CELEBRIDADES CO­MO JUS­TIN BIE­BER, KARLIE KLOSS O SA­RAH PAUL­SON, ES LA CE­LE­BRITY STY­LIST QUE SE HA ADUE­ÑA­DO DE LAS RED CARPETS.

ELLE (México) - - Contents - POR JOR­DI LI­NA­RES RI­VAS

Karla Welch, de fas­hion sty­list a fas­hion icon.

Exis­te ese je ne sais quoi en las per­so­nas con es­ti­lo que tie­nen el po­der de ves­tir una t-shirt blan­ca con jeans y ha­cer­se no­tar. Es­te atri­bu­to lo posee Karla Welch y no pa­só des­aper­ci­bi­do pa­ra Ha­nes, quien en­car­gó a la sty­list una co­la­bo­ra­ción pa­ra crear pla­ye­ras blan­cas. ¿Sen­ci­llo? No cuan­do tie­nes el to­que de Karla, al gra­do de que Man Re­pe­ller ha afir­ma­do, con­tun­den­te: “Fi­nal­men­te, en­con­tré mi tee blan­ca per­fec­ta”. Karla tie­ne el ojo pa­ra sa­ber qué es­ti­lo va con ca­da uno de sus clien­tes y el fee­ling pa­ra im­po­ner ten­den­cia a tra­vés de ellos; su talento la ha lle­va­do a cum­plir el sue­ño de los crea­ti­vos de la mo­da: ca­pi­ta­li­zar su buen gus­to. Co­no­cí a Karla en Haus of Strauss, el show­room más ex­clu­si­vo de Le­vi’s en Los Án­ge­les, mien­tras pre­sen­ta­ba su se­gun­da gran co­la­bo­ra­ción con la mar­ca –Le­vi’s x Karla– con mo­ti­vo del aniver­sa­rio del icó­ni­co mo­de­lo 501, y me con­fe­só que el mo­men­to que es­tá vi­vien­do es un sue­ño he­cho reali­dad. Su amor por la mo­da em­pe­zó cuan­do era ni­ña y hu­bo tres fac­to­res que lo de­to­na­ron. El pri­me­ro, que su pa­pá te­nía una tien­da de mens­wear y tra­ba­jó ahí. El se­gun­do, la se­rie de los 90 Fas­hion Fi­les, con Tim Blanks. El ter­ce­ro y más cu­rio­so, ha­ber asis­ti­do a una es­cue­la ca­tó­li­ca. “Te­nía que usar uni­for­me, en­ton­ces to­do lo que ha­cía era so­ñar con qué usa­ría si no tu­vie­ra que lle­var­lo, creo que eso in­fluen­ció mu­cho”; tam­bién afir­ma que aun­que ya no se iden­ti­fi­ca co­mo una per­so­na re­li­gio­sa, ama al pa­pa Fran­cis­co y le en­can­ta­ría que Le­vi’s hi­cie­ra ro­pa pa­ra él. En es­ta co­la­bo­ra­ción (va­le la pe­na men­cio­nar que se ago­tó en un par de ho­ras), Karla ha de­ja­do dos co­sas claras so­bre su vi­sión y su pa­pel en la in­dus­tria de la mo­da: sus­ten­ta­bi­li­dad e in­fluen­cia. La co­lec­ción com­ple­ta se ha di­se­ña­do con mez­cli­lla co­lor ín­di­go, la me­nos con­ta­mi­nan­te y más du­ra­de­ra, pues quie­re que en 20 años la gen­te la si­ga usan­do y que en 200, al­guien más pue­da en­con­trar­la en un ba­zar de pul­gas y con­ti­nuar usán­do­la. En la cam­pa­ña par­ti­ci­pan 30 mu­je­res po­de­ro­sas de di­fe­ren­tes in­dus­trias, co­mo Yara Sahi­di, Am­ber Va­llet­ta, Hai­ley Bald­win y SoKo, en­tre otras, to­das ellas ami­gas per­so­na­les de Karla. “So­la­men­te le pre­gun­té a mis chi­cas si que­rían ser par­te de es­to y to­das vi­nie­ron”, me pla­ti­ca co­mo si se tra­ta­ra de al­go tan sim­ple co­mo pe­dir un Uber, “to­das

“UNOS JEANS SON LA PIE­ZA MÁS DE­MO­CRÁ­TI­CA, TO­DO MUN­DO TIE­NE UN PAR Y YA SEA QUE LOS USES PA­RA EL TRA­BA­JO, DE FOR­MA UTILITARIA O SÚ­PER HIGH FAS­HION, CUM­PLEN”

son mu­je­res po­de­ro­sas que de­fien­den sus creen­cias, que uti­li­zan sus pla­ta­for­mas pa­ra el cam­bio y no tie­nen mie­do, ésa es la me­jor par­te”. Cla­ro, y ol­vi­dé men­cio­nar que la mis­ma Yo­ko Ono le do­nó una de sus can­cio­nes pa­ra el vi­deo, unién­do­se a es­ta re­vo­lu­ción de ba­dass wo­men. Cuan­do Welch no es­tá crean­do las co­la­bo­ra­cio­nes más ven­di­das o reuni­da con sus fa­bu­lo­sas ami­gas, se en­cuen­tra tra­ba­jan­do ar­dua­men­te, en es­pe­cial, cuan­do es tem­po­ra­da de pre­mia­cio­nes. Pa­ra ella, la par­te más com­ple­ja de ves­tir a una es­tre­lla son las ho­ras in­ver­ti­das en crear un look. Sin em­bar­go, su se­cre­to pa­ra fa­ci­li­tar­lo es co­no­cer el gus­to de ca­da clien­te y así ha­cer­lo un pro­ce­so muy or­gá­ni­co. Su me­jor con­se­jo al mo­men­to de ha­cer shop­ping es con­ver­tir­nos en un com­pra­dor cons­cien­te, “al sa­ber que tu dó­lar es tu vo­to y que pue­des lo­grar un cam­bio al com­prar co­sas he­chas con amor, que tie­nen un buen fin y usan­do tu ro­pa, no so­lo ti­rán­do­la”. Pa­ra Karla, el cam­bio en la mo­da lle­ga­rá a tra­vés de los con­su­mi­do­res “pen­san­do en có­mo fue ela­bo­ra­da tu ro­pa, en dón­de y si fue he­cha con jus­ti­cia so­cial, así es co­mo de­bes gas­tar tu di­ne­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.