A

Esquire (México) - - News -

l es­cu­char con aten­ción lo que ha­ce, qui­zás no sor­pren­da de­ma­sia­do sa­ber que su elec­tro hou­se pro­vie­ne de una cul­tu­ra mu­si­cal en la cual des­ta­ca una con­so­la Nin­ten­do. “Fue la pri­me­ra mú­si­ca elec­tró­ni­ca que es­cu­ché en mi vi­da”, ad­mi­te el artista na­ci­do en Ca­ro­li­na del Nor­te. Fue al­re­de­dor de los 12 años cuan­do Ro­bin­son em­pe­zó a crear sus pro­pios so­ni­dos sin pre­ten­der que aque­llo fue­ra pre­ci­sa­men­te la se­mi­lla con la que un track po­dría ger­mi­nar.

No pa­sa­ría mu­cho tiem­po cuan­do des­cu­bre su po­ten­cial pa­ra pro­gra­mar ritmos y di­se­ñar am­bien­tes so­no­ros bai­la­bles. “Say My Na­me” y “Lan­gua­ge” fue­ron los pri­me­ros re­sul­ta­dos de la mis­ma ha­bi­li­dad con la cual da­ría for­ma a su ál­bum de­but Worlds (2014). Y al­re­de­dor de su mun­do, per­so­na­jes como Lady Gaga y Avi­cii le so­li­ci­ta­ban re­mez­clar sus can­cio­nes. El fo­gueo en­tró a una fa­se in­ten­si­va al te­lo­near shows de Di­plo, dead­mau5, Skri­llex, Tiës­to, Zedd, Da­vid Guet­ta y Moby. Sí, un in­vi­ta­do es­pe­cial den­tro de una lis­ta se­lec­ta. Y al ubi­car­se como per­so­na­je prin­ci­pal, pi­có pie­dra al su­bir­se a un au­to­bús que lo lle­vó du­ran­te 30 días por di­fe­ren­tes ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos.

Tie­nen otras vir­tu­des tam­bién. Brin­dan ex­pe­rien­cia re­la­cio­na­da con la es­tra­te­gia y agu­di­zan los sen­ti­dos. Cla­ro que no vas a pa­sar to­do el día ahí pe­ga­do. Los so­ni­dos que los am­bien­tan fue­ron al­go que me atra­jo de ma­ne­ra par­ti­cu­lar. Y así como mis ojos es­ta­ban con­cen­tra­dos en ca­da grá­fi­co, mis oí­dos sen­tían una atrac­ción muy es­pe­cial por la so­no­ri­dad que los iden­ti­fi­ca. Me sen­tí ins­pi­ra­do pa­ra crear al­go así y que lla­ma­ba ‘mú­si­ca’ cuan­do era to­da­vía un ni­ño.

Fue en reali­dad una tran­si­ción na­tu­ral, de­ma­sia­do es­pon­tá­nea. Son co­sas que no pue­des ex­pli­car a cien­cia cier­ta por­que son pro­duc­to de un im­pul­so. Pron­to apren­dí a usar pro­gra­mas pa­ra pro­du­cir ritmos y las me­lo­días apa­re­cían. No cam­bio por na­da la sen­sa­ción que me pro­vo­ca ha­cer es­to.

Creo que es la her­mo­sa con­se­cuen­cia de aque­llo que me lle­va a ha­cer mú­si­ca en la so­le­dad de mi ca­sa. Esa mis­ma ener­gía es la que tra­to de en­tre­gar a las per­so­nas y se es­ta­ble­ce un in­ter­cam­bio ma­ra­vi­llo­so. Me ha to­ca­do ver a gen­te que pue­de llo­rar de la emo­ción mien­tras reali­zo un DJ set o cuan­do ha­go un show en vi­vo. Ser el cen­tro de una ex­pe­rien­cia mul­ti­me­dia con esa cla­se de reac­cio­nes es for­mi­da­ble, ca­si su­rrea­lis­ta.

Al­go así por­que re­sul­ta ser un es­pa­cio en el cual las ex­pre­sio­nes hu­ma­nas co­exis­ten. Hay gri­tos, su­dor, lá­gri­mas y mu­cho bai­le. To­do ello lle­va un len­gua­je úni­co que se co­lo­ca en un ni­vel su­pe­rior de lo emo­cio­nal. To­do ese en­tu­sias­mo se con­ta­gia de una for­ma es­plén­di­da.

Creo que sí aun­que qui­zás me su­pere lo que su­ce­de en reali­dad. Aun­que de mu­chas ma­ne­ras me he da­do cuen­ta que lo que com­par­to ayu­da al des­fo­gue de sen­ti­mien­tos. Par­to del he­cho del bie­nes­tar emo­cio­nal al cual pue­do arri­bar me­dian­te la mú­si­ca que pro­duz­co. En­ton­ces esa mis­ma in­ten­ción es la que pro­yec­to a la au­dien­cia que siem­pre es­tá ahí, cá­li­da y re­cep­ti­va. Lo veo y per­ci­bo como el gran bai­le, la gran­dio­sa co­mu­nión de al­mas y cuer­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.