¡Qué ti­pa­zo!

Una plá­ti­ca bre­ve con JA­SON ISAACS

Esquire Big Black Book (México) - - Formal -

JA­SON ISAACS NO tie­ne idea de dón­de es­tá. Sa­be que en al­gún pun­to de la cam­pi­ña croa­ta, ma­ne­jan­do (pa­ra ser más pre­ci­sos, lo es­tán tras­la­dan­do) ha­cia una cueva en las mon­ta­ñas. Lo es­pe­ran va­rios días de acro­ba­cias que lo in­ter­na­rán en la pro­fun­di­dad de la tie­rra y la no­che. Cuan­do le pi­do que se­ña­le su ubi­ca­ción exac­ta, só­lo se ríe: “No ten­go ni idea, po­dría­mos es­tar en el nor­te, sur, es­te u oes­te. Co­mo la ma­yo­ría de las lo­ca­cio­nes en don­de fil­mo, me su­bo a un co­che, abren la puer­ta, me sa­can por la puer­ta, me dan un ar­ma y em­pie­zo a ac­tuar”.

Así es la vi­da de un ac­tor de re­par­to de 51 años: va de un set a otro en su ba­ta­lla por el si­guien­te pa­pel ju­go­so y, en el ca­mino, tie­ne que re­cor­dar­le a los cu­rio­sos de dón­de lo co­no­cen. ( ¿Ar­ma­ged­don? ¿ The Pa­triot? ¿ Black Hawk Down?) Ha sa­li­do en to­das, una más, una me­nos; ha fil­ma­do en to­do el mun­do, y pa­re­ce dis­fru­tar los ri­tua­les y el re­la­ti­vo ano­ni­ma­to que su­po­ne su pro­fe­sión. “De ni­ño”, en In­gla­te­rra, “ido­la­tra­ba a la ge­ne­ra­ción de ac­to­res de los 70, a los De Ni­ro, Pa­cino, Hack­man y Du­vall. No sa­bía na­da de ellos. Aho­ra sé de­ma­sia­do so­bre sus vi­das per­so­na­les y sus gus­tos, pe­ro pre­fie­ro creer en to­do lo que ha­cían en la pan­ta­lla”.

Isaacs co­bra vi­da pre­ci­sa­men­te en la pan­ta­lla. Es ca­ris­má­ti­co y un po­co ame­na­za­dor, por lo que los pa­pe­les de vi­llano le sien­tan bien (ej. Harry Pot­ter). Aun­que pa­ra su pro­yec­to más re­cien­te — Dig, una se­rie de ac­ción que ya se trans­mi­te en Es­ta­dos Uni­dos— se acer­ca más al te­rri­to­rio de hé­roe (o por lo me­nos an­ti­hé­roe). Isaacs in­ter­pre­ta a un agen­te del FBI que al lle­var a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción de un ase­si­na­to, des­cu­bre una cons­pi­ra­ción re­li­gio­sa que da­ta de ha­ce 2,000 años y cu­ya in­ten­ción es aca­bar con la hu­ma­ni­dad. (Una mez­cla de In­dia­na Jo­nes y Homeland.) La pro­duc­ción co­men­zó en Jerusalén en oto­ño pa­sa­do, des­pués con­ti­nuó en Croa­cia, Al­bu­quer­que y aho­ra re­gre­só a Croa­cia en pleno in­vierno. Isaacs sue­ña con cli­mas más cá­li­dos y pien­sa en el tra­ba­jo que le espera: “Es­toy ves­ti­do pa­ra el ve­rano je­ro­so­li­mi­tano (en pla­ye­ra), mien­tras el res­to del equi­po es­tá pre­pa­ra­do pa­ra es­ca­lar el mon­te K2. Así que es­toy a pun­to de con­ge­lar­me el tra­se­ro en nom­bre del ar­te”. Lo cual ha es­ta­do ha­cien­do to­do es­te tiem­po en ca­da uno de sus via­jes. — NA­TE HOP­PER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.