FANNY­HILL:ME­MOIR­SOF AWO­MA­NOF­PLEA­SU­RE, DE JOHN CLE­LAND (1748)

Esquire (México) - - Cul­tu­ra -

Fanny Hill es­tá cla­si­fi­ca­da por el crí­ti­co li­te­ra­rio, Geor­ge Stei­ner, co­mo una no­ve­la “en la cual cual­quier hom­bre en­con­tra­rá de­lei­te”. Los cen­so­res per­si­guie­ron al li­bro du­ran­te mu­chos años –fue juz­ga­do por obs­ce­ni­dad en 1963– pe­ro Fanny ha sa­li­do vic­to­rio­sa. La his­to­ria de una ra­me­ra huér­fa­na que ter­mi­na ca­sa­da des­pués de va­rias aven­tu­ras de la al­co­ba, Fanny Hill fue pu­bli­ca­da mien­tras Cle­land es­ta­ba en la pri­sión pa­ra deu­do­res.

La no­ve­la nos ofre­ce les­bia­nis­mo, or­gías, so­do­mía, in­clu­so una pro­ba­da de lá­ti­gos, pe­ro so­bre to­do, Cle­land po­ne su aten­ción en los cuer­pos, en es­pe­cial los ge­ni­ta­les. Fanny des­cri­be los pe­nes que ha co­no­ci­do: “el mo­tor de los ata­ques se­xua­les”, un “rí­gi­do ga­rro­te que mi­ra fi­ja­men­te, en­rai­za­do en un ma­to­rral de ri­zos”. Pe­ro Cle­land pro­ba­ble­men­te al­can­za su pun­to más al­to en los elo­gios a su pro­pio “ca­nal se­dien­to de pla­cer… la hen­di­du­ra de piel con cen­tro co­lor ro­jo, cu­yos la­bios ber­me­llo­nean­do ha­cia aden­tro, ex­pre­san una pe­que­ña lí­nea ru­bí en una dul­ce mi­nia­tu­ra”. Ber­me­llón co­mo ver­bo es de­ma­sia­do bueno; y hay al­go re­con­for­tan­te acer­ca de las par­tes pri­va­das cuan­do se mues­tran en su me­jor mo­men­to mien­tras si­guen ha­cien­do lo que fue­ron di­se­ña­das pa­ra ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.