ULIANO VEZ­ZA­NI: EL MAES­TRO

El di­se­ña­dor ita­liano nos cuen­ta los re­tos de tra­zar la pis­ta del con­cur­so más im­por­tan­te del mun­do.

Equestrian Life Style - - Contenido - por Ana Ma. Pra­do

Pla­ti­ca­mos con el ge­nio de­trás del di­se­ño de las pis­tas que desafían a los me­jo­res del mun­do.

Uliano Vez­za­ni co­men­zó a mon­tar a ca­ba­llo cuan­do te­nía seis años y des­de en­ton­ces se con­vir­tió en su pa­sión. En una oca­sión, en un es­pec­tácu­lo, el di­se­ña­dor de la pis­ta es­ta­ba au­sen­te y se ofre­ció a tra­zar el cur­so, lo dis­fru­tó tan­to que co­men­zó a ha­cer­lo con más fre­cuen­cia has­ta con­ver­tir­lo en su ca­rre­ra. Hoy, es uno de los di­se­ña­do­res de pis­ta con ma­yor re­nom­bre a ni­vel mun­dial y un ha­bi­tual en el Longines Global Cham­pions Tour.

Des­ta­ca por sus pis­tas in­tui­ti­vas e in­te­li­gen­tes, en­ri­que­ci­das por el co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da du­ran­te sus años co­mo ji­ne­te (in­clu­yen­do los ca­ba­llos de Lu­ciano Pa­va­rot­ti). Con más de dos dé­ca­das co­mo di­se­ña­dor in­ter­na­cio­nal el ita­liano lle­ga a Mé­xi­co pa­ra di­se­ñar las pis­tas de la pri­me­ra de 10 ciu­da­des que es­ta­rán a su car­go (den­tro de las 15 que con­tem­pla el tour).

¿Cual es el prin­ci­pal re­to al di­se­ñar una pis­ta?

Pri­me­ro que na­da el res­pe­to por los ca­ba­llos. Los ca­ba­llos que com­pi­ten en es­tas prue­bas son muy bue­nos, por lo tan­to hay que res­pe­tar ese con­cep­to, des­pués con­si­de­rar a los ji­ne­tes y por úl­ti­mo el es­pec­tácu­lo. Re­co­rri­dos que el pú­bli­co dis­fru­te.

¿Có­mo se pre­pa­ra el tra­zo de un gran pre­mio?

Lle­go a ca­da tor­neo con una idea, pe­ro nun­ca fi­na­li­zo el di­se­ño has­ta que he vis­to a los ca­ba­llos sal­tar el pri­mer día. El di­se­ño de la pri­me­ra prue­ba mar­ca un an­te­ce­den­te pa­ra las de­más. Cuan­do veo qué ca­ba­llos es­tán com­pi­tien­do, qué tan bien es­tán sal­tan­do, y las con­di­cio­nes de la se­de, ya sea pas­to o are­na, en­ton­ces adap­to el di­se­ño en con­se­cuen­cia. Te­ner ese co­no­ci­mien­to, so­bre el te­rreno, es esen­cial.

Tra­to de me­dir el rum­bo pa­ra ase­gu­rar que los ca­ba­llos y los ji­ne­tes ten­gan tiem­po pa­ra res­pi­rar y re­cu­pe­rar­se en­tre los sal­tos. Nor­mal­men­te los sal­tos más di­fí­ci­les - las com­bi­na­cio­nes do­bles y tri­ples - las co­lo­co al­re­de­dor de la mi­tad del re­co­rri­do. Nun­ca ha­go el pri­mer sal­to di­fí­cil, por­que eso po­dría ha­cer que el ca­ba­llo ten­ga mie­do de con­ti­nuar. Y tam­po­co ha­go el úl­ti­mo sal­to es­pe­cial­men­te desafian­te, por­que los ca­ba­llos es­tán can­sa­dos por ese pun­to.

¿Cuan­to tiem­po tar­da en desa­rro­llar el tra­zo de un cur­so co­mo es­te?

Pue­de va­riar, pe­ro di­ga­mos que apro­xi­ma­da­men­te dos ho­ras. Hay mu­chas va­rian­tes a con­si­de­rar, no só­lo es di­se­ñar una pis­ta in­te­li­gen­te, por­que los ca­ba­llos son fan­tás­ti­cos, pe­ro el re­co­rri­do tie­ne que te­ner un gra­do de di­fi­cul­tad téc­ni­ca. Ade­más hay otros fac­to­res, co­mo el nú­me­ro de pa­tro­ci­na­do­res y cuan­tos obs­tácu­los hay que in­cluir de ca­da uno y con eso ju­gar en las com­bi­na­cio­nes, tam­bién de­bo con­si­de­rar la po­si­ción de las cá­ma­ra de te­le­vi­sión y por úl­ti­mo ten­go que en­tre­gar­lo con an­ti­ci­pa­ción pa­ra que desa­rro­llen la ani­ma­ción del re­co­rri­do.

Es­te es su se­gun­do año en Mé­xi­co. ¿Qué le ha pa­re­ci­do Cam­po Mar­te?

Es­ta pis­ta es mag­ní­fi­ca, me atre­vo a de­cir que es una de las me­jo­res del mun­do, no só­lo por su ta­ma­ño que es enor­me, tam­bién por la ca­li­dad del te­rreno y el pas­to. Pa­ra una ar­ma­dor de pis­ta es lo má­xi­mo y yo es­toy muy con­ten­to. Ade­más to­do es­tá muy bien or­ga­ni­za­do. De­fi­ni­ti­va­men­te es­ta es una pis­ta pa­ra que los ca­ba­llos sean fe­li­ces y eso se no­ta cuan­do los ves com­pe­tir.

¿En qué mo­men­to sa­be que cum­plió su co­me­ti­do?

De­bo con­fe­sar que una vez que los pri­me­ros ca­ba­llos han co­men­za­do, ya sé có­mo va la com­pe­ten­cia, en ese pun­to, la pre­sión sa­le y es re­em­pla­za­da por el pla­cer de ver el es­pec­tácu­lo del de­por­te.

To­do se de­fi­ne real­men­te 10 mi­nu­tos an­tes de que ini­cie al com­pe­ten­cia, ya cuan­do es­tá to­do mon­ta­do en pis­ta, ahí se acer­can los ji­ne­tes y ha­cen pre­gun­tas y ob­ser­va­cio­nes, pue­de ha­ber, in­clu­so, mí­ni­mas mo­di­fi­ca­cio­nes. Mi lu­gar en la are­na es muy emo­cio­nan­te y to­das esas sen­sa­cio­nes me dan gran sa­tis­fac­ción. Es fas­ci­nan­te po­der tra­ba­jar en el LCGT, ya que el con­tac­to con­ti­nuo con los me­jo­res ji­ne­tes me da la opor­tu­ni­dad de te­ner un buen diá­lo­go e in­ter­cam­bio de opi­nio­nes con ellos, y es­to me ayu­da a me­jo­rar mi tra­ba­jo.

foto: na­ta­lia gaia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.