CAR­GA LI­GE­RA

Esquire Big Black Book (México) - - La Información - Por NICK SU­LLI­VAN

El ar­te y la cien­cia de­trás de em­pa­car ( y vi­vir) con me­nos. Por Nick Su­lli­van.

Apren­dien­do a so­bre­vi­vir con me­nos: una aven­tu­ra al­re­de­dor del mun­do a la vez.

ES­TOY ES­CRI­BIEN­DO ES­TO EN LOS CON­FI­NES es­tre­chos y ca­lu­ro­sos de mi ca­ma­ro­te sin portilla, a bor­do del Spi­rit, un ya­te Spark­man & Step­hen de ca­si 20 me­tros de lon­gi­tud que na­ve­ga des­de la cos­ta de las Is­las Vírgenes Bri­tá­ni­cas y sir­ve de lo­ca­ción pa­ra nues­tro por­ta­fo­lio de na­ve­ga­ción (“Ca­sual”, que co­mien­za más ade­lan­te). La bo­de­ga es tan re­du­ci­da co­mo la al­tu­ra. Tra­ji­mos un bul­to de ro­pa pa­ra la se­sión fo­to­grá­fi­ca, pe­ro em­pa­qué to­do lo que ne­ce­si­to pa­ra una se­ma­na en el mar en una ma­le­ta de mano pe­que­ña, he­cha en lo­na y con­ve­nien­te­men­te amor­fa. Jun­to con los ob­je­tos que no son ro­pa (va­rios car­ga­do­res y ca­bles, dos li­bros [uno análo­go, uno di­gi­tal] y ar­tícu­los obli­ga­to­rios pa­ra el ba­ño), me li­mi­té a cua­tro pla­ye­ras, un par de tra­jes de ba­ño, un par de shorts, un sué­ter del­ga­do de cachemira, una cha­ma­rra náu­ti­ca cor- ta, ro­pa in­te­rior y cal­ce­ti­nes. In­clu­so tra­je con­mi­go —pa­ra even­tua­li­da­des so­cia­les po­co pro­ba­bles— un bla­zer, una ca­mi­sa y una cor­ba­ta. Nues­tros mo­de­los se cam­bia­rán de ro­pa a ca­da ra­to; yo, no tan­to. Pa­ra aho­rrar es­pa­cio, pres­cin­dí de los pa­ñue­los de bol­si­llo. Mis com­pa­ñe­ros de em­bar­ca­ción —los ex­per­tos—, quie­nes guar­dan to­do lo que ne­ce­si­tan pa­ra un via­je de una se­ma­na en po­co más que una mur­se [bol­so de mano mas­cu­lino], me dan ce­los y me des­con­cier­tan. Los veo sa­lir tran­qui­los de un vue­lo lar­go y pa­sar por adua­na sin per­der el rit­mo. Po­seen un do­mi­nio que ja­más ten­dré. O tal vez apes­tan al ter­cer día. Si tan só­lo pu­die­ra em­pa­car así pa­ra los via­jes bi­a­nua­les de Es­qui­re a Lon­dres, Flo­ren­cia, Mi­lán, Pa­rís y pa­ra los iti­ne­ra­rios de dos se­ma­nas de avio­nes, tre­nes y au­to­mó­vi­les que me lle­van a más de 100 pre­sen­ta-

cio­nes y pa­sa­re­las… Son dos se­ma­nas en­te­ras de mo­da a to­pe, y en el que bien po­dría ser mi 91er año de ha­cer­lo, pue­do de­cir­les es­to: el ver­da­de­ro ar­te de em­pa­car no ra­di­ca en me­ter la ma­yor can­ti­dad de co­sas a la ma­le­ta, sino en se­lec­cio­nar lo co­rrec­to y apren­der a so­bre­vi­vir con me­nos. Un buen equi­po ayu­da por­que una ma­le­ta va­cía que pe­sa no sir­ve de na­da. Du­ran­te ca­si 15 años usé una ve­ne­ra­ble Glo­be Trot­ter lle­na de es­tam­pas —un mi­la­gro vic­to­riano de con­glo­me­ra­do vul­ca­ni­za­do—, que so­bre­vi­vió a gran­des re­co­rri­dos y mu­cho mal­tra­to por par­te de los des­pa­cha­do­res de equi­pa­je, has­ta que la atra­ve­sa­ron los dien­tes de un mon­ta­car­gas en JFK. Lue­go des­cu­brí el po­li­car­bo­na­to, un mi­la­gro de la pe­tro­quí­mi­ca que es fuer­te, rí­gi­do y, lo más im­por­tan­te, li­ge­ro. Mi Ri­mo­wa cua­dra­da gi­ra co­mo una bai­la­ri­na en sus cua­tro rue­das y car­ga has­ta 31 ki­los de ro­pa. (En cuan­to a los por­ta­tra­jes, fa­vo­ri­tos de los via­je­ros oji­rro­jos, son co­mo cual­quier bol­so te­ji­do y deses­truc­tu­ra­do: un bo­le­to sin re­gre­so a la ro­pa im­po­si­ble de ves­tir.) Con los años he do­mi­na­do el ar­te de em­pa­car li­ge­ro, amon­to­nan­do to­do cuan­to pue­do. (Tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, el vo­lu­men de lo que lle­vo a Eu­ro­pa no cam­bia. En in­vierno, la ro­pa ge­ne­ral­men­te es más vo­lu­mi­no­sa, pe­ro en ve­rano, en el pan­tano hú­me­do en que se con­vier­te Mi­lán, su­das más y por lo tan­to ne­ce­si­tas más cam­bios de ro­pa.) El tru­co pa­ra em­pa­car li­ge­ro es­tá en vi­sua­li­zar la for­ma in­he­ren­te de las co­sas y có­mo po­drían co­nec­tar­se, co­mo un rom­pe­ca­be­zas tri­di­men­sio­nal de mo­da. Soy bueno en eso. Apren­dí el do­blez de Piom­bo pa­ra los sa­cos en la tien­da de la mar­ca en Mi­lán. El es­que­ma pa­ra do­blar un bla­zer al re­vés de un la­do y al de­re­cho del otro, pa­ra mi­ni­mi­zar las arru­gas, es com­pli­ca­do, pa­re­ci­do al ori­ga­mi. Lle­vo mis za­pa­tos más li­ge­ros y uso los más pe­sa­dos (más es­pa­cio) y he ad­qui­ri­do, de aquí y de allá, el há­bi­to de re­lle­nar los za­pa­tos con co­sas frá­gi­les o ex­tra­ñas, co­mo ga­fas de sol y cor­ba­tas (en­ro­lla­das). El tru­co más li­be­ra­dor de to­dos no tie­ne na­da que ver con el vo­lu­men sino con la va­rie­dad. Me gus­ta la ro­pa, na­tu­ral­men­te, y me gus­ta te­ner mu­chas op­cio­nes cuando es­toy tra­ba­jan­do. En es­ta épo­ca de la­xi­tud, el he­cho de que to­do com­bi­ne con to­do es tan­to una ben­di­ción co­mo una mal­di­ción, por­que mien­tras más op­cio­nes, más quie­res lle­var. Lo que con el tiem­po me li­be­ra­rá es des­cu­brir có­mo vi­vir con me­nos pa­ra em­pa­car li­ge­ro. Es­to im­pli­ca ser de­ci­si­vo y pla­near con an­ti­ci­pa­ción. Sig­ni­fi­ca, so­bre to­do, des­pren­der­se. No soy bueno en eso. El se­cre­to, es­toy con­ven­ci­do, ra­di­ca en vi­sua­li­zar an­tes del via­je tres es­ce­na­rios po­si­bles. Es­tos son, va­ga­men­te: ves­tir­se ele­gan­te, ca­sual y ese pe­ren­ne asun­to de la la­xi­tud. Ves­tir­se ele­gan­te es pa­ra ese coc­tel o even­to de no­che ex­cep­cio­nal en el que usar bla­zer y jeans se­ría un in­sul­to pa­ra los an­fi­trio­nes. Fá­cil: un tra­je azul ma­rino, una ca­mi­sa, una cor­ba­ta. Tal vez una ca­mi­sa de re­pues­to. Y za­pa­tos de ves­tir os­cu­ros. Del otro la­do de la ba­lan­za es­tán los días re­la­ja­dos o de via­je, pa­ra los que só­lo ne­ce­si­to ro­pa có­mo­da y fun­cio­nal, más un sué­ter pa­ra el vue­lo. Un atuen­do es su­fi­cien­te. Son los es­ce­na­rios in­ter­me­dios pa­ra los que es­tá des­ti­na­do el res­to de mi ma­le­ta: des­fi­les de mo­da, pre­sen­ta­cio­nes, co­mi­das in­for­ma­les, con­fe­ren­cias de pren­sa, más des­fi­les, más pre­sen­ta­cio­nes, más co­mi­das. En enero pa­sa­do, pre­pa­ran­do es­ta pie­za, hi­ce lo que equi­va­le a una au­di­to­ría de mi guar­da­rro­pa en­te­ro cuando lle­gué a mi pri­mer ho­tel en Lon­dres. Cuando desem­pa­qué, en mi cló­set ha­bía seis bla­zers, dos tra­jes y tres abri­gos ( lo sé, lo sé). Tu­ve que pe­dir más gan­chos (nun­ca es bue­na se­ñal). Ha­bía cua­tro pa­res de za­pa­tos ca­fés si­mi­la­res. En el via­je de dos se­ma­nas y cin­co ciu­da­des, usé dos pa­res de za­pa­tos, seis ca­mi­sas, un abri­go y tres sa­cos. No ne­ce­si­té más que la mi­tad de lo que ha­bía em­pa­ca­do. Así que cuando lle­gue la si­guien­te tem­po­ra­da, no vol­ve­ré a amon­to­nar to­dos los atuen­dos po­si­bles en una ma­le­ta. Ya no re­car­ga­ré mi pe­so com­ple­to so­bre una de ellas pa­ra ce­rrar­la. No me can­sa­ré an­tes de si­quie­ra ha­cer el check- in pa­ra un vue­lo. Via­ja­ré li­ge­ro y có­mo­do y usa­ré el ser­vi­cio de la­van­de­ría de mis ho­te­les con sen­sa­tez. Les man­da­ré una postal pa­ra con­tar­les qué tal me va.

Ma­le­ta Ri­mo­wa en po­li­car­bo­na­to ( 675 dó­la­res); ri­mo­wa. com. Sa­co Etro en al­go­dón ( 1685 dó­la­res); etro. com. Ca­mi­sa Brooks Brot­hers Black Flee­ce en al­go­dón ( 195 dó­la­res) y chi­nos Brooks Brot­hers Red Flee­ce en al­go - dón ( 90 dó­la­res); brooks­brot­hers. com. Re­loj Cha­nel J12 en ce­rá­mi­ca ( 7500 dó­la­res); 800 - 550- 0005. Bra­za­le­te Capu­to & Co en piel y ny­lon en­ce­ra­do ( 65 dó­la­res); capu­toand­co. com.

NO Va­ga­bun­do de an­ta­ño

SÍ J. Lo­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.