LA GUÍA PA­RA E L HOM­BRE DE BUEN GUS­TO EN AIRBNB

Esquire Big Black Book (México) - - La Información -

LEE LOS CO­MEN­TA­RIOS. Pa­re­ce­rá ob­vio, pe­ro es muy ten­ta­dor ver el nú­me­ro de es­tre­llas de un si­tio y re­ser­var­lo de in­me­dia­to. Los co­men­ta­rios ofre­cen mu­chos de­ta­lles que el an­fi­trión no men­cio­na­ría (es­tá cer­ca de un ae­ro­puer­to y se es­cu­chan los avio­nes to­da la no­che, no hay es­ta­cio­na­mien­to en la ca­lle).

VI­SI­TA LA PRO­PIE­DAD A TRA­VÉS DE GOO­GLE. Cla­ro, las fo­tos pro­fe­sio­na­les de la ca­sa son pa­ra mo­rir­se, pe­ro uno de los en­ga­ños tí­pi­cos es mos­trar fo­tos re­to­ca­das de un lu­gar inexis­ten­te; cuan­do lle­gas a la di­rec­ción, no hay na­da. Ase­gú­ra­te de que el lu­gar exis­ta (y se vea tan bien co­mo pa­re­ce) bus­can­do la di­rec­ción en Goo­gle Earth, la cual te per­mi­te ver la di­rec­ción des­de el pun­to de vis­ta de la ca­lle. ¿El res­to de la ca­lle es­tá lle­na de ca­sas aban­do­na­das? ¿La pro­me­sa del due­ño de que “la zo­na res­tau- ran­te­ra es­tá a unos pa­sos de la pro­pie­dad” es en reali­dad una tra­ve­sía de tres ki­ló­me­tros? Con que in­vier­tas 10 mi­nu­tos en Goo­gle Maps, ten­drás una idea más cla­ra.

CO­MU­NÍ­CA­TE CON EL AN­FI­TRIÓN AN­TES DE RE­SER­VAR. Al­gu­nas pro­pie­da­des de Airbnb te per­mi­ten re­ser­var en lí­nea. Aun­que es­to pa­re­ce ser más prác­ti­co, tó­ma­te el tiem­po de con­tac­tar al pro­pie­ta­rio y ha­cer­le al­gu­nas pre­gun­tas. Sus res­pues­tas y có­mo se co­mu­ni­ca di­cen mu­cho so­bre lo que pue­des es­pe­rar.

REN­TA SÓ­LO DE LOS AN­FI­TRIO­NES VE­RI­FI­CA­DOS. Cuan­do un an­fi­trión es­tá ve­ri­fi­ca­do, Airbnb re­ci­be su li­cen­cia de con­du­cir o pa­sa­por­te, un co­rreo elec­tró­ni­co, te­lé­fono y li­gas a sus cuen­tas de Fa­ce­book, Lin­ke­dIn y otras re­des so­cia­les. Co­mo han com­pro­ba­do su iden- ti­dad, tú es­tás más se­gu­ro.

No só­lo su­po­ne via­jar eco­nó­mi­ca­men­te, re­ser­var alo­ja­mien­to a tra­vés de Airbnb pue­de brin­dar­te al­gu­nas de las ex­pe­rien­cias de via­je más singulares. Ase­gú­ra­te de ha­cer­lo bien.

CO­MU­NÍ­CA­TE Y PA­GA SÓ­LO A TRA­VÉS DE AIRBNB. Si el an­fi­trión te pide que usen me­jor sus co­rreos per­so­na­les o pa­gues a tra­vés de che­que o Pa­yPal, es po­si­ble que se tra­te de un en­ga­ño. Es mu­cho más di­fí­cil so­li­ci­tar la ayu­da de Airbnb cuan­do no pue­den ras­trear la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de su pro­pio si­tio.

SI TIE­NES CUAL­QUIER PRO­BLE­MA, AIRBNB TE RES­PAL­DA. Si no pue­des en­trar al lu­gar, no es lo que te pro­me­tie­ron o el an­fi­trión te can­ce­la con me­nos de 24 ho­ras de an­te­la­ción, no lo con­fron­tes di­rec­ta­men­te. Me­jor lla­ma al cen­tro de aten­ción a clien­tes de Airbnb, el cual brin­da aten­ción las 24 ho­ras; te de­vol­ve­rán una par­te o el to­tal de tu di­ne­ro, o te ayu­da­rán a en­con­trar un lu­gar com­pa­ra­ble pa­ra que te hos­pe­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.