EN DE­FEN­SA DEL BEI­GE

Esquire Big Black Book (México) - - La Información - Por PAUL FEIG

El ci­neas­ta Paul Feig ex­pli­ca có­mo lle­var co­lo­res neu­tros con dis­tin­ción.

Es­te ve­rano los co­lo­res neu­tros vuel­ven con to­do, ya sean ka­ki, ver­de oli­vo o azu­les gri­sá­ceos. ¿Es po­si­ble usar­los sin ver­te co­mo un ti­po abu­rri­do o de la vie­ja guar­dia?

28 DE AGOS­TO DE 2014. Un día que se­rá re­cor­da­do… por su in­fa­mia. Por­que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, osó po­ner­se un tra­je co­lor ca­ne­la. El país en­lo­que­ció. La an­gus­tia se desató en Twitter. Fue co­mo si el Je­fe de Es­ta­do de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do hu­bie­ra subido al po­dio ves­ti­do de bo­tar­ga. La gen­te fue in­ca­paz de com­pren­der que el hom­bre qui­so po­ner­se un tra­je de co­lor neu­tro en pleno ve­rano. Sea­mos ho­nes­tos, en par­te él se lo bus­có. El tra­je no le que­da­ba muy bien: los hom­bros eran in­men­sos y las man­gas y las pier­nas de­ma­sia­do hol­ga­das; le col­ga­ba co­mo un es­mo­quin ren­ta­do a un chi­co fla­cu­cho de se­cun­da­ria el día de su gra­dua­ción. Pe­ro eso no jus­ti­fi­ca el es­cán­da­lo. No, la tris­te reali­dad es que la ma­yo­ría de la gen­te sim­ple­men­te no en­tien­de los tra­jes. En es­tos días, mu­chos creen que un tra­je de­be sig­ni­fi­car al­go, ca­si siem­pre ne­ga­ti­vo. Vis­ten de tra­je las per­so­nas que no nos caen bien — po­lí­ti­cos, con­duc­to­res de no­ti­cie­ros, ven­de­do­res, ban­que­ros— o que no que­re­mos ver — doc­to­res, tra­ba­ja­do­res de fu­ne­ra­rias—. O bien, se le con­si­de­ra un ins­tru­men­to de tor­tu­ra que los hom­bres li­bres es­tán obli­ga­dos a usar en la ofi­ci­na o en even­tos a los que no quie­ren asis­tir. El mun­do ha de­ci­di­do que los tra­jes no son di­ver­ti­dos, ra­zón por la cual se cree que de­ben lle­var­se en co­lo­res os­cu­ros. En­ton­ces, ¿có­mo ex­pli­car que es po­si­ble que un tra­je en to­nos cla­ros fi­gu­re en nues­tra reali­dad?

Por suer­te, quie­nes dis­fru­ta­mos po­ner­nos un tra­je no te­ne­mos es­tos com­ple­jos. ¿O sí? Un re­pa­so ve­loz a la ma­yo­ría de los cló­sets mas­cu­li­nos re­ve­la una es­ca­sez de to­nos cla­ros en con­tras­te con las fi­las os­cu­ras de azul ma­rino, ca­fé y ne­gro. Mu­chos te­ne­mos un tra­je ka­ki pa­ra la oca­sio­nal bo­da ve­ra­nie­ga o la con­fe­ren­cia de prensa en la Ca­sa Blan­ca, pe­ro lo re­le­ga­mos al ol­vi­do los otros 364 días del año. En par­te por ra­zo­nes prác­ti­cas: los tra­jes en co­lo­res neu­tros se en­su­cian más fá­cil­men­te; en cam­bio, te pue­des caer en un tan­que de vino tin­to y aun así no lle­var tu tra­je azul os­cu­ro a la tin­to­re­ría si no quie­res. Aun­que sos­pe­cho que la ra­zón prin­ci­pal de la fal­ta de co­lo­res neu­tros es que la ma­yo­ría les te­me. ¿Lla­ma­rán de­ma­sia­do la aten­ción? ¿O muy po­co? ¿Nos ha­cen pa­re­cer abu­rri­dos? ¿Hay ma­ne­ra de usar bei­ge sin ver­se… bueno… bei­ge? A con­ti­nua­ción al­gu­nas op­cio­nes: Co­mien­za po­co a po­co: pri­me­ro con pren­das se­pa­ra­das en to­nos neu­tros. Ca­si to­dos tie­nen un par de chi­nos co­lor ka­ki por ahí, así que pón­te­los con un bla­zer sin fo­rro y neu­tro. En es­ta pri­me­ra fa­se, los co­lo­res no tie­nen que com­bi­nar. Con­si­gue un atuen­do ca­sual con una pla­ye­ra y te­nis cla­ros. Te sor­pren­de­rá la can­ti­dad de cum­pli­dos, so­bre to­do si lle­gas a una pa­rri­lla­da en la que to­dos lle­van jeans y pla­ye­ra sin man­gas. Lle­va tu look al si­guien­te ni­vel: me­jo­ra la pri­me­ra fa­se. Aña­de una ca­mi­sa de ves­tir con el cue­llo des­abo­to­na­do y mo­ca­si­nes o za­pa­tos cla­ros en an­te (si te sien­tes ca­paz, sin cal­ce­ti­nes.). Re­má­ta­lo con un fou­lard de al­gu­na te­la li­ge­ra o un pañuelo co­lo­ri­do. En­tra al lu­gar y ca­mi­na con con­fian­za. La gen­te se lo cree­rá. Pon­te el tra­je: ya que le dis­te un par de vuel­tas a la pis­ta ama­teur, es ho­ra de vol­ver­te pro­fe­sio­nal. En es­tos días, mu­chos di­se­ña­do­res es­tán ha­cien­do tra­jes en co­lo­res neu­tros en to­dos los to­nos, te­las y pa­tro­nes. Un tra­je es­tán­dar de dos pie­zas, con sa­co rec­to de dos bo­to­nes, co­lor ca­ne­la, se pres­ta pa­ra un sin­fín de atuen­dos. Com­bí­na­lo con una cor­ba­ta de pa­trón cla­ro y za­pa­tos de ves­tir; si bus­cas al­go más ca­sual úsa­lo con mo­ca­si­nes o te­nis y una ca­mi­sa de lino con el cue­llo des­abo­to­na­do. Co­lo­ca una flor o un bou­ton­nie­re en se­da de Char­vet en el ojal de la so­la­pa pa­ra dar­le cier­ta ji­ri­bi­lla. Si de ver­dad quie­res su­bir de ni­vel, bus­ca un tra­je con sa­co cru­za­do. Se ve­rá bien con o sin cor­ba­ta. Se­gún el atuen­do, tam­bién pue­des con­jun­tar el sa­co con pan­ta­lo­nes blan­cos en lino. O bien, po­drías con­si­de­rar un cha­le­co en al­gu­na te­la li­ge­ra o un pañuelo en se­da si no lle­vas cor­ba­ta. Es­to le di­ce al mun­do que aun­que sa­bes que no lle­vas cor­ba­ta, es por­que quie­res un to­que au­daz. Ex­pe­ri­men­to: ¿te sien­tes va­lien­te? Com­bi­na tu bla­zer neu­tro con unos shorts. No con unos de mez­cli­lla y cor­ta­dos: bus­ca unos cla­ros que te lle­guen por en­ci­ma de la ro­di­lla. Pon­te mo­ca­si­nes o unos te­nis blan­cos im­pe­ca­bles, y ca­mi­na co­mo si te aca­ba­ras de ba­jar del ya­te de un ami­go. Agre­ga una cor­ba­ta pa­ra pa­re­cer el due­ño del ya­te. No le te­mas a los co­lo­res neu­tros, ami­go. Co­mo di­cen, la va­rie­dad es lo que le da sa­zón a la vi­da. Siem­pre pue­des con­tar con tus tra­jes os­cu­ros, son co­mo un pe­rro fiel que espera a su due­ño en ca­sa lue­go de una fies­ta sú­per di­ver­ti­da. Reha­bi­li­tar la ima­gen de los tra­jes en to­nos neu­tros de­pen­de de ti. No de­jes que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se li­bre so­lo la ba­ta­lla. Pon­te de pie, al­to, or­gu­llo­so y en co­lo­res neu­tros a su la­do. Pri­me­ro en­cuen­tra a un buen sas­tre pa­ra que el tra­je te que­de bien y si ves que el pre­si­den­te si­gue sin ha­cer­lo, pro­cu­ra po­ner­te de pie fren­te a él.

Paul Feig es di­rec­tor de Bri­des­maids, The Heat y Spy. Se­gu­ro lle­va pues­to un tra­je ka­ki.

Tra­je con sa­co de dos bo­to­nes L. B. M. 1911 en al­go­dón ( 965 dó­la­res); lu­biam. it/ en. Gi­let Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli en al­go­dón ( 1025 dó­la­res); bru­ne­llocu­ci­ne­lli. com. Ca­mi­sa Er­me­ne­gil­do Zeg­na en al­go­dón ( 375 dó­la­res); zeg­na. com. Len­tes Dol­ce & Gab­ba­na en ca­rey ( 390 dó­la­res); sun­glass­hut. com.

SÍ M. Jag­ger

NO B. Oba­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.