Y EL PRI­ME­RO ES… NI­KO­LA TES­LA

El ge­nio más in­com­pren­di­do de la his­to­ria

Esquire (México) - - Chec­klist - Por: Ta­nia Ja­ya­ti­la­ka

Tal vez la ex­pre­sión “man­cha­do de san­gre” sea de­ma­sia­do ás­pe­ra si ha­bla­mos de unos cuan­tos ca­sos de vio­la­ción de de­re­chos de au­tor y pa­ten­tes a lo lar­go de la his­to­ria. Pe­ro sí ha ha­bi­do fe­ro­ces ba­ta­llas con un ob­je­ti­vo cla­ro: el de­re­cho a ser lla­ma­do, ofi­cial­men­te, “el pri­me­ro”.

El ca­so más sen­ci­llo es el de la in­frac­ción li­te­ra­ria de de­re­chos de au­tor: he­mos es­cri­to al­go y ve­mos ras­tros de nues­tro tra­ba­jo apa­re­cien­do li­te­ral­men­te ba­jo el nom­bre de otra per­so­na pa­ra ser uti­li­za­dos con fi­nes co­mer­cia­les.

Pe­ro, en otras oca­sio­nes, la dispu­ta es más com­pli­ca­da y só­lo fi­na­li­za tras una ago­ta­do­ra y cos­to­sa ba­ta­lla le­gal. Ni­ko­la Tes­la, por ejem­plo, fue re­co­no­ci­do en 1943 por la Cor­te Su­pre­ma de los E.U. co­mo el pri­mer y ver­da­de­ro in­ven­tor de la lla­ma­da tec­no­lo­gía “inalám­bri­ca” o, se­gún tér­mi­nos mo­der­nos, de la ra­dio.

Ocu­rrió cua­tro me­ses des­pués de su muerte y 50 años des­pués de que pre­sen­ta­ra la primera pa­ten­te de ra­dio en la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas de los E.U. Fue emi­ti­da a nom­bre de Tes­la en 1900, el mis­mo año en el que Gu­gliel­mo Mar­co­ni tam­bién so­li­ci­tó una pa­ten­te de ra­dio, que le fue re­cha­za­da ini­cial­men­te a cri­te­rio del pro­pio exa­mi­na­dor por­que no cre­yó a Mar­co­ni cuan­do és­te ne­gó co­no­cer pre­via­men­te la in­ves­ti­ga­ción de Tes­la. Pe­ro en 1904 la ofi­ci­na hi­zo un movimiento sorpresa y emi­tió una pa­ten­te a nom­bre de Mar­co­ni, ti­tu­la­da “Apa­ra­to pa­ra Te­le­gra­fía Inalám­bri­ca”, con­vir­tién­do­lo en el in­ven­tor de la ra­dio. Tes­la tu­vo que ver có­mo otra per­so­na se ha­cía con la acla­ma­ción y el éxi­to co­mer­cial que ro­deó a la in­ven­ción de la ra­dio.

Si Mar­co­ni ha­bía ba­sa­do sus pro­pios des­cu­bri­mien­tos en los pri­me­ros tra­ba­jos de Tes­la o ha­bía lle­ga­do su­brep­ti­cia­men­te a las mis­mas con­clu­sio­nes que és­te, la “Gran Con­tro­ver­sia de Ra­dio”, jun­to con otras dispu­tas de pa­ten­tes co­mo la que in­vo­lu­cró a Ale­xan­der Graham Bell y Elis­ha Gray so­bre la in­ven­ción del te­lé­fono, son un tes­ti­mo­nio del vo­lá­til pai­sa­je de pro­pie­dad in­te­lec­tual en la Amé­ri­ca del si­glo XIX.

Hay otros mu­chos ca­sos, cu­yos re­sul­ta­dos plan­tean pre­gun­tas di­fí­ci­les so­bre la me­di­da en que la ori­gi­na­li­dad de las ideas de­be ser acre­di­ta­da a sus pro­pie­ta­rios. Mal­com Glad­well ex­plo­ró con en­tu­sias­mo es­ta pre­mi­sa en su ar­tícu­lo de 2004 “Al­go pres­ta­do”. Glad­well am­plía me­ticu­losa­men­te el área gris que exis­te en­tre co­piar ideas y crear al­go to­tal­men­te nue­vo a par­tir del tra­ba­jo de otra per­so­na. ¿Quién lo hi­zo pri­me­ro de ver­dad?, pre­gun­ta. O me­jor aún, ¿es real­men­te jus­to re­cla­mar el es­ta­tus de ser el úni­co in­ven­tor de una idea, que a su vez pue­de ha­ber si­do sub­cons­cien­te­men­te re­co­gi­da de al­guien o de otra co­sa? Es­ta es la con­clu­sión de Glad­well: que nin­gu­na per­so­na tie­ne una úni­ca atri­bu­ción de he­chos y con­cep­tos his­tó­ri­cos, aun­que la pre­sen­ta­ción de esos he­chos y có­mo se adap­tan son una cues­tión di­fe­ren­te.

Tal vez, por lo tan­to, de­be­ría usar­se una nue­va de­fi­ni­ción de pio­ne­ro: no se tra­ta de ser el pri­me­ro, sino que el pú­bli­co te re­co­noz­ca co­mo “el pri­me­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.