Car­ta edi­to­rial

Esquire Big Black Book (México) - - Editorial - Da­vid Gran­ger

Mien­tras es­cri­bo es­ta car­ta si­gue sien­do fe­bre­ro. Ayer en la ma­ña­na el ter­mó­me­tro de mi co­che mar­ca­ba - 4º. El in­vierno se nie­ga a ce­der y se vis­lum­bra un ca­so se­ve­ro de de­pre­sión in­ver­nal ge­ne­ra­li­za­da. Sen­ta­do aquí, mien­tras ho­jeo el con­te­ni­do de la que pron­to se­rá nues­tra edi­ción de pri­ma­ve­ra del Big Black Book —la cual gi­ra en torno a via­jes y ac­ti­vi­da­des pro­pias de cli­mas cá­li­dos—, el an­he­lo de que ter­mi­ne el in­vierno es ca­si insoportable. Lo mis­mo de­be ocu­rrir en to­do Es­ta­dos Uni­dos, sal­vo en el sur de Ca­li­for­nia qui­zá. El sur y el me­dio oes­te —in­clu­so Mia­mi— tam­bién han pa­de­ci­do es­te in­vierno: nie­ve, hie­lo, ra­chas pro­lon­ga­das de un frío inau­di­to.

En cam­bio, en el Bi­gB­lac­kBook to­dos lle­van pren­das de co­lo­res cla­ros, do­mi­nan la nue­va mo­da for­mal — que trans­mi­te una co­mo­di­dad na­tu­ral— tan­to pa­ra na­ve­gar co­mo pa­ra ju­gar te­nis en la pla­ya o to­mar los me­jo­res coc­te­les del mun­do.

Si pres­tan aten­ción, no­ta­rán que se avecina un cam­bio en la for­ma de ves­tir y en el es­ti­lo de vi­da de los hom­bres. Des­de ha­ce va­rios años, he­mos ex­pre­sa­do nues­tras per­so­na­li­da­des sar­to­ria­les me­dian­te to­ques dis­tin­ti­vos. El pañuelo pe­cu­liar, los cal­ce­ti­nes de co­lo­res o con pa­tro­nes (o am­bos), el re­loj grue­so y los pan­ta­lo­nes de co­lor es­can­da­lo­so, son só­lo una mues­tra de esa ten­den­cia.

Aho­ra, sin em­bar­go, en ca­si ca­da pá­gi­na se ve la prue­ba de un mo­do más sim­ple y su­til de ves­tir­nos y or­ga­ni­zar nues­tras vi­das. Los re­lo­jes son más del­ga­dos y ele­men­ta­les que la tem­po­ra­da pa­sa­da. Ele­gi­mos pie­zas más re­la­ja­das, in­clu­so cuan­do nos ves­ti­mos for­ma­les. No es­toy se­gu­ro de que al­gu­na vez me con­ven­zan los te­nis cos­to­sos, pe­ro la ma­yo­ría de las com­pa­ñías de mo­da creen que a mu­chos hom­bres sí. Y cuan­do nos po­ne­mos un tra­je com­ple­to, bus­ca­mos uno que tam­bién de­no­te un ai­re re­no­va­do de na­tu­ra­li­dad y con­fian­za. Mi foto favorita en es­ta edi­ción es la del tra­je Her­mès en la sec­ción “Esen­cia­les”, col­ga­do en un gan­cho de ma­ne­ra ca­sual en un entorno que me re­cuer­da a una ca­sa de cam­po en una la­de­ra en Mé­xi­co.

Un te­ma que pre­do­mi­na en es­te nú­me­ro es la no­ción de que el lu­jo es al­go que po­de­mos dis­fru­tar en nues­tros pro­pios tér­mi­nos: la ca­li­dad y la ar­te­sa­nía del cal­za­do de lu­jo le han ce­di­do su lu­gar a la co­mo­di­dad de los te­nis; un anorak de te­la im­permea­ble ha rem­pla­za­do la cha­ma­rra de piel ter­sa. In­clu­so una pren­da tan sen­ci­lla co­mo una pla­ye­ra se ha re­de­fi­ni­do y re­con­fi­gu­ra­do pa­ra que po­da­mos usar­la en to­dos la­dos y com­bi­nar­la con to­do (in­clui­do un bla­zer). De cier­to mo­do es la res­pues­ta a nues­tro im­pul­so de via­jar y es­ca­par. En es­te sen­ti­do, la mon­ta­ña (es de­cir, el lu­jo) vie­ne a Maho­ma (no­so­tros), en nues­tro pro­pio te­rri­to­rio y ba­jo nues­tros pro­pios tér­mi­nos. Y me pa­re­ce mag­ní­fi­co.

Es­pe­ro que dis­fru­ten la lle­ga­da de los me­ses más cá­li­dos tan­to co­mo yo pla­neo ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.