CRU­ZAN­DO LA FRON­TE­RA SIN PER­DER EL HU­MOR

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Ch­ris­tian Ro­drí­guez

En me­dio de una he­ca­tom­be po­lí­ti­ca y so­cial que sa­cu­de la in­mi­gra­ción in­ter­na­cio­nal, pa­re­ce que hay quie­nes sa­ben ver­le el la­do hu­mano y alen­ta­dor a la si­tua­ción. Así lo de­mues­tran Ei­vaut Ris­chen y Ha­rold Torres, pro­ta­go­nis­tas de la nue­va y re­vo­lu­cio­na­ria fic­ción de Fox, Run Co­yo­te Run. La tra­ma ahon­da en los pro­ble­mas que se vi­ven a dia­rio en la fron­te­ra con E.U., don­de es­tos dos “hé­roes” que se de­di­can a la ven­ta de po­llos se ani­man a ser los más gran­des co­yo­tes del po­bla­do cru­zan­do a gen­te al otro la­do. Con un es­lo­gan que ver­sa: “Pa­sas por­que pa­sas” y una ac­ti­tud a prue­ba de mu­ros, pla­ti­ca­mos con ellos en ex­clu­si­va pa­ra que nos cuen­ten acer­ca del proyecto.

ES­QUI­RE: ¿Có­mo afron­tas con un tono cómico la si­tua­ción ac­tual con Es­ta­dos Uni­dos?

EI­VAUT RIS­CHEN (Mo­rris): Las co­me­dias son un buen gé­ne­ro pa­ra mos­trar si­tua­cio­nes feas de la so­cie­dad. Aún así, to­das las co­sas que mos­tra­mos pa­sa en la reali­dad, en­tre ellas las for­mas en las que cru­za­mos la gen­te. Es­tu­vi­mos más de dos me­ses en la fron­te­ra, pri­me­ro en Ari­zo­na y lue­go en Na­co (So­no­ra), y vi­mos mu­chas co­sas de la vida real allá. La reali­dad su­pera en esos lu­ga­res a la fic­ción.

“Vi­mos que la vida es du­ra en Na­co, no hay mu­cho o ape­nas na­da, pe­ro la gen­te sí vi­ve una vida fe­liz por­que la pa­sa en fa­mi­lia. Yo me que­dé co­mo tres fi­nes de se­ma­na en un ho­tel de Na­co y co­no­cí a la gen­te real del pue­bli­to, me im­pre­sio­nó mu­cho” - Ris­chen.

ESQ: ¿Có­mo es la di­ná­mi­ca de ca­da ca­pí­tu­lo?

ER: Los pro­ta­go­nis­tas son Ga­ma­liel y Mo­rris (yo). En ca­da epi­so­dio lle­gan a Na­co clien­tes que quie­ren cru­zar a E.U. y allí nos en­cuen­tran. La tra­ma gi­ra en torno a có­mo cru­za­mos a ca­da uno de for­ma dis­tin­ta: a unos en es­ca­le­ra, a otros en la adua­na y, en ge­ne­ral, de to­das las for­mas reales que la gen­te in­ten­ta. En el pri­mer ca­pí­tu­lo ayu­da­mos a un cubano sin vi­sa, pe­ro an­tes nos ayu­da con una ta­rea pen­dien­te, mien­tras que en otro epi­so­dio ayu­da­mos a cru­zar una ban­da de mú­si­ca de Si­na­loa que sin pa­pe­les tie­ne que to­car en el fes­ti­val de San An­to­nio. Son pe­que­ñas his­to­rias muy chis­to­sas, pe­ro to­das di­fe­ren­tes.

ESQ: ¿Qué re­cla­man a tra­vés de su hu­mor en la se­rie?

ER: Re­cla­ma­mos que la gen­te cum­pla sus sue­ños. Por ejem­plo, una his­to­ria que con­ta­mos tra­ta so­bre un hom­bre que tie­ne 80 años y lle­va 25 en E.U, la po­li­cía del país lo ex­pul­sa y no­so­tros le ayu­da­mos a vol­ver con su fa­mi­lia. El te­ma de in­mi­gra­ción es­tá pre­sen­te, pe­ro so­bre to­do son his­to­rias de es­pe­ran­za.

ESQ: Cuén­ta­me cuál fue la par­te más du­ra del ro­da­je…

HA­ROLD TORRES (Ga­ma­liel): Se gra­bó la ma­yor par­te del tiem­po en Na­co y fue muy ameno. No re­cuer­do nin­gún mo­men­to de­ma­sia­do ten­so du­ran­te los me­ses que se fil­mó en aque­lla zo­na, la par­te más du­ra fue, sin du­da, cuan­do tra­ba­ja­mos en la Ciu­dad de Mé­xi­co. No so­por­to el trá­fi­co y el tiem­po que te ha­ce per­der.

ESQ: ¿Qué fue lo que más te im­pre­sio­nó de la si­tua­ción en Na­co?

HT: Lo más di­fí­cil es en­con­trar­te con gen­te que vie­ne des­de Cen­troa­mé­ri­ca y te na­rran las com­ple­ji­da­des que atra­vie­san al cru­zar Mé­xi­co. Lo que me cau­sa con­flic­to y enoja es ver có­mo las au­to­ri­da­des, me­xi­ca­nas y es­ta­dou­ni­den­ses, en lu­gar de apo­yar a es­ta gen­te (que tra­tan de con­se­guir un me­jor ni­vel de vida) se com­por­tan con ellos de for­ma in­jus­ta. Te­ne­mos que en­ten­der que, en par­te, los paí­ses en vías de desa­rro­llo se en­cuen­tran así por las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que se le im­po­nen des­de paí­ses más ri­cos. Es­to nos ha­ce res­pon­sa­bles.

ESQ: ¿Qué com­par­tes con Ga­ma­liel?

HT: En prin­ci­pio la ca­ra (ríe), y ade­más que se enoja por la si­tua­ción so­cial que vi­ven de­ma­sia­das per­so­nas. Tam­bién com­par­ti­mos la ne­ce­si­dad de crear puen­tes y un an­he­lo por­que es­tas fron­te­ras, si no des­apa­re­cen, que sean me­nos agre­si­vas.

Fo­tos: Cor­te­sía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.