Ra­cing fe­ver

Vi­ve to­da la emo­ción y las sen­sa­cio­nes de ser un pi­lo­to de F1 des­de la co­mo­di­dad de tu ho­gar

Equestrian Life Style - - Desires - Por Ruy Alonso Re­bo­lle­do 100%

La Fór­mu­la Uno es un ne­go­cio enor­me. Ca­da es­cu­de­ría gas­ta mi­llo­nes de dó­la­res por tem­po­ra­da bus­can­do ga­nar los dos cam­peo­na­tos que es­tán en jue­go: el de pi­lo­tos y el de cons­truc­to­res.

Un pi­lo­to de Fór­mu­la 1 de­di­ca ho­ras prac­ti­can­do para ca­da ca­rre­ra. No só­lo de­be apren­der­se de me­mo­ria las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da cir­cui­to, sino pro­cu­rar dar la ma­yor can­ti­dad de vuel­tas de prác­ti­ca an­tes de ca­da com­pe­ten­cia. En el cir­cui­to me­xi­cano, y en cual­quier com­pe­ten­cia, se per­mi­te só­lo un día de prác­ti­ca.

Es por es­ta ra­zón que los equi­pos de la Fór­mu­la 1 y otras ca­te­go­rías se han apo­ya­do, des­de ha­ce va­rios años, en la tec­no­lo­gía que ofre­cen los si­mu­la­do­res, los cua­les, in­clu­so, con­tie­nen de ma­ne­ra hi­dráu­li­ca las enor­mes fuer­zas “G” que sien­ten los pi­lo­tos du­ran­te una ca­rre­ra fue­ra del mun­do vir­tual.

Exis­ten di­ver­sas op­cio­nes para vi­vir la ve­lo­ci­dad, fuer­za y adre­na­li­na co­mo un pi­lo­to de F1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.