Ya­suhi­sa To­yo­ta, el in­ge­nie­ro acús­ti­co que ha di­ri­gi­do más de 60 pro­yec­tos al­re­de­dor del mun­do.

Pa­ra Ya­suhi­sa To­yo­ta, el re­to del di­se­ño acús­ti­co hoy en día es­tá en crear es­pa­cios con­for­ta­bles con for­mas y ma­te­ria­les no­ve­do­sos.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Anit­zel Díaz

Ya­suhi­sa To­yo­ta ha di­ri­gi­do más de 60 pro­yec­tos de in­ge­nie­ría acús­ti­ca al­re­de­dor del mun­do. En­tre sus obras se en­cuen­tran: la Sa­la de Con­cier­tos Walt Dis­ney, el Co­le­gio Bard Per­for­ming Arts Cen­ter de Nue­va York, el Sun­tory Hall de Tokio, el Au­di­to­rio de Vi­to­ria Gas­teiz en Es­pa­ña y el Ham­burg Elbp­hil­har­mo­nie en Ale­ma­nia. Su tra­ba­jo se ba­sa en dos ele­men­tos cla­ve: es­pa­cio y ma­te­ria­les y, por su­pues­to, las ca­si in­fi­ni­tas va­rian­tes de am­bos. Co­mo in­ge­nie­ro acús­ti­co su tra­ba­jo se ba­sa en una co­la­bo­ra­ción mul­ti­dis­ci­pli­na­ria, su ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, la des­tre­za del ar­qui­tec­to, y la maes­tría del mú­si­co. To­do pa­ra crear ese es­pa­cio que va a mo­de­lar el so­ni­do.

Na­ci­do cer­ca de Oka­ya­ma en la pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma, Ja­pón en 1952, Ya­suhi­sa es­tu­dió di­se­ño acús­ti­co en el Ins­ti­tu­to de Di­se­ño de Kyus­hu. Des­de ni­ño es­tu­vo in­tere­sa­do en la mú­si­ca, to­can­do al­gu­nos ins­tru­men­tos du­ran­te el ba­chi­lle­ra­to. Fi­nal­men­te se de­ci­dió por el es­tu­dio de la acús­ti­ca pa­ra es­tar cer­ca de la mú­si­ca clá­si­ca. Hoy To­yo­ta es el más

“Di­se­ñar un es­pa­cio pa­ra es­cu­char mú­si­ca es co­mo crear un ins­tru­men­to, co­mo ha­cer un vio­lín”.

Ya­suhi­sa To­yo­ta

re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta en in­ge­nie­ría acús­ti­ca y pre­si­den­te de la em­pre­sa Na­ga­ta Acous­tics de Tokio.

Sien­do el es­pa­cio el me­dio con­duc­tor de los so­ni­dos y el si­len­cio, To­yo­ta ha de­di­ca­do más de 40 años a es­tu­diar­lo. Con­vir­tien­do lo in­tan­gi­ble en tan­gi­ble, el in­ge­nie­ro di­se­ña la for­ma del es­pa­cio, es­to es, en co­la­bo­ra­ción con los ar­qui­tec­tos, el edi­fi­cio que va a con­te­ner el so­ni­do. Pos­te­rior­men­te es­tu­dia los ma­te­ria­les, no só­lo la su­per­fi­cie sino la es­truc­tu­ra, in­clu­so el gro­sor de ca­da ma­te­rial pue­de cam­biar la so­no­ri­dad de una sa­la.

El pro­pó­si­to de una sa­la de con­cier­tos es sin du­da crear el am­bien­te per­fec­to pa­ra es­cu­char mú­si­ca. Si es­te es­pa­cio ade­más se con­vier­te en un ícono ar­qui­tec­tó­ni­co de una ciudad el di­se­ño fue un éxi­to. Más de 40 años de ex­pe­rien­cia, tra­ba­jo y ob­ser­va­ción han he­cho que To­yo­ta ex­pe­ri­men­te con for­mas más allá de la tí­pi­ca ca­ja de za­pa­tos con la que se re­co­no­cen las sa­las más fa­mo­sas del mun­do. En ca­da una de sus obras, el in­ge­nie­ro ha­ce que la au­dien­cia abra­ce el es­ce­na­rio, ha­cien­do que los es­pec­ta­do­res se sien­tan ro­dea­dos por los so­ni­dos y mu­cho más cer­ca de los mú­si­cos.

La Elbp­hil­har­mo­nie de Ham­bur­go cuen­ta con pe­que­ños gru­pos de asien­tos pa­ra el pú­bli­co equi­pa­dos con su­per­fi­cies re­flec­to­ras de so­ni­do.

fo­to: ju­lien mig­not / fi­lar­mó­ni­ca de pa­rís

El en­fo­que prin­ci­pal del di­se­ño de la Fi­lar­mó­ni­ca de Pa­rís fue crear una ex­pe­rien­cia acús­ti­ca ri­ca, com­ple­ta e ín­ti­ma pa­ra los mú­si­cos y el pú­bli­co.

Vis­ta del au­di­to­rio de la Sa­la de Con­cier­tos Walt Dis­ney de la fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.