MA­DA­ME­BO­VARY, DE GUS­TA­VE­FLAU­BERT(1856)

Esquire (México) - - Cul­tu­ra -

La in­fa­me Em­ma Bo­vary pu­so al hom­bre que la creó fren­te a un juez fran­cés, acu­sa­do de “ofen­sas a la mo­ral pú­bli­ca y re­li­gio­sa”. Afor­tu­na­da­men­te, Flau­bert se li­bró. Su gran no­ve­la mues­tra las ma­lo­gra­das in­fi­de­li­da­des de la abu­rri­da es­po­sa de un doc­tor en la pro­vin­cial Nor­man­día. Y cuan­do la es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Ly­dia Da­vis pu­bli­có una nue­va tra­duc­ción de Bo­vary en 2010, un ex­trac­to fue pu­bli­ca­do en Play­boy, pro­cla­man­do su tri­bu­to a “uno de los pe­ca­do­res más fa­mo­sos de la li­te­ra­tu­ra”, jun­to a un spread de Kelly Brook usan­do úni­ca­men­te unos ta­co­nes de pa­ten­te.

Play­boy eli­gió bien el ex­trac­to: un pa­sa­je don­de Em­ma, que ha­bía ido a mon­tar a ca­ba­llo con un te­rra­te­nien­te lo­cal y su­cum­bi­do a su pa­sión por ella, des­pués con­tem­pla el resplandor cre­pus­cu­lar de su en­cuen­tro al ai­re li­bre. “El si­len­cio es­ta­ba por to­das par­tes, al­go apa­ci­ble pa­re­cía es­tar sa­lien­do de los ár­bo­les; ella po­día sen­tir su co­ra­zón, el cual em­pe­za­ba a la­tir otra vez, y su san­gre fluía a tra­vés de su piel co­mo un río de le­che”. No pue­des ar­gu­men­tar que eso es ma­la li­te­ra­tu­ra, que no te sien­tes ba­jo la piel de esa mu­jer en ese mo­men­to. “Ma­da­me Bo­vary, c’est moi”, fa­mo­so di­cho de Flau­bert. Tam­bién soy yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.