EL TIEM­PO ES ALE­MÁN

Esquire Big Black Book (México) - - La Información - Por SAN­TIA­GO OREN­DAIN

A. Lan­ge & Söhne se to­mó muy en se­rio el re­to de crear un gran cro­nó­gra­fo pro­pio.

Si eres una ca­sa de al­ta re­lo­je­ría más te va­le te­ner un gran cro­nó­gra­fo pro­pio. A. Lan­ge & Söhne se ha to­ma­do el re­to muy en se­rio.

EN ES­TA EDI­CIÓN DE THE BIG BLACK BOOK HE­MOS IN­CLI­NA­DO LA CA­BE­ZA pa­ra ado­rar la di­vi­na sen­ci­llez de los re­lo­jes sin com­pli­ca­cio­nes, es de­cir, que “só­lo” in­di­can las ho­ras y los mi­nu­tos, y si aca­so los se­gun­dos y la fe­cha. Es­to no sig­ni­fi­ca que ha­ya­mos re­nun­cia­do a uno de los pasatiempos fa­vo­ri­tos de los hom­bres: apre­tar los bo­to­nes que ac­ti­van la ma­qui­na­ria de cual­quier apa­ra­to con cier­to gra­do de com­ple­ji­dad que nos pon­gan en­fren­te. Me­jor aún si ese apa­ra­to es un cro­nó­gra­fo me­cá­ni­co ela­bo­ra­do por una ca­sa de al­ta re­lo­je­ría co­mo A. Lan­ge & Söhne. ¿Quie­ren al­go in­su­pe­ra­ble? Bueno. ¿Qué les pa­re­cen dos cro­nó­gra­fos? Nos re­fe­ri­mos a un par de no­ve­da­des que A. Lan­ge & Söhne pre­sen­tó a prin­ci­pios de 2015 en Ginebra, Sui­za: el Da­to­graph Per­pe­tual con ca­ja en oro blan­co y el Da­to­graph Up/Down con ca­ja en oro ro­sa. La fas­ci­na­ción por el cro­nó­gra­fo es co­mún en­tre las gran­des fir­mas de la in­dus­tria. A fin de cuen­tas es uno de los cúl­me­nes de la pre­ci­sión en un ofi­cio cu­yo ob­je­ti­vo pri­mor­dial ha si­do, y si­gue sien­do, me­dir el tiem­po con la ma­yor exac­ti­tud po­si­ble. Desa­rro­llar uno — o va­rios— es una prue­ba irre­fu­ta­ble de la ca­pa­ci­dad y la sa­pien­cia de la mar­ca en cues­tión. Fer­di­nand Adolph Lan­ge creó su pri­mer cro­nó­gra­fo en 1868, me­nos de cin­cuen­ta años des­pués de que el fran­cés Ni-

co­las Rieus­sec in­ven­ta­ra un ar­te­fac­to ca­paz de me­dir el tiem­po que ca­da ca­ba­llo tar­da­ba en cu­brir la dis­tan­cia en una ca­rre­ra. (El me­ca­nis­mo de Rieus­sec “escribía” los tiem­pos de sa­li­da y lle­ga­da en la es­fe­ra es­mal­ta­da del re­loj me­dian­te dos go­tas de tin­ta.) La ver­sión de Fer­di­nand con­ta­ba con un mo­no­pul­sa­dor que per­mi­tía a la agu­ja del cro­nó­gra­fo par­tir, de­te­ner­se y re­gre­sar a ce­ro. A. Lan­ge & Söhne re­su­ci­tó en oc­tu­bre de 1994 con el lan­za­mien­to de cua­tro re­lo­jes, en­tre ellos el em­ble­má­ti­co y ma­ra­vi­llo­so Lan­ge 1. Así ter­mi­nó un pe­rio­do de os­cu­ri­dad y ol­vi­do que em­pe­zó a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1940, cuan­do el edi­fi­cio prin­ci­pal de pro­duc­ción de la mar­ca en Glas­hüt­te, Ale­ma­nia, fue des­trui­do du­ran­te un bom­bar­deo en el úl­ti­mo día de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En 1948, los he­re­de­ros de Fer­di­nand fue­ron des­po­seí­dos de la com­pa­ñía por el ré­gi­men so­vié­ti­co. Ca­si cin­co dé­ca­das más tar­de, Wal­ter Lan­ge apro­ve­chó la caí­da del Mu­ro de Ber­lín y la des­apa­ri­ción de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca Ale­ma­na pa­ra con­ti­nuar con el le­ga­do de su bi­sa­bue­lo. Cum­pli­das las ex­pec­ta­ti­vas de un re­gre­so tan es­pe­ra­do, “un ca­li­bre de cro­nó­gra­fo de ma­nu­fac­tu­ra pro­pia fue el ob­je­ti­vo prin­ci­pal en la lis­ta de prio­ri­da­des pa­ra los desa­rro­lla­do­res de pro­duc­to de A. Lan­ge & Söhne”, ase­gu­ra la fir­ma. “El nue­vo ca­li­bre de­bía as­pi­rar a ser un con­cep­to in­no­va­dor de una mar­ca tra­di­cio­nal y que es­ta­ble­cie­ra nue­vos pa­rá­me­tros en re­lo­je­ría de pre­ci­sión con­tem­po­rá­nea”. La res­pues­ta fue el Da­to­graph, que de­bu­tó en 1999 con una con­fi­gu­ra­ción de una co­lum­na de en­gra­nes clá­si­ca, un mi­nu­te­ro sal­tan­te, fly­back (que per­mi­te una me­di­ción cons­tan­te ins­tan­tá­nea de la du­ra­ción de ca­da even­to) y el em­ble­má­ti­co gran fe­cha­dor de Lan­ge. La co­lum­na de en­gra­nes ase­gu­ra­ba que to­das las fun­cio­nes se con­tro­la­ran con pre­ci­sión. En 2006 co­no­ci­mos el Da­to­graph Per­pe­tual, que com­bi­na cro­nó­gra­fo fly­back y ca­len­da­rio perpetuo. Ade­más del día de la se­ma­na, mes, año bi­sies­to y fa­ses lu­na­res, tam­bién tie­ne in­di­ca­dor día/no­che. El mo­de­lo es­tá dis­po­ni­ble en pla­tino con ca­rá­tu­la en ro­dio, y des­de 2015 en oro blan­co con ca­rá­tu­la gris. Pa­ra 2012, A. Lan­ge & Söhne si­guió con la evo­lu­ción del Da­to­graph gra­cias a la ver­sión Up/Down, con una au­to­no­mía ex­ten­di­da a 60 ho­ras, un in­di­ca­dor de la re­ser­va de mar­cha y un os­ci­la­dor de ma­nu­fac­tu­ra pro­pia, ade­más del gran fe­cha­dor. Ori­gi­nal­men­te fue pre­sen­ta­do en pla­tino, pe­ro a par­tir de es­te año tam­bién exis­te en oro ro­sa. Así que no hay na­da de ma­lo —ab­so­lu­ta­men­te na­da— con al­gu­nas fun­cio­nes y pul­sa­do­res más. So­bre to­do si los en­cuen­tras en los re­lo­jes de una mar­ca que ofre­ce ca­li­dad ale­ma­na, con to­do lo que eso im­pli­ca en tér­mi­nos de ex­ce­len­cia es­té­ti­ca y tec­no­ló­gi­ca.

Las nue­vas ver­sio­nes de cro­nó­gra­fos pre­sen­ta­dos por A. Lan­ge & Söh­ne en 2015. Iz­quier­da: el Da­to­graph Per­pe­tual con ca­ja de 41 mm en oro blan­co. De­re­cha: el Da­to­graph Up/ Down con ca­ja de 41 mm en oro ro­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.