TO­MAR EL PUL­SO AL PA­SA­DO

“La elec­ción de un cro­nó­gra­fo mo­no­pul­san­te por par­te de Lon­gi­nes con­fir­ma el in­te­rés que es­ta dis­po­si­ción ha des­per­ta­do en­tre las gran­des fir­mas en los úl­ti­mos años.”

Esquire Watch Book (México) - - CONTENIDO - Por An­drés Mo­reno

To­do so­bre el Pul­so­me­ter Ch­ro­no­graph, de Lon­gi­nes, que ate­so­ra el va­lor his­tó­ri­co de la ca­sa re­lo­je­ra sui­za.

La ca­sa Lon­gi­nes si­gue con su apues­ta de re­cu­pe­rar an­ti­guos mo­de­los his­tó­ri­cos. Al te­ner en­tre las ma­nos el Pul­so­me­ter Ch­ro­no­graph se en­tien­de el por­qué de es­ta decisión es­tra­té­gi­ca.

Tie­nes dos al­ter­na­ti­vas si eres una fir­ma re­lo­je­ra y de­ci­des aven­tu­rar­te en el mun­do vin­ta­ge. La pri­me­ra es rea­li­zar un mo­de­lo de ins­pi­ra­ción clá­si­ca. La se­gun­da, re­cu­pe­rar un an­ti­guo re­loj que ha­yas rea­li­za­do en el pa­sa­do. Só­lo po­drás re­cu­rrir a la úl­ti­ma al­ter­na­ti­va si tie­nes la suer­te de con­tar con un pa­sa­do tan ri­co que dé op­ción a bu­cear en tu le­ga­do. Lon­gi­nes, por su­pues­to, lo po­see.

De he­cho, po­cas fir­mas ate­so­ran el ca­pi­tal his­tó­ri­co de es­ta ca­sa, que, en­tre otros ho­no­res, dis­fru­ta del pri­vi­le­gio de te­ner la mar­ca re­gis­tra­da más an­ti­gua de las ac­tual­men­te exis­ten­tes en el mercado: su re­loj de are­na alado co­men­zó a usar­se en 1889 y aún hoy en día lu­ce en las es­fe­ras de sus re­fe­ren­cias. Una de las úl­ti­mas en lle­gar ha si­do el Pul­so­me­ter Ch­ro­no­graph. Per­te­ne­ce a la co­lec­ción He­ri­ta­ge, en la que se pue­den en­con­trar las re­cien­tes re­cu­pe­ra­cio­nes del ca­tá­lo­go his­tó­ri­co de Lon­gi­nes.

La re­fe­ren­cia com­bi­na dos ele­men­tos pre­sen­tes en la co­lec­ción, pe­ro no en una so­la pie­za has­ta aho­ra. La es­ca­la de pul­só­me­tro qui­zá se­rá el que más lla­me la aten­ción a mu­chos afi­cio­na­dos.

Ins­pi­ra­do en los de­no­mi­na­dos re­lo­jes de doc­tor de los años vein­te, es­te ti­po de es­ca­la se hi­zo muy po­pu­lar al per­mi­tir me­dir los la­ti­dos de un mo­do más rá­pi­do y sen­ci­llo. Con un re­loj nor­mal ha­bría que ir con­tan­do ca­da uno de los la­ti­dos du­ran­te to­do un mi­nu­to, con el ries­go de per­der­se en tan lar­go in­ter­va­lo. Es­te pul­só­me­tro en con­cre­to fun­cio­na ac­ti­van­do el cro­nó­gra­fo y con­tan­do has­ta 30 pul­sa­cio­nes; una vez pa­ra­do el se­gun­de­ro, la es­ca­la nos di­rá con to­da exac­ti­tud el rit­mo car­dia­co. Bá­si­ca­men­te es una es­ca­la ta­qui­mé­tri­ca, pe­ro con una fun­ción es­pe­cí­fi­ca y bas­tan­te prác­ti­ca. Su aca­ba­do en ro­jo y el con­tras­te con el res­to de las in­di­ca­cio­nes ho­ra­rias en ne­gro so­bre la su­per­fi­cie blan­ca de la es­fe­ra la­ca­da crea un efec­to de lo más efi­caz den­tro de su in­ape­la­ble cla­si­cis­mo.

Las agu­jas ti­po bre­guet en ace­ro azu­la­do y el úni­co con­ta­dor del cro­nó­gra­fo (30 mi­nu­tos) in­ci­den en es­te as­pec­to vin­ta­ge del mo­de­lo. Só­lo la ven­ta­na de fe­cha a las 6 ho­ras es una li­cen­cia con las ac­tua­les ten­den­cias del mercado.

El se­gun­do ele­men­to es la dis­po­si­ción mo­no­pul­sa­do­ra del cro­nó­gra­fo. Ca­da vez son más las fir­mas que se atre­ven a re­cu­pe­rar es­ta mo­da­li­dad que que­dó ob­so­le­ta en los años trein­ta con la in­tro­duc­ción del se­gun­do pul­sa­dor por par­te de Breitling. Va­che­ron Cons­tan­tin, por ejem­plo, lo ha re­cu­pe­ra­do co­mo gui­ño a la épo­ca do­ra­da de los cro­nó­gra­fos. El víncu­lo es­té­ti­co es la ra­zón ele­gi­da por Lon­gi­nes pa­ra su re­cu­pe­ra­ción, que ya ha­bía em­plea­do en re­fe­ren­cias co­mo el Avi­ga­tion Over­si­ze Crown o el Avi­ga­tion Watch Ty­pe A-7. To­dos los mo­de­los tie­nen en co­mún el mis­mo ca­li­bre, un mo­vi­mien­to Lon­gi­nes L.788. Es­te me­ca­nis­mo fue desa­rro­lla­do por la ca­sa eta en 2010 en ex­clu­si­va pa­ra Lon­gi­nes co­mo evo­lu­ción del fa­mo­so 7750.

De car­ga au­to­má­ti­ca, se di­fe­ren­cia del co­no­ci­do ca­li­bre por in­cor­po­rar si­mul­tá­nea­men­te rue­da de pi­la­res, em­bra­gue vertical y pi­ñón os­ci­lan­te. Sus ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes ha­cen que re­sal­te es­pec­ta­cu­lar a tra­vés del fon­do trans­pa­ren­te de la ca­ja, de 40 mm de diá­me­tro y rea­li­za­da en ace­ro en aca­ba­do pu­li­do. Se com­ple­ta con co­rrea en piel de co­co­dri­lo en aca­ba­do ma­rrón y pes­pun­tes blan­cos a jue­go con la es­fe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.