El re­loj del­ga­do

Esquire Big Black Book (México) - - La Gran Pregunta -

Los pri­me­ros guar­da­tiem­pos per­so­na­les del si­glo XVII eran re­lo­jes de bol­si­llo grue­sos que so­bre­sa­lían de los cha­le­cos mas­cu­li­nos —en Fran­cia les lla­ma­ban ce­bo­llas; años des­pués en In­gla­te­rra, na­bos—, y des­de en­ton­ces los re­lo­je­ros no han de­ja­do de apla­nar sus crea­cio­nes. (Uno de los pri­me­ros en ma­te­ria­li­zar di­cha es­ti­li­za­ción fue Pie­rre Beau­mar­chais, quien an­tes de es­cri­bir Las bo­das de Fígaro y con­ver­tir­se en uno de los dra­ma­tur­gos más ce­le­bra­dos del si­glo XVIII fran­cés, in­ven­tó un es­ca­pe me­dian­te el cual fue po­si­ble que los re­lo­jes fue­ran más del­ga­dos y pre­ci­sos.) Hoy los re­lo­jes que per­te­ne­cen a la lla­ma­da ca­te­go­ría pla­na o del­ga­da se ubi­can en el ran­go de los seis a ocho mi­lí­me­tros (es­te Cho­pard L.U.C XPS tie­ne sie­te mi­lí­me­tros de gro­sor, ca­si lo mis­mo que el “ul­tra­del­ga­do” iPho­ne 6) y ca­re­cen de com­pli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias que só­lo aña­den pe­so y vo­lu­men a la pie­za. Lu­cen su­ma­men­te ele­gan­tes de­ba­jo de una ca­mi­sa o unas man­cuer­ni­llas y ha­cen una co­sa: mar­car la ho­ra ex­tre­ma­da­men­te bien.

Cho­pard L.U.C XPS en oro blan­co (16 780 dó­la­res); cho­pard.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.