Spa

En Feel Ur­ban Day Spa by Aqua es­tá pen­sa­do pa­ra el má­xi­mo dis­fru­te de los sen­ti­dos.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Ana Ma. Pra­do

To­da la tran­qui­li­dad e in­ti­mi­dad que ne­ce­si­tas en el Feel Ur­ban Day Spa.

El lobby del ho­tel Aqua Ur­ban Re­sort en San­ta Fe, sin im­por­tar el día de la se­ma­na, siem­pre es un lu­gar muy con­cu­rri­do, pe­ro a tan só­lo unos me­tros a un cos­ta­do del mis­mo, se abre la puer­ta a un es­pa­cio que en­cap­su­la el tiem­po y se ale­ja del rui­do ofre­cien­do la po­si­bi­li­dad de des­co­nec­tar­se de to­do y de to­dos.

Así fue co­mo des­cu­brí Feel Ur­ban Day Spa, un lu­gar tan chic co­mo el ho­tel que lo al­ber­ga y en don­de ca­da de­ta­lle te cau­ti­va pa­ra trans­por­tar­te a un es­ta­do de con­fort ab­so­lu­to, li­be­ran­do cual­quier ras­go de es­trés y preo­cu­pa­ción.

La pri­me­ra re­co­men­da­ción al re­ser­var es lle­gar con una ho­ra de an­ti­ci­pa­ción, es­to con el fin de dis­fru­tar el cir­cui­to de hi­dro­te­ra­pia y apro­ve­char sus bon­da­des pa­ra pre­pa­rar la piel y los sen­ti­dos pa­ra el tra­ta­mien­to ele­gi­do.

Mien­tras un va­let me acom­pa­ña al área de ves­ti­do­res, di­fi­cil­men­te po­dría ima­gi­nar lo que es­ta­ba por des­cu­brir. Con un di­se­ño so­brio y ele­gan­te, así co­mo abun­dan­tes to­nos te­rro­sos y de­ta­lles en ma­de­ra, los es­pa­cios del spa se abren ca­mino mien­tras te aden­tras en él. Mú­si­ca re­la­jan­te y un aro­ma fres­co y dul­ce es lo pri­me­ro que se apo­de­ra de los sen­ti­dos, mien­tras que en al­gu­nos rin­co­nes emer­ge una or­qui­dea com­ple­tan­do la de­co­ra­ción.

En el área de ves­ti­do­res, ade­más de las re­ga­de­ras con­ven­cio­na­les, se lo­ca­li­za el sau­na y el va­por, así co­mo una re­ga­de­ra sui­za y de pre­sión.

De aquí pa­sa­mos al área mix­ta de re­la­ja­ción en don­de econ­tra­mos un ja­cuz­zi equi­pa­do con tum­bo­nas su­mer­gi­das en el agua, idea­les pa­ra con­sen­tir las pier­nas y los bra­zos; fuen­tes de cue­llo de cis­ne pro­por­cio­nan un ma­sa­je en los hom­bros al caer del agua y los cue­llos de co­bra mi­man la es­pal­da.

La úl­ti­ma pa­ra­da del cir­cui­to es un ja­cuz­zi con hi­dro­ma­sa­je don­de es­pe­ro a que mi va­let me con­duz­ca a una de las 6 ca­bi­nas pa­ra tra­ta­mien­tos con las que es­tá equi­pa­do el spa (una de ellas pa­ra pa­re­jas).

El me­nú es bas­tan­te am­plio y es­tá di­vi­di­do en fa­cia­les, cor­po­ra­les, masajes y al­gu­nos pa­que­tes que in­clu­yen más de un tra­ta­mien­to. Den­tro de los tra­ta­mien­tos insignia recomendamos el ma­sa­je Feel, que con­sis­te en una ex­pe­rien­cia per­so­na­li­za­da en don­de el te­ra­peu­ta uti­li­za­rá una mez­cla de téc­ni­cas de ma­sa­je y acei­tes es­cen­cia­les pa­ra re­sol­ver las ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de ca­da clien­te, en­fo­cán­do­se en zo­nas pun­tua­les y con la pre­sión que se so­li­ci­te.

Otro im­per­di­ble es el Ri­tual an­ti­edad 3D, un tra­ta­mien­to re­pa­ra­dor de 80 mi­nu­tos que gra­cias a sus ele­va­das con­cen­tra­cio­nes en ac­ti­vos re­ge­ne­ra­do­res re­fuer­zan la es­truc­tu­ra cu­tá­nea pa­ra re­ver­tir el en­ve­je­ci­mien­to. Al fi­nal, sal­drás lu­cien­do una piel re­ju­ve­ne­ci­da, fir­me y sin lí­neas fi­nas, uni­fi­can­do el tono del ros­tro, cue­llo, bra­zos y es­co­te.

Hay que to­mar en cuen­ta que los fi­nes de se­ma­na es cuan­do la agen­da del spa es­tá más con­cu­rri­da, por lo que se re­co­mien­da re­ser­var con an­ti­ci­pa­ción, mi con­se­jo se­ría, en la me­di­da de las po­si­ble, que in­ten­ten es­ca­par­se una ma­ña­na en­tre se­ma­na, ya que el mo­vi­mien­to den­tro de las ins­ta­la­cio­nes es mu­cho me­nor y se pue­de dis­fru­tar aún más de es­te cá­li­do y so­fis­ti­ca­do oa­sis en­cla­va­do en San­ta Fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.