YO SI­GO SIEN­DO EL REY

Es el re­loj más fa­mo­so de Rolex y se re­nue­va aho­ra con im­por­tan­tes me­jo­ras téc­ni­cas y es­té­ti­cas. El Oys­ter Per­pe­tual Day-da­te 40 ya es una de las no­ve­da­des del año.

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por An­drés Mo­reno

Rolex re­nue­va su guar­da­tiem­po más cé­le­bre: te­ne­mos to­dos los de­ta­lles so­bre el Oys­ter Per­pe­tual Day-da­te 40.

En Rolex sa­ben có­mo cui­dar sus mi­tos y el Day-da­te es uno de ellos. Qui­zás el más gran­de de to­dos. Es­te re­loj que pre­sen­ta­ron en 1956 sin­te­ti­za to­da la fi­lo­so­fía que ha con­ver­ti­do a Rolex una de las ca­sas más repu­tadas de la re­lo­je­ría mo­der­na. La idea que ge­ne­ró su crea­ción fue ha­cer el re­loj más com­ple­to en su épo­ca, y pa­ra lo­grar­lo se apli­ca­ron los más im­por­tan­tes avan­ces de la ca­sa has­ta aquel mo­men­to. El Day-da­te se pre­sen­ta­ba co­mo un re­loj au­to­má­ti­co, her­mé­ti­co, con cer­ti­fi­ca­do de cro­no­me­tría y su­pe­ra­ba al Da­te­just en la in­clu­sión de una ven­ta­na de día de la se­ma­na.

La do­ble ven­ta­na se con­vir­tió pron­to en uno de los gran­des es­tan­dar­tes de Rolex e hi­zo del Day-da­te uno de los re­lo­jes fa­vo­ri­tos de los hom­bres más po­de­ro­sos del mun­do, que in­clu­ye en la lis­ta a to­dos los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos de la se­gun­da mi­tad del si­glo xx. Sin em­bar­go, el éxi­to del Day-da­te no se ci­men­tó só­lo en la pre­sen­cia en su es­fe­ra de las in­di­ca­cio­nes de fe­cha y día de la se­ma­na — aun­que és­ta fue­ra una no­ve­dad mun­dial en la épo­ca en la que fue pre­sen­ta­do el re­loj—, sino en có­mo se apli­ca­ba es­ta fun­ción den­tro del re­loj. Hans Wils­dorf, fun­da­dor de Rolex, te­nía muy cla­ro que to­dos sus re­lo­jes de­bían ser per­fec­tos en ca­da una de las fun­cio­nes que ofre­cían a su usua­rio. Si ha­bla­mos de pre­ci­sión, te­nían que ofre­cer la me­jor y só­lo po­dían co­mer­cia­li­zar­se aque­llas uni­da­des que con­ta­sen con el cer­ti­fi­ca­do de cro­no­me­tría cosc.

¿Y có­mo ha­cer la me­jor in­di­ca­ción de fe­cha y día de la se­ma­na? Pri­me­ro, con­si­guien­do que el nom­bre de ca­da uno de los días apa­re­cie­ra com­ple­to, sin abre­via­tu­ras. De es­te mo­do se con­se­guía una lec­tu­ra más rá­pi­da pues se evi­ta­ba in­ter­pre­tar lo que apa­re­cía en la ven­ta­na. Se­gun­do, que los días es­tu­vie­ran dis­po­ni­bles en el ma­yor nú­me­ro po­si­ble de idio­mas. En el ca­so del Day-da­te, el re­loj se ofre­cía en na­da me­nos que 26 idio­mas, que par­tían de una lis­ta de los que se hablan en los prin­ci­pa­les paí­ses del mun­do. Co­mo no­ta cu­rio­sa, la lis­ta in­cluía el la­tín, por ser el idio­ma oficial de Ciu­dad del Va­ti­cano. Por úl­ti­mo — la ca­rac­te­rís­ti­ca que más ha lla­ma­do la aten­ción a ge­ne­ra­cio­nes de afi­cio­na­dos— el sal­to de fe­cha y día de la se­ma­na te­nía que ser ins­tan­tá­neo a la me­dia­no­che. El efec­to vi­sual era impresionante y aún hoy en día ma­ra­vi­lla a sus due­ños

“Hans Wils­dorf te­nía muy cla­ro que to­dos sus re­lo­jes de­bían ser per­fec­tos en ca­da una de las fun­cio­nes que ofre­cía al usua­rio.”

“El Da­yDa­te ha sa­bi­do cui­dar to­das sus vir­tu­des y, des­de 1956, ha es­ta­do dis­po­ni­ble en el ca­tá­lo­go de Rolex.”

cuan­do tie­nen la oca­sión de ver­lo a las 12 de la no­che.

El Day-da­te ha sa­bi­do cui­dar to­das es­tas vir­tu­des y, des­de 1956, ha es­ta­do dis­po­ni­ble en el ca­tá­lo­go de Rolex me­jo­ran­do pro­gre­si­va­men­te sus fun­cio­nes y es­té­ti­ca pa­ra adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos. En 2008 lle­go la ver­sión Day-da­te II que, en­tre las me­jo­ras, te­nía un diá­me­tro de 41 mi­lí­me­tros. El Day-da­te 40 de 2015 vie­ne pa­ra sus­ti­tuir a es­ta re­fe­ren­cia con una se­rie de mo­di­fi­ca­cio­nes que sin du­da agra­de­ce­rán los se­gui­do­res de la fir­ma. El pri­mer cam­bio, que apa­re­ce en el pro­pio nom­bre del re­loj, lo en­con­tra­mos en la re­duc­ción en un mi­lí­me­tro del diá­me­tro de la ca­ja. La mo­di­fi­ca­ción es ape­nas per­cep­ti­ble, aun­que una vi­sión ge­ne­ral del re­loj nos mues­tra una es­té­ti­ca más equi­li­bra­da, efec­to que tam­bién se con­si­gue con un bi­sel más fino y la es­ti­li­za­ción de las asas del bra­za­le­te. El efec­to lo­gra re­du­cir la ima­gen pe­sa­da del an­te­rior Day-da­te II y, ade­más, re­cuer­da más a los an­ti­guos mo­de­los de dé­ca­das pa­sa­das. Los cam­bios de ima­gen tam­bién afec­tan a las es­fe­ras. Otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des de la co­lec­ción ha si­do el es­tar úni­ca­men­te dis­po­ni­ble en los cua­tro me­ta­les pre­cio­sos que tra­ba­ja Rolex, es­to es, las tres va­ria­cio­nes del oro más el pla­tino. Es­ta pe­cu­lia­ri­dad se man­tie­ne en el Day-da­te 40, con el aña­di­do de que ca­da una de las ver­sio­nes cuen­ta con su pro­pio di­se­ño de es­fe­ra: so­leil pa­ra la de oro ama­ri­llo, pla­tea­do mo­ti­vo de cuar­tos en la de oro blan­co, lí­neas en la re­fe­ren­cia Eve­ro­se (la alea­ción de oro ro­sa ex­clu­si­va de Rolex) y dia­go­na­les en la de pla­tino. Por cier­to, es­ta úl­ti­ma man­tie­ne el co­lor azul gla­cial de la es­fe­ra co­mo se­ña de iden­ti­dad pa­ra to­das las re­fe­ren­cias de Rolex fa­bri­ca­das en es­te ex­clu­si­vo me­tal.

El bra­za­le­te Pre­si­dent es el úl­ti­mo de los sig­nos dis­tin­ti­vos del Day-da­te. Fue igual­men­te crea­do en 1956 con mo­ti­vo del lan­za­mien­to del re­loj y ha si­do uti­li­za­do en es­ta re­fe­ren­cia du­ran­te es­tos ca­si 60 años, aun­que tam­bién ha es­ta­do dis­po­ni­ble en mo­de­los Da­te­just. El bra­za­le­te se ca­rac­te­ri­za por sus tres fi­las de es­la­bo­nes, ca­da uno de ellos de for­ma se­mi­es­fé­ri­ca y al­ter­nan­do los aca­ba­dos sa­ti­na­do y pu­li­do. El Day-da­te 40 man­tie­ne la ima­gen del Pre­si­dent, aun­que le aña­de una im­por­tan­te ven­ta­ja téc­ni­ca en for­ma de en­gar­ces in­vi­si­bles de ce­rá­mi­ca que ase­gu­ran una vi­da más lar­ga del bra­za­le­te.

EL CRO­NÓ­ME­TRO SU­PER­LA­TI­VO

Pe­ro la prin­ci­pal no­ve­dad del Day-da­te 40 ha­bi­ta en su in­te­rior. El es­treno de es­ta nue­va co­lec­ción in­clu­ye ade­más la lle­ga­da del ca­li­bre 3255. Co­mo bre­ve re­su­men, el 3255 sin­te­ti­za to­dos los avan­ces que Rolex ha lo­gra­do en el cam­po téc­ni­co en los úl­ti­mos años. En to­tal se em­plean más de 90 por cien­to de com­po­nen­tes nue­vos res­pec­to al mo­vi­mien­to 3156 del Day-da­te II y sus ven­ta­jas me­cá­ni­cas re­pre­sen­tan un to­tal de 14 pa­ten­tes pa­ra la fir­ma sui­za. En­tre los ele­men­tos más des­ta­ca­bles del nue­vo mo­vi­mien­to es­tá el uso del nue­vo es­ca­pe Ch­ro­nergy, fa­bri­ca­do en ní­quel-fós­fo­ro y cu­ya geo­me­tría inédita per­mi­te me­jo­rar en 15 por cien­to el ren­di­mien­to del ór­gano re­gu­la­dor fren­te a los tra­di­cio­na­les. In­clu­ye un es­pi­ral Pa­ra­chrom con cur­va Bre­guet que va mon­ta­do so­bre unos an­ti­cho­que Pa­ra­flex. Pe­ro las in­no­va­cio­nes se ex­tien­den a otros apar­ta­dos del ca­li­bre, co­mo la re­duc­ción del gro­sor de los barriletes de car­ga, la me­jo­ra del tren de ro­da­je o la nue­va ma­sa os­ci­lan­te mo­no­blo­que ca­la­da con ro­da­mien­tos de bo­las. Di­chas me­jo­ras apor­tan al 3255 ven­ta­jas pri­mor­dia­les. La pri­me­ra es una ma­yor re­ser­va de mar­cha, que au­men­ta al­re­de­dor de 50 por cien­to has­ta al­can­zar las 70 ho­ras. La se­gun­da ven­ta­ja es una ma­yor pre­ci­sión, cal­cu­la­da por la pro­pia Rolex co­mo dos ve­ces su­pe­rior a la exi­gi­da en los tests del cosc y que per­mi­te otor­gar al Day-da­te 40 la ca­te­go­ría de cro­nó­me­tro su­per­la­ti­vo.

“Rolex ha cal­cu­la­do una pre­ci­sión del do­ble de la exi­gi­da en las prue­bas del COSC, lo que con­vier­te al Da­yDa­te en un cro­nó­me­tro su­per­la­ti­vo.”

El ca­lil­bre 3255 de Rolex sin­te­ti­za los avan­ces que la mar­ca ha lo­gra­do en los úl­ti­mos años. Pa­ra dar un ejem­plo, las ven­ta­jas téc­ni­cas del mo­de­lo han su­pues­to 14 nue­vas pa­ten­tes pa­ra la le­gen­da­ria ca­sa sui­za.

El Day-da­te se pre­sen­ta en las tres va­ria­cio­nes de oro pro­pias de Rolex y en pla­tino. Su mo­de­lo de 2015

re­du­ce en un mi­lí­me­tro el diá

me­tro de ca­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.