EN DE­FEN­SA DE LOS TE­NIS ( MUY) CA­ROS

Esquire Big Black Book (México) - - La Información - Por RI­CHARD DOR­MENT

Pri­mer pa­so: de­ja de con­si­de­rar los te­nis co­mo cal­za­do me­nor. Por Ri­chard Dor­ment.

Es­ta­mos ha­blan­do de pa­gar al­re­de­dor de 1400 dó­la­res por unos te­nis. Leís­te bien: mil cua­tro­cien­tos dó­la­res por un par de za­pa­tos de­por­ti­vos. Y ca­da vez hay más hom­bres que pien­san que los va­len.

CUAN­DO BER­LU­TI LAN­ZÓ SU PRI­MER MO­DE­LO DE TE­NIS el ve­rano pa­sa­do, fue co­mo si Patek Phi­lip­pe pre­sen­ta­ra un re­loj di­gi­tal o Châ­teau La­fi­te-Roths­child de­ve­la­ra una nue­va lí­nea de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les: una mar­ca que aso­cia­mos con los ni­ve­les más al­tos de lu­jo, ca­li­dad e in­te­gri­dad se am­plía pa­ra se­guir las ten­den­cias más ca­sua­les y de­mo­crá­ti­cas del si­glo XXI. Y los pre­cios de di­cho mo­de­lo, bau­ti­za­do Play­ti­me, que van de 1200 a 1600 dó­la­res, plan­tean una pre­gun­ta in­tere­san­te pa­ra los hom­bres que aman el cal­za­do de al­ta ga­ma: ¿ha­brá al­guien dispuesto a pa­gar esas can­ti­da­des por un par de te­nis? E igual­men­te im­por­tan­te: ¿de­be­ría ha­cer­lo? Los te­nis ca­ros no son na­da nue­vo: cual­quie­ra que ha­ya vivido su ado­les­cen­cia en las dé­ca­das de los ochen­ta o no­ven­ta pue­de ates­ti­guar lo que era aho­rrar pa­ra com­prar­se los nue­vos Air Jor­dan, que bien po­drían ha­ber cos­ta­do un mi­llón de dó­la­res; de to­dos mo­dos, con el po­co di­ne­ro de la me­sa­da que re­ci­bías, nun­ca te al­can­za­ba. Tam­po­co es que los te­nis de di­se­ña­dor sean par­ti­cu­lar­men­te no­ve­do­sos. Pra­da co­men­zó es­te mo­vi­mien­to en 1999 con su lí­nea Ame­ri­ca’s Cup, y hoy en día to­das las mar­cas de di­se­ña­dor, des­de Cha­nel y Va­len­tino has­ta Lan­vin y Tom Ford, ven­den al­gún ti­po de cal­za­do de­por­ti­vo. De lo que se tra­ta aho­ra es de te­nis de lu­jo, al­go por com­ple­to dis­tin­to, por­que la

pro­me­sa de los te­nis de lu­jo es ofre­cer el mis­mo ni­vel de tra­ba­jo ar­te­sa­nal de los za­pa­tos he­chos a la me­di­da, y eso cues­ta mu­cho di­ne­ro. Ales­san­dro Sar­to­ri, el di­se­ña­dor ita­liano que lan­zó la lí­nea ready-to­wear de Ber­lu­ti en 2011 y su­per­vi­só el lan­za­mien­to de los Play­ti­me, ex­pli­ca el mo­vi­mien­to ha­cia los te­nis de lu­jo co­mo sim­ple ofer­ta y de­man­da. “No me gus­ta­ba ver a nues­tros clien­tes lle­van­do nues­tros za­pa­tos en oca­sio­nes for­ma­les y con te­nis de otras mar­cas en mo­men­tos más re­la­ja­dos”, di­ce Sar­to­ri, quien por su­pues­to no iba a per­mi­tir que la ca­sa res­pal­da­ra un di­se­ño de me­nor ca­li­dad y pre­cio. “Así que nos di­mos a la ta­rea de lle­nar ese es­pa­cio, de ofre­cer la co­mo­di­dad, el ajus­te, el pe­so y el desem­pe­ño de un her­mo­so par de za­pa­tos he­chos a mano, en for­ma de te­nis.” Los mis­mos ar­te­sa­nos que se en­car­gan de la lí­nea clá­si­ca de Ber­lu­ti ha­cen tam­bién los Play­ti­me y en ca­da par se en­cuen­tran mu­chos de los de­ta­lles dis­tin­ti­vos de la fir­ma: se ela­bo­ran con una so­la pie­za de cue­ro, una proeza téc­ni­ca que ga­ran­ti­za un ajus­te per­fec­to y lí­neas más lim­pias; lle­van plan­ti­lla de piel pa­ra ma­yor co­mo­di­dad, la sue­la ex­ter­na es de hu­le ( pa­ra un me­jor desem­pe­ño: des­pués de to­do, son te­nis) y el aca­ba­do tie­ne la mis­ma le­gen­da­ria pá­ti­na que ins­pi­ra ini­cia­ti­vas co­mo la del Swann Club, un gru­po de afi­cio­na­dos de la mar­ca que se reúnen una vez al año pa­ra bo­lear sus Ber­lu­ti fa­vo­ri­tos con Dom Pé­rig­non. “La pá­ti­na se apli­ca en la tien­da en es­pe­cial pa­ra ca­da clien­te”, ex­pli­ca Sar­to­ri. “Hay 100 to­nos di­fe­ren­tes pa­ra es­co­ger y pue­des cam­biar­les el co­lor.” Aquí no es­tás pa­gan­do por al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca que me­jo­re el desem­pe­ño, ni por un lo­go que de­mues­tre es­ta­tus, sino por la ex­ce­len­te ca­li­dad del pro­duc­to. Y eso plan­tea el te­ma con­tro­ver­sial del va­lor: una co­sa es gas­tar más de mil dó­la­res en un par de ox­ford clá­si­cos que po­drás po­ner­te du­ran­te mu­chos años, y otra muy dis­tin­ta gas­tar esa can­ti­dad en unos te­nis que son, ca­si por de­fi­ni­ción, desecha­bles: se gas­tan de la sue­la, se apes­tan y tie­nes que com­prar otros. Si bien Sar­to­ri in­sis­te en que nin­guno de los pro­duc­tos de Ber­lu­ti de­be con­si­de­rar­se desecha­ble, las po­si­bi­li­da­des de que sus te­nis so­bre­vi­van a lar­go pla­zo no son tan cla­ras. Pe­ro ver­lo des­de esa pers­pec­ti­va pro­ba­ble­men­te sea in­jus­to: por mu­cho que ra­cio­na­li­ce­mos las com­pras, en lo que real­men­te pen­sa­mos es en có­mo se nos van a ver pues­tos al día si­guien­te. Y si no te­ne­mos di­le­mas exis­ten­cia­les o fi­nan­cie­ros en gas­tar ci­fras de cua­tro dí­gi­tos en un par de ox­fords de Ber­lu­ti, tam­po­co ha­bría mo­ti­vo pa­ra no ad­qui­rir unos Play­ti­me. De otro mo­do, se­ría co­mo si con­si­de­rá­ra­mos los te­nis un cal­za­do de me­nor ca­te­go­ría cuan­do pa­ra ca­da vez más hom­bres la reali­dad es exac­ta­men­te la opues­ta. Los te­nis son una prio­ri­dad pa­ra los aman­tes de la mo­da, y si los Stan Smith son el equi­va­len­te en cal­za­do de­por­ti­vo a la bol­sa Kelly, tal co­mo los des­cri­be Dirk Schön­ber­ger, el di­rec­tor crea­ti­vo de la di­vi­sión de­por­ti­va de Adi­das, po­de­mos es­pe­rar que los te­nis man­ten­gan ese si­tio pri­vi­le­gia­do por un buen tiem­po. “En el pa­sa­do, los te­nis se po­nían de mo­da por un tiem­po y lue­go ya no”, se­ña­la Schön­ber­ger. “Pe­ro por pri­me­ra vez ten­go la sen­sa­ción de que es­to no es una ten­den­cia efí­me­ra: es par­te del es­ti­lo de vi­da ac­tual de los hom­bres.”

Te­nis en piel de be­ce­rro ( 1420 dó­la­res) de Ber­lu­ti; ber­lu­ti. com. Pan­ta­lón en al­go­dón ( 330 dó­la­res) de Or­le­bar Brown; or­le­bar­brown. com. Cal­ce­ti­nes de Bresciani; bresciani. it.

SÍ V. Cruz

NO A. Sam­berg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.