A LA CON­QUIS­TA DEL MUN­DO

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por Tri­fón Abad

Mont­blanc re­vo­lu­cio­na la re­lo­je­ría con su ha­bi­li­dad pa­ra res­pe­tar la re­lo­je­ría más tra­di­cio­nal y ofre­cer so­fis­ti­ca­das com­pli­ca­cio­nes a pre­cios muy ac­ce­si­bles.

Mont­blanc, con Jé­rô­me Lam­bert al man­do, re­vo­lu­cio­na la in­dus­tria con su ha­bi­li­dad pa­ra res­pe­tar la ar­te­sa­nía re­lo­je­ra tra­di­cio­nal de la Ma­nu­fac­tu­ra Villeret y ofre­cer so­fis­ti­ca­das com­pli­ca­cio­nes a pre­cios ac­ce­si­bles. Es­to, se­ño­ras y se­ño­res, es de­mo­cra­ti­zar el lu­jo.

Ana­die en la in­dus­tria se le es­ca­pa que la re­lo­je­ría en Mont­blanc ha ga­na­do im­pul­so des­de que Jé­rô­me Lam­bert to­mó el con­trol de la mar­ca fun­da­da en Ham­bur­go en 1906. Es­te año nos han ob­se­quia­do con un des­fi­le de ma­ra­vi­llas, con di­se­ños her­mo­sos y un ni­vel téc­ni­co muy ele­va­do. En prin­ci­pio es­te he­cho no de­be­ría sor­pren­der­nos, pues du­ran­te el pa­so de Lam­bert por Jae­ger-lecoul­tre, don­de fue ceo de 2002 a 2013, la com­pa­ñía con se­de en Le Sen­tier creó pie­zas y mar­có hi­tos que ya for­man par­te de la his­to­ria de la re­lo­je­ría (la co­lec­ción Hy­bris Me­cha­ni­ca es qui­zás el me­jor ejem­plo); con Lam­bert al man­do, Jae­ger-lecoul­tre se con­vir­tió en el re­fe­ren­te de la in­dus­tria que es hoy. Lo que sí lla­ma la aten­ción es que por­ten­tos co­mo el nue­vo He­ri­ta­ge Spi­rit Or­bis Te­rra­rum, que apa­re­ce en una de las por­ta­das de es­ta edi­ción del Big Watch Book, cuen­te con una ver­sión en ace­ro a un pre­cio in­creí­ble­men­te ba­jo pa­ra un re­loj de ma­nu­fac­tu­ra desa­rro­lla­do in-hou­se. Por in­creí­ble­men­te ba­jo que­re­mos de­cir un po­co más de 6,000 dó­la­res por el mo­de­lo con co­rrea en cue­ro. Una gan­ga.

El cam­bio en la es­tra­te­gia em­pe­zó a no­tar­se en 2014, po­co des­pués de la lle­ga­da de Lam­bert al ti­món de una fir­ma fa­mo­sa en el mun­do por sus ins­tru­men­tos de es­cri­tu­ra y sus pro­duc­tos de piel. Pe­ro an­tes hay que re­cor­dar que la tra­yec­to­ria re­lo­je­ra de Mont­blanc re­gis­tró un sal­to cua­li­ta­ti­vo enor­me en 2007, cuan­do el gru­po Ri­che­mont ad­qui­rió la

“La ma­nu­fac­tu­ra de Villeret es co­mo una re­ser­va na­tu­ral de la re­lo­je­ría, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma. En ese lu­gar se ela­bo­ran los re­lo­jes más pu­ros ima­gi­na­bles me­dian­te un pro­ce­so prein­dus­trial. Es­tar ahí es co­mo via­jar en el tiem­po”: Jens Hen­ning Koch, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de mer­ca­do­tec­nia de Mont­blanc.

re­ve­ren­cia­da Ma­nu­fac­tu­ra Mi­ner­va, que se ha­bía de­di­ca­do a la fa­bri­ca­ción de re­lo­jes me­cá­ni­cos sin in­te­rrup­cio­nes des­de su na­ci­mien­to en 1858, en el po­bla­do sui­zo de Villeret. Las fi­lia­les de Ri­che­mont pre­sen­ta­ron a la jun­ta di­rec­ti­va las ra­zo­nes por las que les gus­ta­ría tra­ba­jar con Mi­ner­va y Mont­blanc fue la ele­gi­da pa­ra que­dar­se con ella.

“Es­ta ma­nu­fac­tu­ra es co­mo una re­ser­va na­tu­ral de la re­lo­je­ría, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma”, ex­pli­ca Jens Hen­ning Koch, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de mer­ca­do­tec­nia de Mont­blanc. “En ese lu­gar se ela­bo­ran los re­lo­jes más pu­ros ima­gi­na­bles me­dian­te un pro­ce­so prein­dus­trial. Es­tar ahí es co­mo via­jar en el tiem­po. Sin du­da se­gui­re­mos con­ser­ván­do­la, es un gran ac­ti­vo pa­ra no­so­tros y una ins­pi­ra­ción pa­ra to­do el sec­tor”.

Ac­to se­gui­do, Mont­blanc co­men­zó a pre­sen­tar guar­da­tiem­pos ex­cep­cio­na­les reuni­dos en la co­lec­ción Villeret y pro­du­ci­dos en se­ries muy li­mi­ta­das por la com­ple­ji­dad de los mo­vi­mien­tos y los aca­ba­dos ar­te­sa­na­les. El ob­je­ti­vo era — y es— res­pe­tar la tra­di­ción más es­tric­ta pe­ro con un ojo pues­to en la in­no­va­ción, co­mo lo de­mues­tran el Tour­bi­llon Bi-cy­lin­dri­que, el Exo­tour­bi­llon Rat­tra­pan­te, el Exo­tour­bi­llon Ch­ro­no­grap­he y el Grand Tour­bi­llon Heu­res Mys­té­rieu­ses, al igual que el Me­ta­morp­ho­sis y el Ch­ro­no­grap­he Bi-fré­quen­ce 1000; los dos úl­ti­mos fue­ron desa­rro­lla­dos co­mo par­te del pro­gra­ma Ti­mew­ri­ter de apo­yo a re­lo­je­ros in­de­pen­dien­tes aus­pi­cia­do por Mont­blanc. El equi­po de Villeret es ca­paz de pro­du­cir más de 95 por cien­to de los com­po­nen­tes de ca­da ca­li­bre, con ex­cep­ción de los tor­ni­llos y los ru­bíes, in­clu­yen­do la es­pi­ral del vo­lan­te. En las áreas de ela­bo­ra­ción de par­tes, gra­ba­do, aca­ba­dos y en­sam­bla­du­ra, los téc­ni­cos, ar­te­sa­nos y re­lo­je­ros uti­li­zan he­rra­mien­tas y má­qui­nas de épo­cas an­te­rio­res a la elec­tri­ci­dad y los sis­te­mas compu­tari­za­dos.

Mont­blanc po­see otra ma­nu­fac­tu­ra de re­lo­jes en Le Lo­cle, un pue­blo tam­bién lo­ca­li­za­do en las mon­ta­ñas del Ju­ra sui­zo, don­de se fa­bri­can las co­lec­cio­nes Ni­co­las Rieus­sec, Ti­mewal­ker y Star. Lo que im­pre­sio­na de Le Lo­cle es exac­ta­men­te lo con­tra­rio de Villeret: la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía de van­guar­dia pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de pro­duc­ción y de con­trol de ca­li­dad de lí­neas más ac­ce­si­bles y con una ma­yor dis­tri­bu­ción.

THINK TANK RE­LO­JE­RO

An­tes de la lle­ga­da de Lam­bert, Villeret fue la pun­ta de lan­za de Mont­blanc pa­ra la­brar su cre­di­bi­li­dad en el exi­gen­te y ex­clu­si­vo sec­tor de la al­ta re­lo­je­ría, con re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. Sin em­bar­go, la mag­ni­fi­cen­cia de los guar­da­tiem­pos que con­for­man la co­lec­ción Villeret ha­cía que las mi­ra­das se cen­tra­ran en ellos, y las otras lí­neas que­da­ban re­le­ga­das a un digno, pe­ro evi­den­te, se­gun­do plano. No ha­bía pun­tos de iden­ti­fi­ca­ción en­tre la pri­me­ra y las se­gun­das. Mont­blanc ex­pe­ri­men­ta­ba al­go pa­re­ci­do a una bi­po­la­ri­dad re­lo­je­ra y no ha­bía po­di­do re­sol­ver el acer­ti­jo de có­mo ca­pi­ta­li­zar to­do el po­ten­cial del le­ga­do de la Ma­nu­fac­tu­ra Mi­ner­va.

Con la cre­di­bi­li­dad ase­gu­ra­da, la fir­ma de­ci­dió que Villeret desem­pe­ña­ra el pa­pel prin­ci­pal en su nue­va es­tra­te­gia, re­su­mi­da en el es­lo­gan “Com­par­tien­do la pa­sión por la re­lo­je­ría”.

Pa­ra com­par­tir esa pa­sión con sus con­su­mi­do­res, Mont­blanc pri­me­ro tu­vo que ase­gu­rar­se de ha­cer­lo den­tro de la em­pre­sa. “En el pa­sa­do ha­bía una di­vi­sión en­tre las dos ma­nu­fac­tu­ras”, afir­ma Hen­ning. “Aho­ra la es­tra­te­gia se cen­tra en có­mo apro­ve­char me­jor ese pa­tri­mo­nio y có­mo ex­pre­sar­lo me­jor en nues­tros pro­duc­tos. La le­gi­ti­mi­dad in­dis­cu­ti­ble de Villeret de­be ver­se y sen­tir­se a tra­vés de to­das las co­lec­cio­nes”.

En tér­mi­nos prác­ti­cos, es­to sig­ni­fi­ca que Villeret se ha con­ver­ti­do en el think tank de la mar­ca, don­de no só­lo se se­gui­rán ges­tan­do las ex­tra­or­di­na­rias pie­zas de la co­lec­ción ho­mó­ni­ma, sino que tam­bién se bus­ca­rán so­lu­cio­nes pa­ra cu­brir los re­que­ri­mien­tos de las otras lí­neas. “Por ejem­plo, cuan­do que­re­mos aña­dir una com­pli­ca­ción en un ca­li­bre es­tán­dar o crear al­go en

el ran­go de la al­ta re­lo­je­ría, el con­cep­to es he­cho en Villeret y se desa­rro­lla un nue­vo mó­du­lo que tam­bién se en­sam­bla ahí, por­que tie­nen el co­no­ci­mien­to y la com­pe­ten­cia”, di­ce Hen­ning.

Por lo tan­to, era ne­ce­sa­rio lan­zar pro­duc­tos que mos­tra­ran los al­can­ces de es­ta decisión, una se­rie de obras ca­pa­ces de per­pe­tuar los va­lo­res de una ma­nu­fac­tu­ra na­ci­da ha­ce ca­si 160 años pe­ro a pre­cios más ac­ce­si­bles. La opor­tu­ni­dad lle­gó pron­to: en 2014, Mont­blanc ce­le­bró el aniver­sa­rio 90 de su le­gen­da­ria pluma fuen­te Meis­ters­tück y apro­ve­chó pa­ra dar a co­no­cer la lí­nea de re­lo­jes Meis­ters­tück He­ri­ta­ge, con un di­se­ño atem­po­ral y so­fis­ti­ca­do, y un do­mi­nio in­dis­cu­ti­ble del ofi­cio. En­tre ellos se des­ta­ca­ron los mo­de­los Moonp­ha­se, He­ri­ta­ge Pul­so­graph (el pri­mer re­loj Mont­blanc fue­ra de la co­lec­ción Villeret en te­ner un mo­vi­mien­to Mi­ner­va) y, so­bre to­do, un ca­len­da­rio perpetuo cu­ya ver­sión en ace­ro cos­ta­ba me­nos de 13,000 dó­la­res.

“El pro­pó­si­to es com­par­tir es­te co­no­ci­mien­to re­lo­je­ro úni­co y te­ner es­tas in­ter­pre­ta­cio­nes en seg­men­tos nue­vos don­de la al­ta re­lo­je­ría nun­ca ha­bía es­ta­do”, afir­ma Hen­ning. No re­sul­ta des­ca­be­lla­do de­cir que con es­to Mont­blanc no só­lo au­men­ta su car­te­ra de clien­tes, sino que con­tri­bu­ye a de­mo­cra­ti­zar el lu­jo. Y la apues­ta se for­ta­le­ce en 2015 con las lí­neas He­ri­ta­ge Ch­ro­no­mé­trie y He­ri­ta­ge Spi­rit.

SO­LU­CIO­NES FAN­TÁS­TI­CAS

Man­te­ner vi­vo el le­ga­do de Mi­ner­va su­po­ne un gran re­to, en es­pe­cial si se afron­ta des­de el pris­ma de la cro­no­me­tría. El pe­so del pres­ti­gio de esa ma­nu­fac­tu­ra mí­ti­ca re­cae en gran par­te en el de­sa­rro­llo, pre­ci­sa­men­te, de las fun­cio­nes cro­no­mé­tri­cas. El Ca­li­bre 13/20 (uno de los mo­vi­mien­tos de cro­nó­gra­fo pioneros en­tre los con­ce­bi­dos pa­ra re­lo­jes de pul­se­ra y un icono de los años 20) o el cro­nó­gra­fo a la cen­té­si­ma de se­gun­do, que vio la luz en 1936, son ejem­plos de es­ta maes­tría que si­tuó a Mi­ner­va en lo más al­to de la ela­bo­ra­ción de vo­lan­tes y mue­lles. Men­ción apar­te

me­re­ce el Pyt­ha­go­re, de los años 50, que mues­tra los se­gun­dos en una subes­fe­ra y aco­ge el ca­li­bre 48 10½-lig­ne de cuer­da ma­nual con­ce­bi­do en la dé­ca­da de 1940.

Mont­blanc ha es­ta­do a la al­tu­ra de es­te de­sa­fío con los me­ca­nis­mos de la lí­nea He­ri­ta­ge Ch­ro­no­mé­trie, ade­más de que ha res­pe­ta­do los có­di­gos de Mi­ner­va: al­ta le­gi­bi­li­dad, ca­jas abun­dan­tes en de­ta­lles re­fi­na­dos, com­bi­na­ción ma­gis­tral de aca­ba­dos, di­men­sio­nes atrac­ti­vas y es­fe­ras be­lla­men­te de­co­ra­das con efec­tos so­leil o grai­né. Es­ta co­lec­ción se com­po­ne de tres com­pli­ca­cio­nes con­ce­bi­das en fa­vor de su prag­ma­tis­mo: una se­gun­da zo­na ho­ra­ria en el Dual Time, el ca­len­da­rio com­ple­to del Quan­tiè­me Com­plet y un me­ca­nis­mo de ca­len­da­rio anual en el Quan­tiè­me An­nuel. Se tra­ta de un trío de re­lo­jes in­no­va­do­res y úti­les a los que se su­ma un re­in­ter­pre­ta­do Exo­tour­bi­llon, com­pli­ca­ción pa­ten­ta­da que vio la luz en 2010.

Un ejem­plo de la ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va de Mont­blanc es el Dual Time. Pa­ra Hen­ning “es una mues­tra de nues­tra ten­den­cia a la in­no­va­ción en ma­te­ria de di­se­ño y con­fir­ma que se­gui­mos crean­do so­lu­cio­nes nue­vas y fan­tás­ti­cas. El Dual Time pre­sen­ta una co­ro­na y dos po­si­cio­nes. Al via­jar, el tiem­po lo­cal pue­de ser ajus­ta­do en sal­tos de una ho­ra en am­bas di­rec­cio­nes con la co­ro­na en la se­gun­da po­si­ción, mien­tras que los mi­nu­tos cen­tra­les y los pe­que­ños se­gun­dos si­guen fun­cio­na­do. Es­te cam­bio en am­bos sen­ti­dos pue­des ha­cer­lo tam­bién con la fe­cha”.

Hen­ning su­bra­ya el es­fuer­zo pues­to en la es­té­ti­ca y la im­por­tan­cia que la co­lec­ción He­ri­ta­ge Ch­ro­no­mé­trie ad­quie­re en el cre­ci­mien­to de Mont­blanc. “La ca­ja [del Dual Time] es muy re­fi­na­da y re­fle­ja el tra­ba­jo de­di­ca­do al re­loj. Es una com­pli­ca­ción de ma­nu­fac­tu­ra con un mo­du­lo que desa­rro­lla­mos y en­sam­bla­mos en Villeret [so­bre un mo­vi­mien­to ba­se au­to­má­ti­co Se­lit­ta SW200, lla­ma­do MB 29.19]. El de­par­ta­men­to de di­se­ño de es­ta ma­nu­fac­tu­ra no se de­di­ca só­lo a la crea­ción de pie­zas, sino que com­par­te su pro­fun­do co­no­ci­mien­to del ar­te de la re­lo­je­ría y lo trans­mi­te a otras co­lec­cio­nes de la mar­ca”. Por cier­to, el Dual Time cues­ta unos 4,600 dó­la­res en la ver­sión con co­rrea en piel.

INS­PI­RA­CIÓN, ES­FUER­ZO Y DO­LOR

El ca­mino es­co­gi­do por Mont­blanc ha im­pli­ca­do, se­gún Hen­ning, “mu­cha ins­pi­ra­ción, es­fuer­zo y do­lor, por­que cuan­do te ob­se­sio­nas con al­go hay do­lor”.

Es, ase­gu­ra, una nue­va era. “Des­de que im­plan­ta­mos la es­tra­te­gia te­nía­mos cla­ro que lo que bus­cá­ba­mos era com­par­tir nues­tra pa­sión y per­mi­tir que los de­más pue­dan dis­fru­tar de la re­lo­je­ría. Es­to se ha con­ver­ti­do en una ob­se­sión pa­ra Villeret”. Na­da de es­to se­ría po­si­ble, no obs­tan­te, si Mont­blanc no con­ta­ra con una ma­nu­fac­tu­ra de al­ta tec­no­lo­gía co­mo Le Lo­cle.

Fi­je­mos nues­tra aten­ción en el Spi­rit Or­bis Te­rra­rum, otro de los ejem­plos de có­mo la maes­tría de Villeret se ha pues­to a dis­po­si­ción de las co­lec­cio­nes nue­vas.

Re­lo­jes así pro­ta­go­ni­za­rán los de­ba­tes fu­tu­ros acer­ca de la de­mo­cra­ti­za­ción de la al­ta re­lo­je­ría y la di­rec­ción de la in­dus­tria en su con­jun­to.

La uti­li­dad de un World­ti­mer pa­ra el hom­bre de ne­go­cios del si­glo xxi que­da fue­ra de cual­quier du­da. Es­te ti­po de mo­de­los exi­ge sim­pli­ci­dad en su ma­ni­pu­la­ción y lec­tu­ra, con­di­ción muy lo­gra­da en es­ta proeza de mu­ñe­ca, cu­ya es­fe­ra se di­vi­de en va­rias ca­pas.los con­ti­nen­tes, vis­tos des­de el Po­lo Nor­te, han si­do si­lue­tea­dos so­bre el fon­do prin­ci­pal de cris­tal de za­fi­ro de co­lor azul que re­pre­sen­ta los océa­nos. De­ba­jo de ese cris­tal, un dis­co se di­vi­de en una par­te blan­ca y otra os­cu­ra, y apor­ta así la información de día y no­che que gi­ra al com­pás de las 24 ho­ras. Los nom­bres de 24 ciu­da­des se en­cuen­tran en un dis­co in­ter­me­dio, que pue­de gi­rar de for­ma in­de­pen­dien­te gra­cias a un pul­sa­dor si­tua­do a las 8 ho­ras, mien­tras en el ex­te­rior en­con­tra­mos el dis­co de las 24 ho­ras, tam­bién con di­fe­ren­cia­ción de día y no­che. La lec­tu­ra es muy lim­pia y la so­lu­ción que per­mi­te sa­ber dón­de es de día o de no­che re­sul­ta ad­mi­ra­ble. La ca­ja de 41 mm aco­ge un mo­vi­mien­to Se­lli­ta mo­di­fi­ca­do, nue­va­men­te, por la ma­nu­fac­tu­ra de Villeret pa­ra crear es­ta ex­clu­si­va com­pli­ca­ción pro­pia. La ele­gan­cia de es­ta pie­za es di­fí­cil de su­pe­rar, co­mo tam­bién lo es su pre­cio que ya men­cio­na­mos más arri­ba.

La pre­ci­sión cro­no­mé­tri­ca ab­sor­be aho­ra la ma­yor par­te del tra­ba­jo de Mont­blanc, co­mo de­mues­tra el Tour­bi­llon Cy­lin­dri­que Geosp­hè­res Vas­co da Ga­ma de la Co­lec­ción Villeret. “Nos ins­pi­ra­mos en el por­tu­gués Vas­co Da Ga­ma, en sus via­jes y des­cu­bri­mien­tos. Nos atra­jo el es­pí­ri­tu de ex­plo­ra­ción y la im­por­tan­cia que la pre­ci­sión te­nía pa­ra na­ve­gar ha­ce cin­co o seis si­glos”, di­ce Hen­ning. Ex­plo­rar nue­vos te­rri­to­rios en el mar tie­ne al­gu­nas si­mi­li­tu­des con ex­plo­rar nue­vos te­rri­to­rios en la al­ta re­lo­je­ría.

El re­sul­ta­do de esa fuen­te de ins­pi­ra­ción es un re­loj so­ber­bio, do­ta­do de un ca­li­bre de ma­nu­fac­tu­ra MB M68.40 y que in­te­gra un tour­bi­llon de un mi­nu­to y es­pi­ral ci­lín­dri­ca. Una pro­di­gio­sa crea­ción con tri­ple hu­so ho­ra­rio que per­mi­te co­no­cer la ho­ra lo­cal, la ho­ra de ori­gen y la in­di­ca­ción de ho­ra mun­dial. Es una edi­ción li­mi­ta­da de 18 pie­zas.

Es­té­ti­ca im­pe­ca­ble, exi­gen­cia téc­ni­ca má­xi­ma y ri­gor en la pre­ci­sión: son los tres pi­la­res so­bre los que Mont­blanc cons­tru­ye un rum­bo me­jor y des­cu­bre mun­dos ocul­tos en los con­fi­nes aún des­co­no­ci­dos de la maes­tría re­lo­je­ra. Y to­do ello, acom­pa­ña­do de la idea de de­mo­cra­ti­zar el lu­jo.

Ch­ro­no­grap­he Bi-fré­quen­ce

Exo­tour­bi­llon Rat­tra­pan­te

Grand Tour­bi­llon Heu­res Mys­té­rieu­ses

He­ri­ta­ge Ch­ro­no­mé­trie Dual Time 2015

Tour­bi­llon Bi-cy­lin­dri­que

Meis­ters­tück He­ri­ta­ge Pul­so­graph 2014

Meis­ters­tück He­ri­ta­ge Moonp­ha­se 2014

Meis­ters­tück He­ri­ta­ge Per­pe­tual Ca­len­dar 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.