RÉ­QUIEM POR EL DE­FEN­DER

Es el final del ca­mino pa­ra el increíble to­do­te­rreno de Land Ro­ver. ¿ Quién nos lle­va­rá aho­ra?

Esquire Big Black Book (México) - - La Información - Por Da­niel Pund

El úl­ti­mo adiós a un icono au­to­mo­triz.

EL FA­BRI­CAN­TE BRI­TÁ­NI­CO Land Ro­ver pro­vee pro­duc­tos de lu­jo al­ta­men­te es­ti­li­za­dos. Sí, ha­ce co­ches, y sí, mu­chos de ellos po­drían ba­rrer el pa­vi­men­to con la ma­yo­ría de los otros co­ches, pe­ro só­lo hay que ver el bol­so de la en­jo­ya­da da­ma que va en la Evoque (el pe­que­ño hí­bri­do que la fir­ma lan­zó en 2011) pa­ra dar­se una idea de en don­de es­tán aho­ra el co­ra­zón y el al­ma de la mar­ca. Eso y la re­cien­te decisión de sa­car del mercado al De­fen­der — el an­ti­guo to­do­te­rreno con una es­pa­cio­sa ca­bi­na cu­yo li­na­je se re­mon­ta al Land Ro­ver 1948 ori­gi­nal— tras 67 años de pro­duc­ción. El con­torno de aquel Land Ro­ver ori­gi­nal fue di­bu­ja­do en la are­na de una pla­ya con una va­ra. Era un mon­ta­je de res­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: su di­se­ño bá­si­co era una co­pia de los Jeeps que aún flo­ta­ban al­re­de­dor de In­gla­te­rra des­pués de la gue­rra. Ini­cial­men­te

es­tu­vo dis­po­ni­ble só­lo en el co­lor ver­de As­cot Cock­pit de la an­ti­gua Real Fuer­za Aé­rea, por­que ha­bía una pro­vi­sión de pin­tu­ra so­bran­te de la cons­truc­ción de avio­nes mi­li­ta­res. Land Ro­ver tam­bién cons­tru­yó la carrocería a par­tir de so­bras de Bir­ma­bright, una alea­ción de alu­mi­nio y mag­ne­sio que se uti­li­za­ba en la fa­bri­ca­ción de avio­nes, por­que era más abun­dan­te que el ace­ro. Fue un pro­ce­so len­to, rui­do­so e in­có­mo­do. La com­pa­ñía lo des­cri­bía co­mo un vehícu­lo “pa­ra el agri­cul­tor, el cam­pe­sino, y pa­ra el uso in­dus­trial en ge­ne­ral”. Pe­ro, co­mo los pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla, la na­tu­ra­le­za sim­ple y uti­li­ta­ria del Land Ro­ver even­tual­men­te lle­gó a ser con­si­de­ra­da co­mo un es­tán­dar de au­ten­ti­ci­dad, bra­vu­ra y aven­tu­ra. Sin em­bar­go, es­te mo­de­lo, que fue bau­ti­za­do De­fen­der en 1990, ha lle­ga­do al final del ca­mino. Ca­da vez más dis­tan­cia­do del res­to de la so­fis­ti­ca­da lí­nea de Land Ro­ver, e im­po­si­bi­li­ta­do pa­ra cum­plir con las nue­vas re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les y de se­gu­ri­dad, uno de los in­can­sa­bles au­to­mo­to­res del mun­do de­ja­rá de re­tum­bar en la lí­nea de pro­duc­ción en di­ciem­bre pró­xi­mo. Pa­ra con­me­mo­rar la oca­sión, la com­pa­ñía pro­du­ci­rá tres ver­sio­nes fi­na­les del De­fen­der: una es­ti­lo re­tro con pin­tu­ra ver­de pá­li­do; una ul­tra­equi­pa­da con su­fi­cien­tes ins­tru­men­tos to­do­te­rreno pa­ra ex­pe­di­cio­nes ru­das; e inex­pli­ca­ble­men­te, un mo­de­lo de lu­jo, con pin­tu­ra de dos to­nos y piel sua­ve. La es­ca­sez del mo­de­lo só­lo ha ser­vi­do pa­ra avi­var el de­seo de los com­pra­do­res de to­do el mun­do y, en oca­sio­nes, pa­ra mo­ti­var a em­pre­sas sin es­crú­pu­los que im­por­tan ile­gal­men­te De­fen­ders de otros lu­ga­res. Es­to sig­ni­fi­ca que de vez en cuan­do, en al­gu­nos paí­ses, se­gui­do­res de Land Ro­ver lle­gan a ver con ho­rror có­mo agen­tes de adua­nas tri­tu­ran De­fen­ders im­por­ta­dos de ma­ne­ra irre­gu­lar. Hay em­pre­sas de re­nom­bre, sin em­bar­go, que res­tau­ran y re­ven­den las uni­da­des, so­bre to­do del mercado es­ta­dou­ni­den­se. Una de ellas es Ad­ven­tu­re Mo­tor­Cars, con se­de en Bir­ming­ham, que du­ran­te 14 años ha res­tau­ra­do y re­ven­di­do es­tos vehícu­los. Un De­fen­der re­cién re­for­ma­do cues­ta en­tre 40,000 y 80,000 dó­la­res, de­pen­dien­do de qué tan desea­da sea la ver­sión ori­gi­nal, del co­lor, y de si tie­ne una ca­po­ta de lo­na re­trác­til. Los vehícu­los Land Ro­ver mo­der­nos más gran­des y ele­gan­tes cues­tan más de 80,000 dó­la­res, y tie­nen sis­te­ma de na­ve­ga­ción, con­trol de cru­ce­ro por ra­dar y sis­te­ma de so­ni­do de al­ta ca­li­dad. El De­fen­der, por su par­te, só­lo vie­ne con cris­ta­les, asien­tos y un vo­lan­te que al gi­rar­lo cam­bia la di­rec­ción del vehícu­lo. La sim­ple exis­ten­cia del De­fen­der po­ne en ri­dícu­lo a to­dos los ab­sur­dos vehícu­los to­do-te­rreno de fa­bri­ca­ción re­cien­te, con sus ca­rro­ce­rías fal­sa­men­te re­sis­ten­tes, y los po­ne en su lu­gar co­mo me­ras si­mu­la­cio­nes. El De­fen­der nun­ca fue di­se­ña­do pa­ra pa­re­cer una he­rra­mien­ta con­tun­den­te y de ma­chos. Es al­go así co­mo un mar­ti­llo: nun­ca fue real­men­te di­se­ña­do, sim­ple­men­te lo crea­ron y sus li­mi­ta­cio­nes se con­vir­tie­ron en par­te de su atrac­ti­vo des­de el prin­ci­pio. Qui­zá Land Ro­ver pro­du­ci­rá un mo­de­lo com­ple­ta­men­te nue­vo den­tro de un año o dos, que se lla­ma­rá De­fen­der e in­clu­so se ven­de­rá de ma­ne­ra oficial en to­dos los paí­ses. Pe­ro es­ta­rá car­ga­do de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos y sis­te­mas de se­gu­ri­dad, y se­rá silencioso... y no se­rá el mis­mo.

ARRI­BA: Ver­sión “He­ri­ta­ge” del úl­ti­mo De­fen­der: un di­se­ño clá­si­co in­clu­so en la pin­tu­ra. DE­RE­CHA: La ver­sión “Ad­ven­tu­re”: ul­tra­equi­pa­da y ar­ma­da en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.