Na­tu­ra­le­za sal­va­je

Pa­san­do la co­li­na des­de la cos­ta nor­te de La­ke Tahoe, se en­cuen­tra Truc­kee, un po­bla­do que ofre­ce un es­pa­cio ale­ja­do de to­do al­bo­ro­to.

Equestrian Life Style - - [safaris] - tex­to y fo­tos An­drea Fer­nán­dez Lan­da

Des­de sus vas­tos pas­ti­za­les has­ta la es­car­cha­da ci­ma del se­gun­do pi­co más al­to de Áfri­ca que le re­ga­ló su nom­bre, Ke­nia es ab­so­lu­ta­men­te má­gi­ca. És­te es el país que vio na­cer el clá­si­co sa­fa­ri afri­cano; sus con­fi­nes al­ber­gan al­gu­nas de las re­ser­vas y par­ques más re­nom­bra­dos del con­ti­nen­te.

La atrac­ción estelar de es­te des­tino se cen­tra en el pe­re­gri­na­je anual de cien­tos de mi­les de ñus, ce­bras y ga­ce­las en una bús­que­da cons­tan­te de pas­tos más ver­des, por lo que un iti­ne­ra­rio en Ke­nia sue­le es­tar en­ca­be­za­do por el mí­ti­co Ma­sai Ma­ra. No obs­tan­te, Ke­nia tie­ne mu­cho más que ofre­cer co­mo las im­per­di­bles vis­tas del mon­te Ki­li­man­ja­ro des­de Am­bo­se­li o la me­se­ta de Lai­ki­pia que ya­ce al nor­te de Nai­ro­bi, al bor­de del Gran Va­lle del Rift y es­tá con­for­ma­da por re­ser­vas pri­va­das que al­ber­gan la ma­yor den­si­dad de vi­da sal­va­je des­pués de Ma­sai Ma­ra y su­po­ne una ex­ce­len­te op­ción pa­ra quien bus­ca ex­clu­si­vi­dad.

Aquí se lo­ca­li­za Se­ge­ra Re­treat, con­for­ma­do por seis vi­llas de ma­de­ra y pa­ja le­van­ta­das so­bre una pro­fu­sión de vi­da bo­tá­ni­ca que mi­ra ha­cia el mon­te Ke­nia. Es­te lod­ge se ca­rac­te­ri­za tan­to por su di­se­ño y con­fort co­mo por su compromiso con la sus­ten­ta­bi­li­dad. Los vi­si­tan­tes po­drán dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia enogas­tro­nó­mi­ca del más al­to ni­vel y de­gus­tar de los me­jo­res vinos afri­ca­nos en com­bi­na­ción con una de­li­cio­sa co­mi­da or­gá­ni­ca pre­pa­ra­da a ba­se de ver­du­ras y hier­bas cul­ti­va­das en su pro­pio huer­to.

El Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes, al nor­te de Ruan­da, en la frontera con Ugan­da y Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, es con­si­de­ra­do el me­jor si­tio de Áfri­ca pa­ra ver go­ri­las de mon­ta­ña. El pai­sa­je, abrup­to y sel­vá­ti­co, ofre­ce una ex­pe­rien­cia que só­lo se con­si­gue des­pués de una dura ca­mi­na­ta des­de el re­fu­gio has­ta la zo­na don­de ese día se en­cuen­tre la fa­mi­lia de go­ri­las, pe­ro el es­fuer­zo va­le la pe­na: es­tar al la­do de un ma­cho es­pal­da pla­tea­da o sen­tir có­mo los be­bés go­ri­las ju­gue­tean a tu al­re­de­dor es al­go que no se ol­vi­da en la vi­da.

És­ta es una ex­pe­rien­cia ex­clu­si­va pa­ra los aman­tes de los ani­ma­les y de la na­tu­ra­le­za, pa­ra los que se atre­ven a ca­mi­nar por en­tre pai­sa­jes ex­tra­or­di­na­rios con la opor­tu­ni­dad de ob­ser­var de cer­ca y en su há­bi­tat a una de las es­pe­cies más im­po­nen­tes de to­do el mun­do.

Ade­más de los go­ri­las, en es­ta zo­na se pue­de en­con­trar el mono do­ra­do, un pri­ma­te de be­llo co­lor y es­pe­cie en­dé­mi­ca que vi­ve en el bos­que de bam­bú.

En las fal­das ad­ya­cen­tes al Par­que Na­cio­nal de los Vol­ca­nes se en­cuen­tra Bi­sa­te Lod­ge, el cam­pa­men­to más re­cien­te de Wil­der­ness Sa­fa­ris, que fue inau­gu­ra­do en ju­nio del 2017. Ubi­ca­do en el an­fi­tea­tro na­tu­ral de un cono vol­cá­ni­co ero­sio­na­do; la pa­la­bra bi­sa­te sig­ni­fi­ca “pie­zas” en kin­yar­wan­da, y des­cri­be có­mo el cono es­tu­vo una vez en­te­ro, pe­ro se des­gas­tó por la ero­sión na­tu­ral.

La zo­na tie­ne vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de los pi­cos de los vol­ca­nes Bi­so­ke, Ka­ri­sim­bi y Mi­keno que se al­zan a tra­vés de los bos­ques afro­al­pi­nos que cu­bren de ver­de las la­de­ras y en don­de, ade­más, es po­si­ble en­con­trar la­gos con aguas os­cu­ras que cu­bren sus crá­te­res dur­mien­tes.

Seis sun­tuo­sas ha­bi­ta­cio­nes con ba­ño pri­va­do ma­xi­mi­zan la co­mo­di­dad y la ca­li­dez, mien­tras con­ser­van los prin­ci­pios me­dioam­bien­ta­les y re­fle­jan la cul­tu­ra de la zo­na ru­ral de Ruan­da.

Hay un lu­gar en el mun­do que com­bi­na ex­clu­si­vi­dad, lu­jo, tran­qui­li­dad y di­ver­sión. Al nor­te de Ca­li­for­nia, cer­ca de la frontera con el es­ta­do de Ne­va­da, es­tá Truc­kee: pun­to de unión en­tre mon­ta­ñas y la­gos que da la sen­sa­ción de vi­vir en una re­ser­va na­tu­ral, le­jos de cual­quier con­flic­to que in­vo­lu­cre el bu­lli­cio de las mu­che­dum­bres.

Aquí, ca­da una de las es­ta­cio­nes del año ofre­ce una am­plia car­te­ra de po­si­bi­li­da­des. El in­vierno lle­ga con la nie­ve su­fi­cien­te pa­ra en­tre­te­ner a los aman­tes del ski, snow­board, pa­ti­na­je so­bre hie­lo, sled­ding y de­más ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Los re­cin­tos de ski ro­dean la ciu­dad y su ca­li­dad los ha­ce per­te­ne­cer a la éli­te in­ter­na­cio­nal. Co­mo ejem­plo es­tá Squaw Va­lley, se­de de los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno de 1960. La his­to­ria y tra­di­ción in­ver­nal de la re­gión la han lle­va­do a desa­rro­llar ins­ta­la­cio­nes de pri­mer ni­vel. Ya sean no­va­tos o ex­per­tos, to­dos pue­den apro­ve­char al má­xi­mo las pen­dien­tes crea­das por el pa­so de los años.

El pai­sa­je mon­ta­ñés se im­po­ne has­ta don­de lle­ga la vis­ta. Los pi­cos pre­su­men una man­ta blan­ca du­ran­te más de la mi­tad del año. El con­tras­te vi­sual cau­sa­do por la pre­sen­cia de la pri­ma­ve­ra y la per­sis­ten­cia del in­vierno ha­cen de Truc­kee una pos­tal per­pe­tua pa­ra to­dos los aman­tes de la na­tu­ra­le­za.

Las mon­ta­ñas, más allá de lu­cir en ca­da una de las fo­to­gra­fías, ofre­cen ríos y la­gos que es­cul­pen ca­da de­ta­lle del te­rreno. Las ca­mi­na­tas en­tre es­te sis­te­ma ar­te­rial de agua son un re-

go­ci­jo y una for­ma de re­vi­ta­li­zar el cuer­po. La flo­ra y fau­na en su más pu­ro es­ta­do pro­vo­can un es­ta­do de re­la­ja­ción úni­co.

El Su­gar Bowl Re­sort, re­cin­to ex­clu­si­vo pa­ra el ski, es un clá­si­co den­tro de Es­ta­dos Uni­dos. Fue fun­da­do en 1939 y des­de en­ton­ces lo­gró una sim­bio­sis con el Tahoe Na­tio­nal Fo­rest, san­tua­rio de un sin­fín de es­pe­cies de ani­ma­les y de una geo­gra­fía en­vi­dia­ble.

Más allá de los lien­zos ofre­ci­dos por la tie­rra, la gen­te de la pe­que­ña ciu­dad tie­ne una se­ria in­cli­na­ción por los mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos. Es­cul­tu­ras de va­rios ma­te­ria­les ador­nan la vis­ta de la zo­na. Ade­más, si lo que se pre­fie­re es to­mar la ca­rre­te­ra, só­lo es ne­ce­sa­rio en­fi­lar­se ha­cia Las Ve­gas y vi­si­tar las Se­ven Ma­gic Moun­tains del sui­zo Ugo Ron­di­no­ne: ins­ta­la­ción que ha cap­tu­ra­do la aten­ción del mun­do en­te­ro por los co­lo­res que pre­su­me y por es­tar en me­dio del de­sier­to.

Si lo que se prio­ri­za es el re­fi­na­mien­to y la ex­clu­si­vi­dad, en Truc­kee se en­cuen­tra Mar­tis Camp, frac­cio­na­mien­to que For­bes con­si­de­ró co­mo el me­jor en to­do Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más de te­ner un campo de golf (di­se­ña­do por Tom Fa­zio) y ac­ce­so di­rec­to a las mon­ta­ñas pa­ra po­der es­quiar. El re­si­den­cial tie­ne un pa­so pri­vi­le­gia­do y cer­cano a uno de los la­gos más im­por­tan­tes del mun­do: La­ke Tahoe.

Es­te pe­que­ño pue­blo en Ca­li­for­nia es, sin du­da al­gu­na, el me­jor lu­gar pa­ra pa­sar grandes mo­men­tos en fa­mi­lia y ¿por qué no? has­ta vi­vir ahí, en me­dio de la co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad que ofre­ce la Sie­rra Ne­va­da.

Pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za, el pai­sa­je es­tá ro­dea­do de pi­nos, la­gos y mon­ta­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.