HAC­KERS Y CON­FLIC­TOS FA­MI­LIA­RES D

VA­SOS CO­MU­NI­CAN­TES

Esquire (México) - - Co­lum­na - Por: Da­niel Sal da­ña Pa­rís

uran­te to­da mi edu­ca­ción pri­ma­ria tu­ve la suer­te de vi­vir so­la­men­te con mi pa­dre, en un pe­que­ño de­par­ta­men­to de in­te­rés so­cial en Cuer­na­va­ca. Co­mo es na­tu­ral, en cuan­to de­jé de ser un ni­ño de­ma­sia­do an­sio­so y me con­ver­tí en un ado­les­cen­te de­ma­sia­do in­quie­to, me re­be­lé con­tra mu­chas de las en­se­ñan­zas o las ideas que, du­ran­te esos seis cru­cia­les años, mi pa­dre me fue in­cul­can­do. Pe­ro lue­go de­jé de ser ese ti­po de ado­les­cen­te in­quie­to y me con­ver­tí en un adul­to de­ma­sia­do an­sio­so de nue­vo. Y aho­ra mu­chas ve­ces me des­cu­bro re­pi­tien­do, co­mo pro­pias, al­gu­nas de aque­llas ideas que creí ha­ber ex­pur­ga­do du­ran­te mi eta­pa re­bel­de. Hay quien le lla­ma a eso el eterno re­torno de lo re­pri­mi­do. Y es que pa­re­ce im­po­si­ble no in­tro­yec­tar al pa­dre, no apro­piar­se de sus ges­tos, mie­dos y creen­cias has­ta cier­to pun­to.

Qui­zás esa es una de las ra­zo­nes que ex­pli­can el éxi­to de Mr. Ro­bot (USA Net­work, 2015), que el año pa­sa­do ga­nó el Gol­den Glo­be a me­jor se­rie dra­má­ti­ca. Aque­llos que ha­yan se­gui­do las dos pri­me­ras tem­po­ra­das lo sa­ben: la se­rie, en el fon­do, gi­ra en torno a la im­por­tan­cia de la fi­gu­ra pa­ter­na y, en cier­ta for­ma, a esa na­tu­ral ten­den­cia que te­ne­mos a apro­piar­nos de nues­tro pa­dre, a con­ver­tir su voz en una más de las que nos re­co­rren la con­cien­cia. En­trar en los de­ta­lles de es­ta afir­ma­ción im­pli­ca­ría in­cu­rrir en muy se­rios spoi­lers, así que por res­pe­to a los lectores que aún no han vis­to la se­rie les pe­di­ré sim­ple­men­te que me crean.

La fan­ta­sía dis­tó­pi­ca de Mr. Ro­bot plan­tea una so­cie­dad no de­ma­sia­do dis­tin­ta a la que ac­tual­men­te vi­vi­mos. Una em­pre­sa trans­na­cio­nal de pro­por­cio­nes mons­truo­sas, E Corp, ex­tien­de sus ten­tácu­los al­re­de­dor del mun­do sos­te­nien­do a la eco­no­mía en­te­ra. Un hac­ker con tras­tor­nos de per­so­na­li­dad, adic­to a la mor­fi­na y con un look post­punk de­ci­de de­rri­bar a E Corp bo­rran­do to­da la in­for­ma­ción que la com­pa­ñía tie­ne so­bre sus deu­do­res y sus prés­ta­mos ban­ca­rios. No muy avan­za­da la tra­ma, se nos re­ve­la el ver­da­de­ro mo­ti­vo de Elliot Al­der­son (Ra­mi Ma­lek), el hac­ker pro­ta­gó­ni­co: las prác­ti­cas ne­gli­gen­tes de E Corp pro­vo­ca­ron, años an­tes, la muerte de su pa­dre.

Más allá del dra­ma de la se­rie (acen­tua­do por una ban­da so­no­ra siem­pre in­quie­tan­te), sor­pren­de la ca­pa­ci­dad que tie­ne pa­ra en­ga­ñar al es­pec­ta­dor, pa­ra ab­sor­ber­nos en la pers­pec­ti­va del pro­ta­go­nis­ta y per­mi­tir que lo acom­pa­ñe­mos en sus alu­ci­na­cio­nes. La fi­gu­ra del pa­dre pre­si­de Mr. Ro­bot co­mo en una tra­ge­dia griega, y las su­ce­si­vas re­ve­la­cio­nes que el es­pec­ta­dor va ates­ti­guan­do son una fuen­te inago­ta­ble de ca­tar­sis.

Los con­se­jos, dia­tri­bas, mie­dos, re­ga­ños y des­plan­tes de los pa­dres vi­ven en al­gún rin­cón en­mohe­ci­do de nues­tro sub­cons­cien­te. Ba­jo las con­di­cio­nes apro­pia­das de es­trés o de apo­ca­lip­sis eco­nó­mi­co, esas vo­ces pue­den emer­ger y has­ta to­mar el con­trol de nues­tras vi­das. Mr. Ro­bot ha sa­bi­do ex­plo­tar esa pesadilla freu­diano-fu­tu­ris­ta de for­ma in­te­li­gen­te du­ran­te dos tem­po­ra­das, y pro­me­te se­guir ha­cién­do­lo en la ter­ce­ra, que se es­tre­na­rá en oc­tu­bre del pre­sen­te año. Pa­ra los fans que no sa­ben qué otra co­sa ver has­ta en­ton­ces, ten­go una re­co­men­da­ción (otra se­rie de re­la­cio­nes pa­terno-fi­lia­les y cons­pi­ra­cio­nes cor­po­ra­ti­vas): la bri­tá­ni­ca Uto­pia (2013-2014).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.