La ca­sa de subas­tas Phillips, de­di­ca­da al ar­te con­tem­po­rá­neo, lle­ga a Mé­xi­co.

Ce­ci­lia Laf­fan, di­rec­to­ra re­gio­nal de Phillips en Mé­xi­co, nos cuen­ta so­bre la lle­ga­da de la ca­sa de subas­tas a nues­tro país.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Anit­zel Díaz

Phillips es una de las ca­sas de subas­tas in­gle­sas con ma­yor his­to­ria, tra­yec­to­ria y re­nom­bre a ni­vel mun­dial. Ac­tual­men­te, es lí­der en la com­pra y ven­ta de ar­te y di­se­ño de los si­glos XX y XXI. Es­te año se ha es­ta­ble­ci­do en Mé­xi­co pa­ra bus­car con­so­li­dar­se co­mo una de las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas en la com­pra y ven­ta de ar­te, di­se­ño, fo­to­gra­fía, re­lo­je­ría y jo­ye­ría. Con­ver­sa­mos con Ce­ci­lia Laf­fan, di­rec­to­ra re­gio­nal de Phillips en Mé­xi­co.

¿Cuál es la fun­ción de Phillips en Mé­xi­co, tra­ba­ja­rá co­mo ca­sa de subas­tas?

Es una ofi­ci­na re­gio­nal que re­pre­sen­ta la pro­pia ca­sa de subas­tas. Real­men­te es un canal de ne­go­cios pa­ra com­prar, ven­der, ase­so­rar y co­pa­tro­ci­nar. Te­ne­mos va­rias fun­cio­nes. Por aquí ca­na­li­za­mos lo que son com­pras y ven­tas den­tro de nues­tras subas­tas, al igual que ven­tas pri­va­das. No va­mos a subas­tar fí­si­ca­men­te en la Ciudad de Mé­xi­co, nues­tras subas­tas son en las se­des prin­ci­pa­les: Lon­dres, NY, Gi­ne­bra y Hong Kong.

Co­mo en las subas­tas de ar­te Brea­king the Wall o Dis­mantling Bor­ders, in­clu­so en la subas­ta de ma­yo La­tin Ame­ri­ca New York Auc­tion, el ob­je­ti­vo es sa­car a re­lu­cir pie­zas cla­ves den­tro del ar­te mo­derno me­xi­cano co­mo Si- quei­ros, Ca­rring­ton, Va­ro, Ta­ma­yo. Se le es­tá dan­do un lu­gar muy es­pe­cial al ar­te mo­derno me­xi­cano. Con­si­de­ra­mos que es la gran pla­ta­for­ma y de los mo­vi­mien­tos que más en­ri­que­cie­ron el ar­te con­tem­po­rá­neo.

¿Qué les hi­zo vol­tear a ver al mer­ca­do me­xi­cano?

Phi­lips es una em­pre­sa que es­tá asen­tan­do su ca­mino ha­cia lo con­tem­po­rá­neo, si­glos XX y

XXI; con­si­de­ran­do el mer­ca­do de ar­te con­tem­po­rá­neo de La­ti­noa­mé­ri­ca que no te­nía gran pre­sen­cia a ni­vel mun­dial, in­creí­bles pie­zas de Mé­xi­co, Bra­sil, Cu­ba, Ve­ne­zue­la pa­sa­ban des­aper­ci­bi­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal o no se le asig­na­ba el va­lor que me­re­cían. Ade­más, la Ciudad de Mé­xi­co es una gran ca­pi­tal cul­tu­ral, hay gran­des mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos. Por lo que la ca­sa con­si­de­ró dos pun­tos es­tra­té­gi­cos en la zo­na: Mé­xi­co y Bra­sil, don­de es­te año abri­mos ofi­ci­nas.

Es un mo­men­to cla­ve pa­ra mo­ver­se en La­ti­noa­mé­ri­ca tan­to en lo eco­nó­mi­co co­mo en lo cor­po­ra­ti­vo. De Cu­ba, por ejem­plo, res­ca­ta­mos lo que es el ar­te cu­bano de los 40 y 50, pre­ci­sa­men­te aho­ra el ar­te cu­bano se es­tá po­nien­do muy de mo­da, los pre­cios es­tán su­bien­do. El que com­pró cu­bano ha­ce cin­co años ha in­cre­men­ta­do su in­ver­sión has­ta dos o tres ve­ces.

Tam­bién nues­tros co­lec­cio­nis­tas me­xi­ca­nos es­tán com­pran­do mu­cho ar­te con­tem­po­rá­neo in­ter­na­cio­nal. Es muy in­tere­san­te hay un co­lec­cio­nis­mo jo­ven de ge­ne­ra­cio­nes que es­tán en sus trein­tas o cua­ren­tas que quie­ren com­prar ar­te con­tem­po­rá­neo.

¿Cuán­do con­si­de­ra Phillips que un ar­tis­ta es subas­ta­ble?

Tie­nen que ser ar­tis­tas con cier­to cu­rrí­cu­lum re­co­no­ci­do, con ri­que­za de obra. El mu­seo es im­por­tan­te, ha­ber ex­pues­to en di­chos re­cin­tos. Si no, la la­bor de las ga­le­rías es fun­da­men­tal. No­so­tros no pre­ten­de­mos sal­tar­nos a la ga­le­ría, ni ha­cer su tra­ba­jo. Real­men­te la ga­le­ría es la gran pro­mo­to­ra de ca­da ar­tis­ta, eso es se­ñal pa­ra no­so­tros.

Lo in­tere­san­te es que Phi­lips tie­ne una gran fle­xi­bi­li­dad ha­cia los ar­tis­tas jóvenes. Nos en­fo­ca­mos mu­cho en pro­mo­ver al ar­tis­ta muy jo­ven que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne el cu­rrí­cu­lum de los ve­te­ra­nos. Por ejem­plo, te­ne­mos una subas­ta que se lla­ma New Now con pre­cios ac­ce­si­bles. En ca­so de que la pro­pues­ta sea in­tere­san­te, se ex­po­ne in­clu­so en nues­tras ga­le­rías en Nue­va York y Lon­dres. Ha­ce­mos to­do ti­po de ex­po­si­cio­nes no so­lo pa­ra ven­der sino pa­ra pro­mo­ver, real­men­te por amor al ar­te. Tam­bién ha­ce­mos subas­tas de be­ne­fi­cen­cia en el mun­do en­te­ro y den­tro de es­tas pro­mo­ve­mos a los ar­tis­tas jóvenes.

¿Có­mo se pue­de acer­car un co­lec­cio­nis­ta me­xi­cano a us­te­des?

Por me­dio de in­ter­net o por te­lé­fono. Ar­ma­mos una ci­ta y nos sen­ta­mos a pla­ti­car con ellos. Una de las ven­ta­jas de Phi­lips es que so­mos una em­pre­sa chi­ca, muy con­tem­po­rá­nea, jo­ven en cuan­to a las ge­ne­ra­cio­nes y su me­cá­ni­ca de fun­cio­na­mien­to in­ter­na. No so­mos bu­ro­crá­ti­cos. So­mos un equi­po que le da­mos mu­cho tiem­po al co­lec­cio­nis­ta y a las pie­zas.

Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros, Tehua­nas. 1949. Pre­cio es­ti­ma­do: 250,000 a 350,000 dó­la­res.

Die­go Ri­ve­ra, Re­tra­to de Ma­rev­na. 1916

Os Gê­meos. Sin tí­tu­lo. 2009. Ven­di­da en 310,000 dó­la­res.

Ga­briel Oroz­co, Sa­mu­rai Tree 6C. 2006. Pre­cio es­ti­ma­do: 200,000 a 300,000 dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.