Bar­be­ría con esen­cia eu­ro­pea

El ex­per­ti­se de la es­cue­la bar­be­ra lon­di­nen­se tra­di­cio­nal se alo­ja en un re­fu­gio mas­cu­lino que ofre­ce un me­nú ex­pe­rien­cias sen­so­ria­les úni­cas.

Equestrian Life Style - - Pleasures - Por Al­ber­to Ro­me­ro · fo­tos Na­ta­lia Gaia

Só­lo un clásico pos­te de bar­be­ro ofre­ce una pis­ta so­bre el pa­ra­de­ro del escondite mas­cu­lino me­jor guar­da­do del Va­lle de Mé­xi­co: es The Sha­ving Co, bou­ti­que al in­te­rior del cen­tro co­mer­cial Pa­seo In­ter­lo­mas que al­ter­na los ser­vi­cios de una bar­be­ría ul­tra­pri­va­da, que exu­da tes­tos­te­ro­na, con los de una tien­da es­pe­cia­li­za­da en la ven­ta pro­duc­tos high end para el cui­da­do mas­cu­lino.

En es­te oa­sis de con­fort, las no­tas del jazz, blues o rock sue­nan a pe­di­do de un clien­te en­tro­ni­za­do gra­cias a la co­mo­di­dad que le otor­ga un si­llón de bar­be­ro que se amol­da a las ne­ce­si­da­des del bar­be­ro en turno. O co­mo su­ce­de en es­ta oca­sión, a las de una há­bil y ex­pe­ri­men­ta­da bar­be­ra que lo mis­mo atien­de a ce­le­bri­da­des y po­lí­ti­cos que a al­gu­nos de los em­pre­sa­rios más im­por­tan­tes de Mé­xi­co. Ella es Ana Be­ce­rra, mas­ter bar­ber en The Sha­ving Co, es­pe­cia­lis­ta en cor­tes clá­si­cos con ti­je­ra y en la apli­ca­ción de tra­ta­mien­tos fa­cia­les que per­mi­ten afron­tar con éxi­to “la ci­ta de tu vi­da”.

Des­pués de los bue­nos au­gu­rios, lo que si­gue es po­ner­se en manos de la experta para dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia de re­la­ja­ción pro­fun­da que ini­cia con un tra­go de whisky Ma­ca­llan 12 años. Es ofi­cial, la cuen­ta re­gre­si­va ha co­men­za­do.

CO­MIEN­ZA EL EX­TRE­ME MAKEOVER

El ser­vi­cio ini­cia con Ana pre­pa­ran­do un cor­te de ca­be­llo tra­di­cio­nal con ti­je­ra, si­guien­do la téc­ni­ca in­gle­sa que ca­rac­te­ri­za a la com­pa­ñía. Des­pués si­gue un classic sha­ving con di­se­ño de bar­ba in­clui­do, mi­nu­tos an­tes del pa­so de la

bro­cha para apli­car el sha­ving cream, alis­tan­do la piel para el ra­su­ra­do. Mien­tras tan­to, una toa­lla ca­lien­te cu­bre el ros­tro y de­ja es­pa­cio a la apli­ca­ción de va­por de agua y llu­via de ozono que bus­can abrir los po­ros y ablan­dar la su­per­fi­cie de la bar­ba, es­to, se­gun­dos an­tes de una ra­su­ra­da que se­rá eje­cu­ta­da en am­bos sen­ti­dos, a fa­vor y en contra, para ma­xi­mi­zar los re­sul­ta­dos.

Mi­nu­tos des­pués, un ma­sa­je con pie­dra de alum­bre fa­vo­re­ce la cau­te­ri­za­ción de la su­per­fi­cie ra­su­ra­da gra­cias a sus bon­da­des an­ti­sép­ti­cas. Es en­ton­ces cuan­do una toa­lla fría arropa el ros­tro y eli­mi­na el ries­go de en­ro­je­ci­mien­to an­tes de la apli­ca­ción del af­ter sha­ve 1888, uno de los pro­duc­tos em­ble­má­ti­cos de la ca­sa.

Lle­ga el mo­men­to de apli­car un tra­ta­mien­to fa­cial de hidratación pro­fun­da, y co­mo pri­mer pa­so, Ana pro­ce­de a la­var el ros­tro con pro­duc­tos de la fir­ma PCA Skin. Des­pués, apli­ca con cui­da­do un smoot­hing to­ner que eli­mi­na cual­quier ex­ce­so de gra­sa, pre­pa­ran­do el te­rreno a la apli­ca­ción de un par de mas­ca­ri­llas que pro­me­ten re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes: pri­me­ro, la Pu­rif­ying Mask, de na­tu­ra­le­za ex­fo­lian­te, cu­yos mi­ne­ra­les lim­pian im­per­fec­cio­nes a pro­fun­di­dad du­ran­te los tres mi­nu­tos que du­ra su apli­ca­ción, acom­pa­ña­da de un pe- que­ño ma­sa­je. Des­pués, si­gue una mas­ca­ri­lla hi­dra­tan­te te­ra­péu­ti­ca ela­bo­ra­da con le­che y ave­na que pro­vee una hu­mec­ta­ción pro­fun­da, acen­tua­da con el mo­vi­mien­to de las manos de Ana. Fi­nal­men­te, lle­ga la apli­ca­ción del Re­ba­lan­ce fa­cial cream, tam­bién de PCA Skin, que inyecta vi­ta­li­dad en el ros­tro gra­cias a que po­see una li­ge­ra tex­tu­ra lu­mi­no­sa, ade­más de brin­dar pro­tec­ción an­ti­oxi­dan­te.

In­mer­so en esa at­mós­fe­ra de re­la­ja­ción pro­fun­da y sin ga­nas de abrir los ojos para com­pro­bar los re­sul­ta­dos del tra­ta­mien­to —pe­ro eso sí, con una fres­cu­ra inusual re­co­rrien­do la su­per­fi­cie fa­cial, co­mo an­ti­ci­pan­do bue­nas no­ti­cias— per­ci­bo el mo­men­to en que mi bar­be­ra re­cli­na la si­lla y se alis­ta para dar las pin­ce­la­das fi­na­les a su obra. Lo pri­me­ro que ha­ce es apli­car un blo­quea­dor so­lar sin co­lor. Des­pués, se acer­ca a la bar­ba y em­plea un acei­te es­pe­cial que po­see el mis­mo aro­ma 1888, se­llo de la ca­sa, para de­jar un bri­llo de in­ten­si­dad me­dia y un tono más os­cu­ro que de­ri­ven en un look más fres­co y sano. Fi­nal­men­te, con ti­je­ras en mano, re­pa­sa ca­da cen­tí­me­tro de su obra, y aun­que só­lo da un par de re­cor­tes mi­núscu­los, son­ríe al ser des­cu­bier­ta en su ob­se­sión por lo­grar ese aca­ba­do per­fec­to que ca­rac­te­ri­za a la bar­be­ría.

La bar­be­ría ofre­ce tres niveles de mem­bre­sía a sus clien­tes: se­ma­nal, men­sual y anual. Ca­da ni­vel otor­ga di­ver­sos be­ne­fi­cios y per­mi­te ac­ce­der a even­tos rea­li­za­dos en alian­za con mar­cas co­mo The Ma­ca­llan y Nes­pres­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.