BIENVENIDO A LA FA­MI­LIA

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por Ma­nuel Mar­tí­nez To­rres

Clé, la nue­va co­lec­ción de re­lo­jes de Car­tier, es una fu­sión per­fec­ta en­tre lu­jo y sen­ci­llez.

Car­tier pre­sen­ta un nue­vo guar­da­tiem­po de una sim­ple­za só­lo apa­ren­te. Se lla­ma Clé y es la lla­ve al mun­do del lu­jo.

En la in­dus­tria del lu­jo la sen­ci­llez de los pro­duc­tos sue­le ser en­ga­ño­sa. Lo más pro­ba­ble es que pa­ra al­can­zar esa sim­pli­ci­dad los crea­do­res ha­yan que­ma­do más neu­ro­nas y pa­sa­do más no­ches en ve­la que en el ca­so de ob­je­tos que lu­cen mu­cho más com­pli­ca­dos. En los di­se­ños pu­ros no hay ata­jos, es­con­di­tes ni mar­gen de error: cual­quier fa­lla que­da al des­cu­bier­to y se mag­ni­fi­ca. De acer­tar, la re­com­pen­sa pue­de ser la más gran­de a la que se as­pi­ra en es­te ám­bi­to: ni más ni me­nos que la atem­po­ra­li­dad y uni­ver­sa­li­dad del pro­duc­to en cues­tión.

Car­tier ha lo­gra­do lo an­te­rior mu­chas ve­ces pe­ro par­ti­cu­lar­men­te con el San­tos y el Tank, que si­guen vi­gen­tes más de un si­glo des­pués de que sus pri­me­ros mo­de­los vie­ron la luz en 1904 y 1917, res­pec­ti­va­men­te. Quie­re con­se­guir­lo otra vez con una nue­va co­lec­ción.

“Car­tier es co­no­ci­da por su creatividad, au­da­cia y es­pí­ri­tu pio­ne­ro”, di­ce Ar­naud Ca­rrez, di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de mer­ca­do­tec­nia y co­mu­ni­ca­ción de la fir­ma. “Siem­pre he­mos pues­to én­fa­sis en ju­gar con las lí­neas y la geo­me­tría, co­mo lo de­mues­tran nues­tros íco­nos San­tos y Tank. Es muy di­fí­cil cal­cu­lar cuán­tas for­mas de re­lo­jes he­mos crea­do. En 2007 pre­sen­ta­mos el Ba­llon Bleu, que re­in­ter­pre­ta la for­ma re­don­da. Así que pen­sa­mos que ha­bía lle­ga­do la ho­ra de lan­zar una nue­va for­ma, un nue­vo icono”. El nom­bre que es­co­gie­ron fue Clé (o lla­ve en es­pañol).

En es­te ca­so el pun­to de par­ti­da fue tra­ba­jar en la lí­nea cur­va y, por ex­ten­sión, en el círcu­lo, di­ce Ca­rrez. “Fue un ejer­ci­cio in­tere­san­te y el re­sul­ta­do es asom­bro­so, pues re­fle­ja sim­pli­ci­dad pe­ro tam­bién exac­ti­tud y pre­ci­sión en las pro­por­cio­nes.” Agre­ga que re­du­cir las for­mas a su mí­ni­ma ex­pre­sión, a su esen­cia más pu­ra, es co­mún pa­ra Car­tier y no se tra­ta de al­go nue­vo.

“An­te to­do el Clé es un re­loj uni­sex y ele­gan­te pa­ra am­bos gé­ne­ros”, di­ce Ca­rrez. “Creo que se con­ver­ti­rá en un ob­je­to uni­ver­sal y atem­po­ral, atrac­ti­vo pa­ra to­do ti­po de clien­tes al­re­de­dor del mun­do, co­mo el San­tos y el Tank. Me pa­re­ce que su­ce­de­rá al­go si­mi­lar a lo que vi­mos con el Ba­llon Bleu cuan­do lo di­mos a co­no­cer ha­ce ocho años.”

El re­to de crear una ca­ja ba­sa­da en un círcu­lo per­fec­to no era fá­cil. El di­se­ño que se lo­gró, se­gún Car­tier, es una “proeza de su­ti­le­za y tem­plan­za [...]. Se em­pleó una gran maes­tría pa­ra crear un flu­jo per­fec­to, una vi­sión ele­gan­te y un con­jun­to ar­mo­nio­so. Se

eli­mi­na­ron los can­tos afi­la­dos, el bi­sel es li­so y re­don­dea­do, los cuer­nos sua­ve­men­te re­du­ci­dos. Ca­da com­po­nen­te se une pa­ra con­ju­rar una per­fec­ción in­tan­gi­ble que es a la vez sor­pren­den­te, in­tui­ti­va y uni­ver­sal”.

LA BE­LLE­ZA ES PRIO­RI­DAD

El Clé tam­bién es la in­ter­pre­ta­ción de Car­tier de la ten­den­cia del re­gre­so a la es­té­ti­ca clá­si­ca y los re­lo­jes más pe­que­ños. La ver­sión mas­cu­li­na mi­de só­lo 40 mm de diá­me­tro y su ca­ja —en oro ro­jo, blan­co o ama­ri­llo— es er­go­nó­mi­ca, ele­gan­te y dis­cre­ta. Se adap­ta tan bien a la mu­ñe­ca que pa­re­ce he­cho a la me­di­da.

El otro gran ras­go es­té­ti­co di­fe­ren­cia­dor del Clé es su co­ro­na, cu­yo di­se­ño y uso re­cuer­da a los de una lla­ve. No es la pri­me­ra vez que la Mai­son in­no­va en es­te com­po­nen­te. Pa­ra no ir le­jos, en el Ba­llon Bleu un ar­co de me­tal pre­cio­so pro­te­ge la co­ro­na, ador­na­da con un ca­bu­jón de za­fi­ro.

“El ac­to de ajus­tar la ho­ra y la fe­cha in­tro­du­ce un nue­vo ges­to en la re­lo­je­ría, co­mo si es­tu­vie­ras ma­ni­pu­lan­do una lla­ve”, di­ce Ca­rrez. “Tam­bién ayu­da a que sea más có­mo­do. A ve­ces la gen­te di­ce que una co­ro­na re­don­da en un re­loj del­ga­do les las­ti­ma la piel. En el Clé la co­ro­na au­men­ta la sen­sa­ción de sua­vi­dad.” Es fá­cil de asir y se tra­ta, co­mo di­ce Car­tier, de “un ob­je­to ex­qui­si­to por de­re­cho pro­pio: alar­ga­do y pu­ro, es­tá ador­na­do con un za­fi­ro que no es­tá en­gas­ta­do de la ma­ne­ra clá­si­ca sino in­ge­nio­sa­men­te in­ser­ta­do de mo­do que que­de ali­nea­do con el me­tal que lo ro­dea”.

El me­ca­nis­mo de car­ga per­mi­te ajus­tar la ho­ra con sen­ci­llez. Des­pués de rea­li­zar los ajus­tes, se em­pu­ja la co­ro­na has­ta su si­tio y se vuel­ve a co­lo­car en po­si­ción vertical sin que se mue­van las agu­jas. Al ha­cer­lo se es­cu­cha un “clic” que com­ple­ta la ex­pe­rien­cia de ope­rar una ma­qui­na­ria com­ple­ja y de gran ca­li­dad.

Pa­ra re­don­dear aún más el Clé, Car­tier desa­rro­lló un nue­vo mo­vi­mien­to ma­nu­fac­tu­ra: el 1847 MC (1847 fue el año de fun­da­ción de Car­tier). Mi­de 25.6 mm de diá­me­tro y tie­ne un ba­rri­le­te par­ti­cu­lar­men­te rá­pi­do que le pro­por­cio­na una im­por­tan­te es­ta­bi­li­dad cro­no­mé­tri­ca. Es­tá de­co­ra­do con Va­gues de Ge­nè­ve, cuen­ta con in­di­ca­dor de fe­cha se­mi­ins­tan­tá­neo y una re­ser­va de mar­cha de 42 ho­ras.

La es­té­ti­ca y la téc­ni­ca siem­pre han si­do dos ca­ras de la mis­ma mo­ne­da pa­ra Car­tier. “Los as­pec­tos es­té­ti­cos y los ele­men­tos téc­ni­cos tie­nen la mis­ma im­por­tan­cia en ca­da pro­duc­to”, di­ce Ca­ro­le Fo­res­tier Ka­sa­pi, di­rec­to­ra de crea­ción de Mo­vi­mien­tos de la Mai­son. “No­so­tros no se­pa­ra­mos el de­par­ta­men­to ar­tís­ti­co del téc­ni­co. For­ma­mos un so­lo equi­po y es­ta es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca que define nues­tro tra­ba­jo en Car­tier. Se­gún el pro­yec­to, po­de­mos tra­ba­jar con un bo­rra­dor de mar­ke­ting en el que pre­gun­ta­mos qué ele­men­tos po­dría­mos in­cor­po­rar. Otras ve­ces so­mos no­so­tros los que pro­po­ne­mos nue­vos mo­vi­mien­tos y más tar­de ven­drá la par­te de di­se­ñar una ca­ja de­ter­mi­na­da pa­ra es­tos me­ca­nis­mos.” No obs­tan­te, agre­ga Fo­res­tier, un re­loj Car­tier “tie­ne que ser her­mo­so, y esa es la prio­ri­dad: la téc­ni­ca al ser­vi­cio de la ele­gan­cia”.

El Clé se ha he­cho con esa ló­gi­ca de tra­ba­jo en equi­po. “Es­te re­loj es el re­sul­ta­do de la pa­sión y el com­pro­mi­so de crear ob­je­tos ex­tra­or­di­na­rios”, di­ce Ca­rrez. “Es una la­bor de co­la­bo­ra­ción que lle­van a ca­bo per­so­nas que vi­ven, sien­ten y co­no­cen la his­to­ria del es­ti­lo Car­tier”.

LA HO­RA DEL CLÉCar­tier sor­pren­de en 2015 con la co­lec­ción Clé, de lí­neas sen­ci­llas e im­pe­ca­bles, clá­si­cas a la vez que con­tem­po­rá­neas, y una es­té­ti­ca atrac­ti­va y er­go­nó­mi­ca pa­ra mu­je­res y hom­bres. El re­to en el di­se­ño fue digno de una fir­ma tan le­gen­da­ria co­mo és­ta: re­in­ter­pre­tar el círcu­lo. Ca­ja de 40 mm en oro ro­sa. Lla­ve-co­ro­na en oro blan­co de­co­ra­da con un za­fi­ro. Es­fe­ra flin­qué pla­tea­da con efec­to ra­yos de sol. Ma­ne­ci­llas en ace­ro azu­la­do. Co­rrea en piel de ali­gá­tor. To­dos los mo­de­los tie­nen un nue­vo mo­vi­mien­to au­to­má­ti­co de ma­nu­fac­tu­ra, el ca­li­bre 1847 MC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.