Bi Yuu: di­se­ño sus­ten­ta­ble y res­pon­sa­ble

Es­te ta­ller tex­til tra­ba­ja con la co­mu­ni­dad para crear ta­pe­tes ar­te­sa­na­les que cuen­tan una his­to­ria.

Equestrian Life Style - - Expressions - Por Anit­zel Díaz

En el 2012, Ma­ri­sol Cen­teno fun­dó Bi Yuu, un es­tu­dio de di­se­ño con la pa­sión de con­tri­buir con la co­mu­ni­dad ar­te­sa­na de Oa­xa­ca para crear di­se­ños na­tu­ra­les con ma­te­ria­les de fi­bra na­tu­ral, re­ci­cla­ble, bio­de­gra­da­ble y con tin­tes na­tu­ra­les.

“Dis­fru­ta­mos lle­van­do his­to­rias a las ca­sas y es­pa­cios; de crear ob­je­tos be­llos de co­lo­res. Nos apa­sio­na con­tri­buir des­de otro lu­gar. En una bús­que­da por vol­ver ca­da vez más a lo bá­si­co”, nos cuen­ta.

Se ha acer­ca­do al di­se­ño es­tra­té­gi­co de re­la­cio­nes ho­ri­zon­ta­les con las co­mu­ni­da­des por la ad­mi­ra­ción al tra­ba­jo ar­te­sa­nal y por la pa­sión por los tex­ti­les.

Uno de los prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos de su es­tu­dio es res­pe­tar los usos y cos­tum­bres lo­ca­les y dar­le va­lor a los pro­duc­tos ela­bo­ra­dos a mano.

Los pro­ce­sos son tan im­por­tan­tes co­mo el pro­duc­to fi­nal. Los ta­pe­tes de Bi Yuu cuen­tan la his­to­ria de un pro­ce­so que dia­lo­ga con la tra­di­ción, que en su com­bi­na­ción de co­lor, tex­tu­ra y for­ma lo­gran fu­sio­nar lo con­tem­po­rá­neo con la tra­di­ción y la ima­gi­ne­ría in­dí­ge­na.

“La mo­ti­va­ción en mi tra­ba­jo cues­tio­na el mer­ca­do y uti­li­za el di­se­ño co­mo he­rra­mien­ta de im­pac­to. Tam­bién hay in­no­va­ción, an­he­lo ge­ne­rar me­to­do­lo­gía con fuer­te ca­li­dad de van­guar­dia”.

Ma­ri­sol co­men­zó a tra­ba­jar con una fa­mi­lia en Teo­titlán del Va­lle en Oa­xa­ca ha­ce seis años. Hoy, ade­más de ha­ber ex­pan­di­do ese ta­ller, fun­dó otro en Huix­tán, Chia­pas, te­nien­do un im­pac­to so­cial que ha ge­ne­ra­do 28 em­pleos fi­jos, 13 tem­po­ra­les y apo­yan­do 20 fa­mi­lias con 40 be­ne­fi­cia­rios di­rec­tos. “Por lo menos hay que es­tar cin­co años en un lu­gar para ver un cam­bio tan­gi­ble en la co­mu­ni­dad. Más rea­lis­ta en 10 años, pues no só­lo es un in­ter­cam­bio es­té­ti­co, hay que apren­der a tra­ba­jar jun­tos. Las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas son co­mu­ni­da­des de eco-

no­mías mix­tas. El ar­te­sano tie­ne otros em­pleos: siem­bra en tem­po­ra­da de maíz o par­ti­ci­pa di­rec­ta­men­te en el go­bierno de su co­mu­ni­dad, sin ser re­mu­ne­ra­do”, ex­pli­ca la em­pren­de­do­ra.

Bi Yuu cuen­ta con un equi­po crea­ti­vo in­ter­dis­ci­pli­na­rio e in­no­va­dor que con el apo­yo de alian­zas es­tra­té­gi­cas tra­ba­ja ho­ri­zon­tal­men­te y en diá­lo­go cons­tan­te con la co­mu­ni­dad ar­te­sa­na don­de se ha es­ta­ble­ci­do: “Con los años he­mos apren­di­do a res­pe­tar esas lí­neas en­tre tra­di­ción y di­se­ño mo­derno; a res­pe­tar el ofi­cio ar­te­sano y que sea bien re­mu­ne­ra­do. Hay que re­co­no­cer las bús­que­das, pues hay mu­cha di­ver­si­dad cul­tu­ral”.

Re­sul­ta­do de es­te tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio es que se ha in­cre­men­ta­do 19% el apren­di­za­je de es­te ofi­cio, ya que los hi­jos de los ar­te­sa­nos con los que tra­ba­ja el ta­ller quie­ren apren­der.

“Que­re­mos mos­trar Mé­xi­co de otra ma­ne­ra; su­pe­rar esas di­fi­cul­ta­des co­mo país y so­cie­dad. Bus­car qué so­mos co­mo me­xi­ca­nos. Qué te­ne­mos para ofre­cer, con­tar otra his­to­ria de dón­de ve­ni­mos”.

En­tre los pla­nes a fu­tu­ro de Ma­ri­sol es­tá el di­se­ño de he­rra­mien­tas para nue­vos te­ji­dos con te­la­res de cua­tro pe­da­les. Prue­ba de ello ya se ob­ser­va en la nue­va co­lec­ción, Nor­te 61, en la que im­ple­men­ta­ron el te­ñi­do ja­po­nés con tin­to­re­ría tra­di­cio­nal oa­xa­que­ña, a tra­vés del cual tam­bién ge­ne­ran menos ba­su­ra en el pro­ce­so.

Ma­ri­sol Cen­teno es una apa­sio­na­da de los tex­ti­les y los pro­ce­sos ar­te­sa­na­les de pro­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.