Au­tos

Ca­si 1,000 ca­ba­llos de po­ten­cia su­man es­tas dos edi­cio­nes. Una re­cuer­da a la me­jor per­se­cu­ción en la his­to­ria del ci­ne, la otra es el re­ga­lo de cum­plea­ños a un au­tén­ti­co de­por­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se. Tan­ta po­ten­cia po­dría dis­pa­rar tu pre­sión ar­te­rial.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Mar­cos Mar­tí­nez

Dos mo­de­los que des­ta­ca­ron en el De­troit Au­to Show por su im­pre­sio­nan­te po­ten­cia.

Ford Mus­tang Bu­llitt

Frank Bu­llitt ha de es­tar son­rien­do des­de el más allá. En el aniver­sa­rio 50 de la pe­lí­cu­la Bu­llit, Ford re­vi­vió a uno de los íco­nos del sép­ti­mo ar­te por la es­pec­ta­cu­lar per­se­cu­ción que pro­ta­go­ni­zó en las ca­lles de San Fran­cis­co en los años 60. El nue­vo Ford Mus­tang Bu­llitt es­tá po­seí­do por el es­pí­ri­tu de Ste­ve Mcqueen, por lo que se tra­ta de una pie­za de inigua­la­ble va­lor.

El Co­bo Cen­ter, se­de del Au­to Show de De­troit 2018, vi­bró con el im­po­nen­te so­ni­do del Ford Mus­tang Bu­llitt, una edi­ción es­pe­cial que lle­ga­rá a los con­ce­sio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses en el pró­xi­mo ve­rano.

AI­RE RETRO

Los in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res de la mar­ca vie­ron una y otra vez la pe­lí­cu­la Bu­llitt, lan­za­da en 1968, pa­ra cap­tar los de­ta­lles que hi­cie­ron del Fast­back ori­gi­nal un vehícu­lo de cul­to. Ese mis­ti­cis­mo te­nía que ser pues­to en la ver­sión ac­tual. El ca­tá­lo­go del Bu­llitt con­si­de­ra dos op­cio­nes de co­lor ex­te­rior (Sha­dow Black y Dark High­land Green), aun­que sin pen­sar­lo es­co­jo el ver­de clá­si­co, co­lor que en al­gún mo­men­to que­dó so­bre los cos­ta­dos del Dod­ge Char­ger que ma­ne­ja­ron los ase­si­nos mien­tras per­si­guie­ron al de­tec­ti­ve Frank Bu­llitt.

Ade­más de los dos co­lo­res ex­clu­si­vos se su­man ri­nes de 19” con cin­co bra­zos, he­chos de alu­mi­nio y aca­ba­dos en ne­gro. De­trás de ellos con­tras­tan los ca­li­pers pin­ta­dos de ro­jo fir­ma­dos por Brem­bo. A ellos le si­guen un jue­go de apo­yos ae­ro­di­ná­mi­cos aca­ba­dos en fi­bra de car­bono que es­tá con­for­ma­do por un split­ter fron­tal, fal­do­nes la­te­ra­les y un di­fu­sor tra­se­ro.

La fir­ma Bu­llitt só­lo apa­re­ce en un si­mu­la­do ta­pón de ga­so­li­na co­lo­ca­do co­mo el ori­gi­nal, en el cen­tro de la par­te tra­se­ra.

EN­TRA­DA AL CI­NE

En el in­te­rior tam­bién hay de­ta­lles que lo co­lo­can co­mo una pie­za dig­na de cual­quier co­lec­cio­nis­ta co­mo el po­mo de la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des Q-ball, jus­to co­mo el que te­nía el Fast­back de la pe­lí­cu­la, así co­mo el vo­lan­te ca­le­fac­ta­do de tres ra­dios y el lla­ma­do Bu­llitt Elec­tro­nics Pac­ka­ge, un sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to con na­ve­ga­ción, asien­tos y es­pe­jos eléctricos con me­mo­rias, asien­tos Re­ca­ro, Sis­te­ma Blind Spot y Sis­te­ma de aler­ta de trá­fi­co cru­za­do.

RUGE Y EMO­CIO­NA

El enor­me co­fre es­con­de el co­no­ci­do 5 li­tros de 8 ci­lin­dros en V pa­ra desa­rro­llar una po­ten­cia de 475 ca­ba­llos y un par mo­tor de 420 lb–pie. La trans­mi­sión, ape­lan­do al ro­man­ti­cis­mo pu­ro por la pe­lí­cu­la y los ver­da­de­ros de­por­ti­vos, es ma­nual. Pa­ra do­tar­lo de un ca­rác­ter ex­clu­si­vo a la me­cá­ni­ca hay que men­cio­nar que se va­le de un sis­te­ma de in­duc­ción de ai­re Open Air, así co­mo de un me­jo­ra­do sis­te­ma de ad­mi­sión en el que el cuer­po tie­ne las mis­mas medidas del em­plea­do en el Shelby GT350, es de­cir, 87 mi­lí­me­tros.

Pa­ra el sis­te­ma de es­ca­pe tam­bién hay al­gu­nas adi­cio­nes es­té­ti­cas y fun­cio­na­les, ya que am­bas sa­li­das es­tán pin­ta­das en ne­gro y cuen­ta con una vál­vu­la que mo­di­fi­ca el so­ni­do pa­ra ha­cer­lo más cer­cano al clá­si­co “gor­go­reo” del V8 em­plea­do en el Fast­back.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.