Des­ti­nos

Ti­me­less En­coun­ters es un via­je a nue­ve de los des­ti­nos más atrac­ti­vos del mun­do a bor­do del jet pri­va­do de la cadena Four Sea­sons.

Equestrian Life Style - - Contenido - Por Ma­ría Ri­vas

Ti­me­less En­coun­ters, una ex­pe­rien­cia de al­tu­ra que te lle­va a los me­jo­res des­ti­nos.

Des­de ha­ce cua­tro años, la cadena in­ter­na­cio­nal Four Sea­sons cam­bió pa­ra siem­pre el con­cep­to de via­jar en pri­me­ra cla­se. Así co­mo en su mo­men­to lo hi­zo el Orient Ex­press por tie­rra, o el bar­co Queen Mary en al­ta mar, aho­ra el Four Sea­sons Pri­va­te Jet ofre­ce la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un crucero aé­reo de la mano de la cadena ca­na­dien­se a bor­do de un Boeing 757 que trans­por­ta a to­do lu­jo a 52 pa­sa­je­ros al­re­de­dor del mun­do.

Ti­me­less En­coun­ters es el nom­bre del nue­vo iti­ne­ra­rio re­cien­te­men­te de­ve­la­do por Four Sea­sons pa­ra su jet pri­va­do que, del 17 de sep­tiem­bre al 10 de oc­tu­bre del 2019, lle­va­rá a sus hués­pe­des a vi­vir una ex­clu­si­va ex­pe­rien­cia de al­tu­ra, to­tal­men­te per­so­na­li­za­da du­ran­te 24 días en nue­ve paí­ses, en una ex­tra­or­di­na­ria se­lec­ción de is­las y ciu­da­des enig­má­ti­cas en las que se alo­ja­rán en los ho­te­les y re­sorts de la marca.

La ae­ro­na­ve —que ori­gi­nal­men­te pue­de trans­por­tar a 233 per­so­nas— es to­tal­men­te ne­gra y bri­llan­te por fue­ra y su úni­ca de­co­ra­ción es el lo­go­ti­po de la em­pre­sa. Por den­tro, el blan­co ab­so­lu­to ha­ce gala del lu­jo ex­tre­mo, con asien­tos de piel aca­ba­dos a mano, obra del di­se­ña­dor ita­liano Ia­co­buc­ci, mientras que los co­ber­to­res de cash­me­re de Mon­go­lia y las sá­ba­nas de lino de­jan cla­ro el ni­vel de re­fi­na­mien­to que se per­ci­be has­ta en los de­ta­lles más pe­que­ños.

La tri­pu­la­ción se en­car­ga­rá de ofre­cer un cui­da­do­so ser­vi­cio a bor­do con la fi­na­li­dad de ha­cer de ca­da tra­yec­to una ex­pe­rien­cia ex­clu­si­va; des­de el chef eje­cu­ti­vo, un con­cier­ge Four Sea­sons, un ma­na­ger de ser­vi­cios glo­ba­les al clien­te y un equi­po de ex­pe­ri­men­ta­das so­bre­car­gos.

PA­RA MUES­TRA, TAI­LAN­DIA

Par­tien­do des­de Ha­wai, y re­co­rrien­do des­ti­nos co­mo Bo­ra Bo­ra, Syd­ney, Du­bai y Pra­ga, en­tre otros, una de las ex­pe­rien­cias más ex­ci­tan­tes pa­ra los via­je­ros se­rán las dos pa­ra­das ma­ra­vi­llo­sas en Tai­lan­dia; la pri­me­ra se­rá Chiang Mai y, a pe­ti­ción es­pe­cial de quien así lo so­li­ci­te, pa­ra­rá en Chiang Rai pa­ra via­jar co­mo un ver­da­de­ro ex­plo­ra­dor de me­dia­dos del si­glo XIX en el Ten­ted Camp Gol­den Trian­gle.

Los via­je­ros que eli­jan pa­ra su iti­ne­ra­rio una ex­pe­rien­cia en Chiang Mai po­drán dis­fru­tar de un es­ce­na­rio na­tu­ral su­mer­gi­do en­tre cam­pos de arroz y mon­ta­ñas bos­co­sas. Aquí ten­drán la opor­tu­ni­dad de vol­ver­se ex­per­tos en co­ci­na tai­lan­de­sa, gra­cias a las lec­cio­nes cu­li­na­rias en el Rim Tai Kitchen; vi­si­tar mer­ca­dos y tem­plos lo­ca­les, co­mo el an­ti­guo tem­plo Che­di Luang, o in­ter­ac­tuar con los mon­jes de Wat Ph­ra Singh pa­ra des­pués cru­zar la ciudad a bor­do de los fol­kló­ri­cos ta­xis tuk-tuk has­ta el mercado Wa­ro­rot.

Al ser una ciudad eri­gi­da en medio de arro­za­les, en Chiang Mai tam­bién se pue­de ha­cer agro­tu­ris­mo, dis­fru­tan­do su jar­dín que es una gran­ja en la mis­ma pro­pie­dad pa­ra apren­der, co­no­cer, sem­brar y co­se­char el arroz, de la mano de gran­je­ros lo­ca­les.

VI­DA DE EX­PLO­RA­DOR

Los hués­pe­des del Pri­va­te Jet tam­bién pue­den op­tar por una pa­ra­da en el ae­ro­puer­to de Chiang Rai pa­ra trans­por­tar­se al Four Sea­sons Ten­ted Camp Gol­den Trian­gle, un pa­raí­so in­mer­so en­tre las fron­te­ras de Bir­ma­nia, Laos y Tai­lan­dia.

El cam­pa­men­to ofre­ce el há­bi­tat per­fec­to pa­ra re­la­jar­se tras un día de ex­pe­di­ción en­tre ele­fan­tes que vi­ven en la na­tu­ra­le­za, sen­de­ros mon­ta­ño­sos y sel­vas de bam­bú. Tam­bién po­drán dis­fru­tar de un tra­di­cio­nal y sa­na­dor ma­sa­je tai­lan­dés des­pués de rea­li­zar un pa­seo en bo­te de co­la lar­ga o de la visita a al­gún san­tua­rio bu­dis­ta, co­mo el im­po­nen­te Tem­plo Blan­co.

El via­je­ro po­drá per­so­na­li­zar to­das las ac­ti­vi­da­des en cual­quier mo­men­to de su via­je, pues de eso se tra­ta Ti­me­less En­coun­ters: via­jar, co­no­cer y ex­pe­ri­men­tar co­mo nunca y co­mo na­die.

El via­je­ro se alo­ja­rá en los re­sorts de la marca; ex­plo­ra­rá la na­tu­ra­le­za, co­mo ha­cer ex­pe­di­cio­nes en­tre ele­fan­tes, así co­mo la gas­tro­no­mía y la cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.